Relación de pareja, maternidad y paternidad

Ser padres y permanecer enamorados

Cuando uno es padre, pasa mucho tiempo con su hijo, gestionando la vida diaria e intentando conciliar familia y trabajo. Es normal que las rutinas de una pareja cambien cuando nace un hijo, porque las responsabilidades son ahora mayores.

Es posible que la pareja deje de realizar las actividades que solían hacer juntos, al menos durante un tiempo. Aun así, es importante dedicar tiempo a tu pareja y a tu relación.

¿Qué cambia cuando uno se convierte en padre o madre?

La llegada de un hijo es una gran alegría, pero también un gran cambio que sacude la vida de la pareja. Por ejemplo, el cansancio, las nuevas responsabilidades y la falta de tiempo para uno mismo pueden provocar tensiones.

Convertirse en padre o madre también conlleva su cuota de nuevas cuestiones, por ejemplo, sobre la educación y la reorganización de las finanzas. A veces, estos problemas se suman a las dificultades que ya existen en la pareja. Como los padres están muy ocupados, a menudo se posponen las discusiones importantes, lo que puede acentuar la insatisfacción.

Además, la falta de tiempo que pasan juntos y el menor interés por la intimidad también pueden crear tensión. Al hablar de sus preocupaciones y pasar tiempo juntos, las parejas suelen ser capaces de encontrarse y formar un equipo para superar estas dificultades.

¿Por qué es importante dedicar tiempo a tu relación?

Compartir momentos agradables en pareja es la base de una relación sana y duradera. Estos momentos recuerdan a los cónyuges que antes de ser padres, también fueron amantes. De hecho, es muy posible estar enamorado y ser padre al mismo tiempo.

Al compartir momentos íntimos, a la pareja le resulta más fácil encontrar soluciones a los problemas y conflictos que encuentran. Cuando están solos, los padres tienen la oportunidad de hablar, encuentran momentos de complicidad y comprenden mejor el punto de vista del otro.

El tiempo que los padres dedican a la pareja también es bueno para el niño

Los niños necesitan saber que sus padres están enamorados. En primer lugar, porque les hace darse cuenta de que no son su única fuente de felicidad, lo que sería una gran responsabilidad para ellos.

En segundo lugar, la forma en que sus padres se traten influirá en su visión del amor y en sus futuras relaciones románticas. Sin embargo, no es necesario besar y abrazar siempre delante del niño. El niño puede sentir el afecto y el amor de los padres entre sí en sus actitudes y gestos.

Cómo conciliar hijos y relación de pareja

La crianza de los hijos es sin duda una de las cosas más maravillosas y difíciles a las que se enfrenta una pareja. Al principio es normal que ambos se encuentren desorientados, asustados, cansados e incluso irritados y perdidos, tratando de equilibrar las nuevas rutinas, los horarios, la falta de tiempo, de sueño, etc.

¿Cómo se cultiva y se cuida el amor?

Todo el tiempo que le dediques a tu relación es importante, no importa el tiempo que te lleve. De hecho, es mejor pasar unos minutos juntos cada día que esperar largos periodos de tiempo juntos.

Aquí tienes algunas ideas sencillas para incluir en tu rutina diaria que te permitirán pasar tiempo juntos y seguir enamorados.

Cuando el niño es menor de 1 año

  1. Dile a tu pareja que le quieres. Estas son las palabras más importantes que puedes decir.
  2. Haz algo agradable para la otra persona (por ejemplo, preparar la cena, llevarle el desayuno a la cama, etc.).
  3. Apaga la televisión, la radio y el teléfono durante las comidas. Así tendrás más tiempo para hablar.
  4. Hacer algunas tareas juntos (por ejemplo, lavar los platos, cocinar, bañar al bebé, hacer la compra). Aunque no sea muy romántico o divertido, estaréis juntos y tendréis tiempo para hablar.
  5. Reserva un tiempo cada día para hablar juntos, aunque sea sólo unos minutos (por ejemplo, pregúntale al otro cómo está, cómo ha sido su día, etc.).
  6. Salgan a pasear. Si tu hijo duerme en el cochecito, puedes disfrutar de un tiempo de calidad con tu pareja. Si tu bebé no duerme, ofrécele juguetes para que juegue solo.
  7. Reserva un tiempo juntos cuando tu hijo esté durmiendo para tener una cena romántica, ver una película, jugar a un juego, etc. Puedes dormir la siesta a la misma hora que tu hijo. De este modo, estará en mejores condiciones para disfrutar de la velada.
  8. Escribe una carta o nota de amor a tu pareja. Podrías decirle por qué le quieres y lo que sientes por él o ella. Las palabras más sencillas son suficientes cuando salen del corazón, así que no hace falta ser un buen escritor para hacerlo. Recordarse el uno al otro por qué están enamorados les mantendrá unidos a pesar del día a día y les mantendrá con ganas de compartir momentos juntos.
  9. Demuestra a tu pareja que piensas en ella con gestos sencillos y atentos. Por ejemplo, puede enviarle un chiste por WhatsApp, llamarle a la hora de comer para ver cómo está, recogerle en el trabajo, prepararle su comida favorita, hacerle un regalo o llevarle flores.
  10. Pasa momentos divertidos con tu pareja. Por ejemplo, pueden jugar a un juego, hacer deporte, bañarse o ducharse juntos, darse masajes o leer juntos en voz alta. Divertirse y compartir intereses también puede favorecer la creación de vínculos.
  11. Aprovecha cualquier oportunidad para demostrar físicamente tu afecto por el otro. A menudo se pasan por alto actos de amor sencillos y evidentes. Por ejemplo, darse un beso de verdad al salir por la mañana, al llegar a casa del trabajo y antes de acostarse por la noche. Muchas parejas sólo lo hacen por costumbre, sin aprovechar estos momentos para acercarse. También puedes tomarle de la mano, masajearle los hombros, abrazarle, etc. El contacto físico es agradable y aumenta la cercanía de vuestra relación. El contacto físico es agradable y aumenta las endorfinas, hormonas que te hacen sentir bien y feliz.
  12. No le des demasiada importancia a los pequeños detalles. Tal vez no puedas terminar todas tus tareas, y eso está bien. Dedicar tiempo a tu relación es tan importante, si no más, que los demás elementos de su lista de "cosas por hacer". No tengas miedo de dejar la colada para mañana para pasar un rato agradable con tu pareja.

hijos pareja

Cuando el niño tiene más de un año

Si tienes un niño de entre 1 y 5 años, además de las sugerencias anteriores, puede tener en cuenta las siguientes:

  1. Si sus lugares de trabajo están cerca, también pueden comer juntos. De este modo, tendrán un momento de tranquilidad para comer y hablar.
  2. Ir al parque en familia. Mientras tu hijo juega pueden charlar mientras lo observan.
  3. Anima a tu hijo a jugar solo de vez en cuando. Así, aprenderá a entretenerse por sí mismo y no dependerá únicamente de ti para hacerlo. De este modo, podrás tener momentos de discusión y complicidad aunque tu hijo pequeño no esté muy lejos.
  4. Planifica salidas con tu pareja. Empieza con periodos cortos de tiempo, en momentos en los que no hay rutina con tu hijo. Por ejemplo, las primeras salidas pueden ser durante el día, fuera de la hora de la siesta (por ejemplo, salir a comer, montar en bicicleta, pasear). Más adelante, puedes ir durante más tiempo o salir durante la siesta o por la noche. Tu hijo estará acostumbrado a ello y, sobre todo, sabrá que volverás descansado y feliz.
  5. También es bueno que una pareja salga con sus amigos en pareja. Pasar tiempo de calidad con personas para las que el amor aún tiene cabida puede ser reconfortante e inspirador.
  6. Planea un fin de semana romántico o unos días de vacaciones. Sin embargo, ten en cuenta que antes de los 5 años, un niño pequeño puede reaccionar mal ante la ausencia de sus padres, comportándose de forma más difícil cuando regresan. De hecho, a una edad temprana, los niños no siempre entienden por qué sus padres se ausentan durante un largo periodo de tiempo.

Si te vas a ir unos días, esto es lo que puedes hacer para que tu pequeño se sienta seguro en tu ausencia:

  • Haz que se quede en tu casa para que esté en un entorno familiar. Si no es posible, asegúrate de que tu hijo tiene una manta, un perrito u otro objeto que le reconforte.
  • Asegúrate de que tu hijo conoce bien al cuidador y tiene un buen vínculo con él.
  • Describe las rutinas de tu hijo al cuidador y pídele que las siga.

Turnarse para descansar

Que uno de los padres tenga toda la responsabilidad del cuidado de los niños sólo conduce al desastre. Coordinen los horarios de sueño para que cada uno pueda dormir al menos de 4 a 6 horas seguidas con la mayor frecuencia posible. Si no descansan, estarán de mal humor y eso repercute negativamente en la pareja y en los hijos.

Compartir tareas

No sólo es importante organizarse para el cuidado de los niños, también es fundamental hacerlo para los temas domésticos. Si mamá es la única que puede alimentar al bebé, tal vez, papá pueda hacerse cargo de preparar los almuerzos o la cena, encargarse de la colada o hacer la compra.

Expresar los sentimientos

La comunicación y el dialogo es primordial en la pareja y en la familia en general. Habla cuando algo te moleste y no lo dejes dentro haciéndose cada vez más grande y difícil de expresar. Se debe hablar con respeto y amabilidad, evitando las expresiones hirientes y los tonos altos.

Si bien los primeros años de vida en familia ponen a prueba la paciencia, la fuerza interior y las reservas físicas, no tienen que poner a prueba la relación. De hecho, uno de los enfoques más saludables para sobrellevar estos preciosos primeros años es poseer la honestidad de los momentos. Aceptar que es difícil. Aceptar que necesitas ayuda y aceptarla cuando te la ofrezcan. Amar, cuidar y apoyar al otro. Y por supuesto, salir y hacer cosas juntos tan a menudo como se pueda.

Porque aquí está la parte maravillosa: no estás sola. Ustedes dos están en esto juntos. Y sus hijos son la prueba de que cuando se trabaja en equipo, pueden suceder cosas maravillosas.

Cuándo buscar ayuda

Para fomentar el amor, a veces puede ser útil consultar a un psicólogo o psicoterapeuta. Este es el caso, por ejemplo, si :

  • Sientes que tú y tu pareja os estáis distanciando y que la situación no mejora a pesar de que has expresado tus preocupaciones y has dicho lo importante que es tu relación para ti.
  • Las discusiones con tu pareja son frecuentes y se intensifican rápidamente.

Consultar a un profesional puede ayudarles a ver las cosas con más claridad, a despejar el resentimiento y la culpa acumulados y a construir una nueva base para su relación, teniendo en cuenta su papel como padres. Es aconsejable no esperar demasiado para consultar si necesitan ayuda. Es más fácil hacer ajustes cuando no hay demasiada tensión y frustración acumulada.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!