Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

separación hijos

Cuando una relación se rompe, puede ser un momento angustioso para todos los involucrados. Además de lidiar con tus propias emociones, debes estar allí para apoyar a tus hijos también. Pero aunque puede ser un momento extremadamente difícil, hay cosas que puedes hacer para que todas las partes puedan superarlo.

Cuando una relación no funciona

Hay muchas cosas que pueden desencadenar problemas de relación. A menudo, estos pueden solucionarse hablando las cosas. Sin embargo, no todos los problemas se solucionan o simplemente se acaba el amor y la pareja decide romper. Si formas parte de una pareja que se está separando o divorciando, es posible que estés experimentando altibajos y emociones muy fuertes, desde la ira hasta el miedo, la confusión, la culpa y el rechazo.

A pesar de las complejidades de la separación, la mayoría de las personas se las arreglan para seguir adelante y llevar vidas plenas.

Es importante darse cuenta de que puedes ser una madre o un padre maravilloso, independientemente de las circunstancias que vive o ha vivido la pareja.

Cuidarte

Como madre o padre, necesitas apoyar a tu hijo en estos momentos difíciles, pero para hacerlo, primero debes cuidarte a ti misma/o.

  • Si te sientes impotente, realiza una lista de las cosas que puedes hacer para recuperar el control de tu vida y decide cuál será más efectiva a largo plazo. Puedes hablar y buscar apoyo en un amigo o amiga de confianza si lo necesitas.
  • Amigos y familiares: mantener una vida social puede ayudar a superar el dolor.
  • Procura hacer cosas que te hagan sentir mejor, salir a pasear, tomar un baño largo, escuchar música, leer, practicar algún deporte, etc.
  • Consulta a un consejero o terapeuta si te encuentras mal y sientes que no puedes afrontar la situación.
  • Consulta a un médico si tienes problemas para dormir.
  • Paciencia: lleva tiempo sanar.

La separación y los hijos

Hablar con los hijos sobre la separación no es fácil, y debe hacerse con sensibilidad. Es una buena idea hacer esto antes de que la separación sea un hecho, y elegir un momento en el que ambos estén dispuestos y puedan hablar tranquilamente con los niños sin enfrentamientos personales.

Intenta explicar por qué se están separando de manera simple y sin culpar a nadie. Reconoce que será difícil, pero que también puede haber aspectos positivos.

Las cosas importantes que tu hijo debe saber incluyen:

  • Que siempre serán sus padres y siempre los amarán.
  • Que ellos no tienen la culpa.
  • Que no hay nada que puedan hacer para cambiar las cosas.

Un niño puede reaccionar de varias maneras, con sorpresa, dolor o miedo. De todos modos, este será un momento estresante para ellos, y debes ser sensible a sus necesidades.

Custodia

Decidir dónde vivirá tu hijo y cómo se va a compartir la custodia puede ser difícil. Si el niño es muy pequeño, ustedes deberán decidir por ellos. Pero si son lo suficientemente mayores como para expresar sus pensamientos y sentimientos, sus deseos deben tenerse en cuenta.

Si necesitan ayuda, pueden consultar a un consejero o mediador, que puede ayudar a elaborar un plan de crianza. Si los padres no pueden ponerse de acuerdo, o si hay inquietudes sobre la seguridad de un hijo, es posible que un tribunal tenga que involucrarse.