¿Puedo comer verduras y hortalizas crudas en el embarazo?

 

Verduras crudas durante el embarazo: ¿es seguro comerlas?

Durante el embarazo, la regla de las cinco frutas y verduras al día sigue vigente y tiene más sentido que nunca, ya que son ricas en fibra, lo que te ayudará a sentirte saciada y a limitar los antojos. Además, todas las verduras son recomendables durante el embarazo. Se recomienda comer más verduras en la cena. Por supuesto, tardan más en cocinarse, pero no te olvides de las verduras congeladas o enlatadas siempre y cuando sea un buen procesado, que pueden ahorrarte tiempo. Además, no dudes en consumir legumbres secas (garbanzos, lentejas, alubias, guisantes, etc.). Son baratos y ricos en fibra, energía, proteínas, vitaminas y minerales.

¿Puedo comer verduras crudas durante el embarazo?

Durante el embarazo, es importante llevar una dieta equilibrada y variada. El folato o vitamina B9 es especialmente importante durante y después del embarazo, y lo aportan sobre todo las frutas y las verduras, especialmente las de hoja verde. Las espinacas, los berros, el diente de león y los canónigos tienen un contenido muy elevado. Además, las verduras crudas son bajas en calorías y ayudan a limitar el riesgo de ganar "demasiado" peso durante el embarazo, lo que podría aumentar el riesgo de hipertensión y diabetes gestacional. Por lo tanto, las verduras crudas tienen más que nunca un lugar en tu plato.

Comer verduras crudas durante el embarazo ayuda a evitar las carencias de ácido fólico que pueden provocar anomalías en el desarrollo de los tejidos maternos (circulación sanguínea, placenta) y del feto (anencefalia, espina bífida). Esto también puede provocar un retraso en el crecimiento del feto y aumentar el riesgo de prematuridad.

¿Cuáles son los riesgos de comer verduras crudas durante el embarazo?

lista de nacimiento bebe

Aunque las verduras crudas no son ni mucho menos un alimento prohibido para las embarazadas (todo lo contrario), hay que tomar ciertas precauciones. Asegúrate siempre de que la fruta y la verdura se han lavado con agua limpia y no tienen ningún rastro de suciedad. Esto es especialmente importante cuando se comen crudas, como es el caso de la mayoría de las verduras y hortalizas. Esto se debe a que pueden ser portadores del toxoplasma gondii, un parásito que causa la toxoplasmosis. Si no eres inmune a esta enfermedad y la contraes durante tu embarazo, puede tener consecuencias dramáticas para el bebé.

Además, hay otros puntos que hay que tener en cuenta a la hora de acompañar las verduras crudas. Es bastante habitual aliñarlas con vinagreta o acompañarlas con mayonesa de huevo. No obstante, la vinagreta debe consumirse con moderación, ya que es calórica y puede hacerte ganar demasiado peso si no la consumes con moderación. Como hemos dicho antes, ganar "demasiado" peso puede provocar graves complicaciones durante el embarazo. Además, durante el embarazo debes utilizar una vinagreta a base de vinagre balsámico, ya que no contiene alcohol, o incluso mejor: utiliza sólo vinagre balsámico puro para tus verduras crudas (tiene muy pocas calorías).

En cuanto a la mayonesa durante el embarazo, se desaconseja totalmente su consumo, ya que está elaborada con huevos crudos. Consumir productos animales crudos aumenta el riesgo de contraer listeriosis o salmonelosis, dos infecciones perjudiciales para el bebé. Del mismo modo, los huevos utilizados en tus ensaladas u otros platos deben estar cocidos y, preferiblemente, frescos y conservados en la nevera. Como recordatorio, un huevo duro requiere diez minutos de cocción en agua hirviendo.

⇒ Alimentos que se deben evitar cuando se está Embarazada

⇒ Â¿Cómo y qué comer durante el embarazo?

⇒ 13 Recetas de postres para el embarazo

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!