Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

alimentarse embarazo

Tu bebé va a desarrollarse gracias a los alimentos que reciba a través de la placenta, es por eso la gran importancia que tiene la calidad de tu alimentación durante todo el embarazo.

La única manera de que lleves una alimentación adecuada será si incluyes en tu dieta alimentos que contengan todos los nutrientes básicos. Durante el día trata de comer al menos un alimento de cada uno de los siguientes grupos para conseguir que tu alimentación sea sana, variada y equilibrada.

Grupo 1: Carne, pescado, huevos, garbanzos, alubias, lentejas.

Son ricos en proteínas, muy necesarios para el crecimiento del cuerpo. La carne, los huevos y el pescado son los más completos. Es conveniente que tomes las legumbres acompañadas de alimentos del grupo 4.

Grupo 2: frutas y verduras.

Son ricas en vitaminas y minerales. Favorecen el desarrollo del bebé. Ayudan a combatir el estreñimiento. Las verduras de hoja y las espinacas son muy recomendables.

Grupo 3: leche, yogur, queso.

Todos los alimentos derivados de la leche te aportarán calcio, que es muy importante para ti y muy necesario para formar los huesos y dientes del bebé.

Grupo 4: pan, patatas, arroz, pastas

Estos alimentos te proporcionarán energía. Mejor si los tomas integrales.

Aquí tienes un ejemplo de cómo elaborar un menú equilibrado:

  • Leche: 4 vasos al día (un vaso, equivale a 1,5 yogures o un trozo de queso).
  • Carne, pescado, huevos, ave: 1 ó 2 veces al día (4 huevos a la semana máximo).
  • Ensalada: 1 vez al día.
  • Verdura cocida: 1 vez al día.
  • Fruta: 2 ó 3 piezas diarias.
  • Legumbres (lentejas, alubias, garbanzos...): 2 ó 3 veces a la semana.
  • Patatas, arroz, pastas: 2 ó 3 veces a la semana.
  • Pan (mejor si es integral): de una a tres rebanadas al día.
  • Agua: 1,5 - 2 litros al día.

Algunos consejos:

  1. Evita tomar azúcar, las grasas de origen animal, las conservas y la comida preparada o precocinada.
  2. Usa la sal con moderación y evita las pastillas de caldo concentrado y el consumo de productos salados como aceitunas, embutidos, anchoas, etc.
  3. Lleva un horario regular y ordenado en tus comidas diarias.
  4. Recuerda que según vaya creciendo tu útero el estómago e intestinos se irán desplazando y eso puede ocasionarte molestias en la digestión. Evita las comidas pesadas, los fritos, grasas y especias. Come menos cantidad, más veces al día. Mastica bien los alimentos. No tomes bebidas con gas.