Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Problemas de salud relacionados con la obesidad

¿Qué es la obesidad?

La obesidad es una condición en la cual una persona tiene una cantidad dañina de grasa corporal o una distribución poco saludable de grasa corporal. Aumenta el riesgo de varias complicaciones graves de salud. El exceso de grasa corporal ejerce presión sobre los huesos y los órganos. También causa cambios complejos en las hormonas y el metabolismo y aumenta la inflamación en el cuerpo.

Las personas con obesidad tienen un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más. Puede calcular su IMC utilizando una calculadora on-line. Solo necesita saber su altura y peso.

Tener un factor de riesgo como la obesidad no significa que desarrolle los siguientes problemas de salud. Pero aumenta sus posibilidades de desarrollar uno o más de ellos. Aquí hay 10 riesgos para la salud relacionados con la obesidad y lo que puede hacer para prevenirlos o controlarlos.

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 ocurre cuando su nivel de azúcar en la sangre es más alto de lo normal. Con el tiempo, esto puede conducir a otros problemas de salud, como enfermedades cardíacas, daño nervioso, accidente cerebrovascular, enfermedad renal y problemas de visión.

Si tiene obesidad, perder solo del 5 al 7 por ciento de su peso corporal y hacer ejercicio moderado y regular puede prevenir o retrasar la aparición de diabetes tipo 2.

Enfermedad del corazón

La enfermedad cardíaca es más frecuente en personas con obesidad. Con el tiempo, se pueden acumular depósitos grasos en las arterias que suministran sangre al corazón. Las personas con obesidad tienen presión arterial más alta de lo normal, colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL), triglicéridos y azúcar en la sangre, todo lo cual contribuye a la enfermedad cardíaca.

Las arterias que se vuelven estrechas pueden provocar un ataque al corazón. Los coágulos de sangre en arterias estrechas pueden provocar un derrame cerebral.

Accidente cerebrovascular

El accidente cerebrovascular y la enfermedad cardíaca comparten muchos de los mismos factores de riesgo. Los derrames cerebrales ocurren cuando se corta el suministro de sangre al cerebro. Un derrame cerebral puede causar daño al tejido cerebral y provocar una variedad de discapacidades, que incluyen discapacidad del habla y del lenguaje, músculos debilitados y cambios en las habilidades de pensamiento y razonamiento.

Apnea del sueño

La apnea del sueño es un trastorno en el que alguien puede dejar de respirar momentáneamente durante el sueño.

Las personas con sobrepeso y que viven con obesidad tienen un mayor riesgo de tener apnea del sueño. Esto se debe a que tienden a tener más grasa almacenada alrededor del cuello, lo que hace que las vías respiratorias se encojan. Una vía aérea más pequeña puede causar ronquidos y dificultad para respirar por la noche.

Perder peso puede ayudar a disminuir la cantidad de grasa en el cuello y disminuir el riesgo de apnea del sueño.

Presión arterial alta

El tejido graso extra en el cuerpo requiere más oxígeno y nutrientes. Sus vasos sanguíneos necesitarán hacer circular más sangre al tejido adiposo extra. Esto significa que su corazón debe trabajar aún más para bombear sangre alrededor del cuerpo.

El aumento en la cantidad de sangre que circula ejerce una presión adicional sobre las paredes de las arterias. Esta presión adicional se llama presión arterial alta o hipertensión. Con el tiempo, la presión arterial alta puede dañar el corazón y las arterias.

Enfermedad del hígado

Las personas con obesidad pueden desarrollar una enfermedad hepática conocida como enfermedad del hígado graso o esteatohepatitis no alcohólica (NASH). Esto sucede cuando el exceso de grasa se acumula en el hígado. El exceso de grasa puede dañar el hígado o hacer que crezca tejido cicatricial, conocido como cirrosis.

La enfermedad del hígado graso generalmente no presenta síntomas, pero eventualmente puede provocar insuficiencia hepática. La única forma de revertir o controlar la enfermedad es perder peso, hacer ejercicio y evitar el consumo de alcohol.

Enfermedad de la vesícula biliar

La vesícula biliar es responsable de almacenar una sustancia conocida como bilis y pasarla al intestino delgado durante la digestión. La bilis ayuda a digerir las grasas.

La obesidad aumenta su riesgo de desarrollar cálculos biliares. Los cálculos biliares ocurren cuando la bilis se acumula y se endurece en la vesícula biliar. Las personas con obesidad pueden tener niveles más altos de colesterol en la bilis o tener vesículas grandes que no funcionan bien, lo que puede provocar cálculos biliares. Los cálculos biliares pueden ser dolorosos y requieren cirugía.

Seguir una dieta alta en fibra y grasas saludables puede ayudar a prevenir los cálculos biliares. Evitar los granos refinados como el arroz blanco, el pan y la pasta también puede ayudar.

Ciertos cánceres

La asociación entre obesidad y cáncer no es tan clara como con otras enfermedades como las cardíacas y los accidentes cerebrovasculares. Aun así, la obesidad puede aumentar su riesgo de ciertos tipos de cáncer, como el de mama, colon, vesícula biliar, cáncer de páncreas, riñón y próstata, así como el cáncer de útero, cuello uterino, endometrio y ovarios.

Complicaciones del embarazo

Las mujeres embarazadas con sobrepeso u obesidad tienen más probabilidades de desarrollar resistencia a la insulina, niveles altos de azúcar en la sangre y presión arterial alta. Esto puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto, que incluyen:

Si tiene sobrepeso o tiene obesidad y está pensando en tener un bebé, puede comenzar un plan de control de peso para evitar los riesgos de salud mencionados anteriormente. Hable con su médico sobre la actividad física que puede hacer de manera segura durante el embarazo.

Depresión

Muchas personas afectadas por la obesidad experimentan depresión. Algunos estudios han encontrado una fuerte correlación entre la obesidad y el trastorno depresivo mayor.

Las personas afectadas por la obesidad a menudo pueden experimentar discriminación en función del tamaño de su cuerpo. Con el tiempo, esto puede generar sentimientos de tristeza o falta de autoestima.

Si tiene obesidad y experimenta síntomas de depresión, pídale a su médico que lo remita a un profesional de salud mental.

Cómo reducir su riesgo

Perder tan poco como el 5 por ciento de su peso corporal puede reducir el riesgo de varias de estas afecciones de salud, incluidas las enfermedades cardíacas y la diabetes tipo 2.

Una combinación de dieta y ejercicio puede ayudarlo a perder peso lentamente con el tiempo. No hay necesidad de hacer cambios drásticos en su estilo de vida. La clave es ser consistente y continuar tomando decisiones saludables.

Para el ejercicio, apunte al menos 150 minutos a la semana de actividad aeróbica moderada. Esto puede incluir una caminata rápida: solo 30 minutos de caminata por día lo ayudarán a alcanzar este objetivo. Una vez que lo domine, intente aumentar su ejercicio a 300 minutos por semana. Además, trate de incluir actividades de fortalecimiento como flexiones o abdominales en su rutina al menos dos veces por semana.

Algunas formas de comer más saludable incluyen:

  • Llene la mitad de su plato con verduras.
  • Reemplace los granos sin refinar, como el pan blanco, la pasta y el arroz con granos integrales como el pan integral, el arroz integral y la avena.
  • Coma fuentes magras de proteínas, como pollo magro, mariscos, frijoles y soja.
  • Reduzca todo lo posible las comidas fritas, las comidas rápidas y los refrigerios azucarados.
  • Evite las bebidas azucaradas, como los refrescos y los jugos.
  • Evite el alcohol.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.