Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Las hormonas y la obesidad

Obesidad y hormonas

Las hormonas son mensajeros químicos que regulan los procesos en nuestro cuerpo. Son uno de los factores que pueden causar obesidad. Las hormonas leptina e insulina, las hormonas s e x u a l e s y la hormona del crecimiento influyen en nuestro apetito, metabolismo (la velocidad a la que nuestro cuerpo quema kilojulios por energía) y la distribución de grasa corporal. Las personas obesas tienen niveles de estas hormonas que estimulan el metabolismo anormal y la acumulación de grasa corporal.

Un sistema de glándulas, conocido como sistema endocrino, secreta hormonas en nuestro torrente sanguíneo. El sistema endocrino trabaja con el sistema nervioso y el sistema inmunitario para ayudar a nuestro cuerpo a lidiar con diferentes eventos y tensiones. Los excesos o déficits de hormonas pueden conducir a la obesidad y, por otro lado, la obesidad puede conducir a cambios en las hormonas.

Obesidad y leptina

La hormona leptina es producida por las células grasas y se secreta en nuestro torrente sanguíneo. La leptina reduce el apetito de una persona al actuar en centros específicos de su cerebro para reducir su necesidad de comer. También parece controlar cómo el cuerpo maneja su reserva de grasa corporal.

Debido a que la leptina es producida por la grasa, los niveles de leptina tienden a ser más altos en personas obesas que en personas de peso normal. Sin embargo, a pesar de tener niveles más altos de esta hormona reductora del apetito, las personas obesas no son tan sensibles a los efectos de la leptina y, como resultado, tienden a no sentirse llenas durante y después de una comida. Las investigaciones en curso analizan por qué los mensajes de leptina no llegan al cerebro en personas obesas.

Obesidad e insulina

La insulina, una hormona producida por el páncreas, es importante para la regulación de los carbohidratos y el metabolismo de las grasas. La insulina estimula la absorción de glucosa (azúcar) de la sangre en tejidos como los músculos, el hígado y las grasas. Este es un proceso importante para asegurarse de que haya energía disponible para el funcionamiento diario y para mantener niveles normales de glucosa en circulación.

En una persona obesa, las señales de insulina a veces se pierden y los tejidos ya no pueden controlar los niveles de glucosa. Esto puede conducir al desarrollo de diabetes tipo II y síndrome metabólico.

Obesidad y hormonas s e x u a l e s

La distribución de grasa corporal juega un papel importante en el desarrollo de afecciones relacionadas con la obesidad, como enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y algunas formas de artritis. La grasa alrededor de nuestro abdomen es un factor de riesgo de enfermedad más alto que la grasa almacenada en nuestro trasero, caderas y muslos. Parece que los estrógenos y los andrógenos ayudan a decidir la distribución de la grasa corporal. Los estrógenos son hormonas s e x u a l e s producidas por los ovarios en mujeres premenopáusicas. Son responsables de provocar la ovulación en cada ciclo menstrual.

Los hombres y las mujeres posmenopáusicos no producen mucho estrógeno en sus testículos u ovarios. En cambio, la mayor parte de su estrógeno se produce en su grasa corporal, aunque en cantidades mucho más bajas que las que se producen en los ovarios premenopáusicos. En los hombres más jóvenes, los andrógenos se producen a niveles altos en los testículos. A medida que un hombre envejece, estos niveles disminuyen gradualmente.

Los cambios con la edad en los niveles de hormonas s e x u a l e s de hombres y mujeres están asociados con cambios en la distribución de grasa corporal. Mientras que las mujeres en edad fértil tienden a almacenar grasa en la parte inferior del cuerpo (en forma de pera), los hombres mayores y las mujeres posmenopáusicas tienden a aumentar el almacenamiento de grasa alrededor de su abdomen (en forma de manzana). Las mujeres posmenopáusicas que toman suplementos de estrógeno no acumulan grasa alrededor de su abdomen. Los estudios en animales también han demostrado que la falta de estrógenos conduce a un aumento de peso excesivo.

Obesidad y hormona del crecimiento

La glándula pituitaria en nuestro cerebro produce la hormona del crecimiento, que influye en la altura de una persona y ayuda a desarrollar huesos y músculos. La hormona del crecimiento también afecta el metabolismo (la velocidad a la que quemamos kilojulios para obtener energía). Los investigadores han descubierto que los niveles de hormona del crecimiento en personas obesas son más bajos que en personas de peso normal.

Factores inflamatorios y obesidad

La obesidad también se asocia con inflamación crónica de bajo grado dentro del tejido graso. El almacenamiento excesivo de grasa conduce a reacciones de estrés dentro de las células grasas, lo que a su vez conduce a la liberación de factores proinflamatorios de las propias células grasas y las células inmunes dentro del tejido adiposo (grasa).

Las hormonas de la obesidad como factor de riesgo de enfermedad

La obesidad se asocia con un mayor riesgo de una serie de enfermedades, incluidas enfermedades cardiovasculares, derrames cerebrales y varios tipos de cáncer, y con una disminución de la longevidad (vida útil más corta) y una menor calidad de vida. Por ejemplo, el aumento de la producción de estrógenos en la grasa de las mujeres mayores que son obesas se asocia con un aumento en el riesgo de cáncer de mama, lo que indica que la fuente de producción de estrógenos es importante.

Comportamiento y hormonas de la obesidad

Las personas obesas tienen niveles hormonales que estimulan la acumulación de grasa corporal. Parece que comportamientos como comer en exceso y la falta de ejercicio regular, con el tiempo, 'restablecen' los procesos que regulan el apetito y la distribución de grasa corporal para que la persona fisiológicamente sea más propensa a aumentar de peso. El cuerpo siempre está tratando de mantener el equilibrio, por lo que resiste cualquier interrupción a corto plazo, como la dieta de choque.

Varios estudios han demostrado que el nivel de leptina en la sangre de una persona cae después de una dieta baja en kilojulios. Los niveles más bajos de leptina pueden aumentar el apetito de una persona y ralentizar su metabolismo. Esto puede ayudar a explicar por qué las personas que hacen dieta de choque generalmente recuperan su peso perdido. Es posible que la terapia con leptina algún día ayude a las personas que hacen dieta a mantener su pérdida de peso a largo plazo, pero se necesita más investigación antes de que esto se haga realidad.

Hay evidencia que sugiere que los cambios de comportamiento a largo plazo, como la alimentación saludable y el ejercicio regular, pueden volver a entrenar el cuerpo para eliminar el exceso de grasa corporal y evitarlo. Los estudios también han demostrado que la pérdida de peso como resultado de una dieta saludable y ejercicio o cirugía bariátrica conduce a una mejor resistencia a la insulina, una disminución de la inflamación y una modulación beneficiosa de las hormonas de la obesidad. La pérdida de peso también se asocia con una disminución del riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes tipo II y algunos tipos de cáncer.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.