Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Obesidad mórbida

¿Qué es la obesidad mórbida?

La obesidad mórbida es una afección en la que se tiene un índice de masa corporal (IMC) superior a 35. El IMC se utiliza para estimar la grasa corporal y puede ayudar a determinar si tiene un peso corporal saludable para su tamaño. El IMC no es una medida perfecta, pero ayuda a dar una idea general de los rangos de peso ideal para la altura.

¿Qué causa la obesidad mórbida?

Cuando come, su cuerpo usa las calorías que consume para controlarlo. Incluso en reposo, el cuerpo necesita calorías para bombear el corazón o digerir los alimentos. Si esas calorías no se usan, el cuerpo las almacena como grasa. Su cuerpo acumulará reservas de grasa si continúa comiendo más calorías de las que su cuerpo puede usar durante las actividades diarias y el ejercicio. La obesidad y la obesidad mórbida son el resultado de almacenar demasiada grasa en su cuerpo.

Ciertos medicamentos, como los antidepresivos, pueden causar aumento de peso. Las condiciones médicas como el hipotiroidismo también pueden conducir al aumento de peso, pero generalmente se pueden controlar para que no conduzcan a la obesidad.

¿Quién está en riesgo de obesidad mórbida?

Cualquiera puede aumentar de peso y volverse obeso si come más calorías de las que sus cuerpos pueden usar.

Algunos estudios han demostrado que los factores genéticos pueden desempeñar un papel en la forma en que su cuerpo almacena energía. Se están realizando más investigaciones para explorar más a fondo la relación entre los genes y el peso.

Muchos factores de comportamiento también juegan un papel en la obesidad, incluidos sus hábitos alimenticios y su nivel de actividad diaria. Muchas personas desarrollan sus hábitos alimenticios cuando son niños y tienen problemas para refinarlos para mantener el peso corporal adecuado a medida que envejecen. Como adulto, puede estar inactivo en su trabajo y tener menos tiempo para hacer ejercicio, planificar comidas y realizar actividad física.

Otros factores, como el estrés, la ansiedad y la falta de sueño, pueden conducir al aumento de peso. Las personas que dejan de fumar a menudo experimentan un aumento de peso temporal. Las mujeres también pueden tener problemas para perder el peso que aumentan durante el embarazo, o pueden aumentar de peso adicional durante la menopausia. Estos factores no necesariamente conducen a la obesidad mórbida, pero ciertamente pueden contribuir a su aparición.

Diagnóstico de obesidad mórbida

Su médico realizará un examen físico y le preguntará sobre el historial de su peso y sus esfuerzos para perder peso. Le preguntarán sobre sus hábitos alimenticios y de ejercicio, y su historial médico.

Cálculo del IMC

El IMC se calcula cuando su peso en kilogramos se divide por su altura en metros cuadrados. Puede calcular su IMC utilizando una calculadora. IMC = peso corporal [kg] / (altura [m])²

Estos son los rangos de IMC y sus categorías correspondientes de obesidad:

  • Bajo peso: menos del 18.5
  • Normal: 18.5 a 24.9
  • Sobrepeso: 25.0 a 29.9
  • Obeso (tipo 1): 30.0 y 34.9
  • Obesidad mórbida (tipo 2): 35-39.9
  • Obesidad mórbida (tipo 3): 40-49.9
  • Obesidad de tipo 4 – Extrema: +50

Usar el IMC como herramienta de diagnóstico para la obesidad tiene limitaciones. Su IMC es solo una estimación de su grasa corporal. Por ejemplo, los atletas pueden tener un alto peso debido a su mayor masa muscular. Podrían caer en el rango de IMC obeso o con obesidad mórbida, pero en realidad tienen una pequeña cantidad de grasa corporal. Debido a esto, su médico podría usar otras pruebas para obtener una lectura exacta de su porcentaje de grasa corporal.

Cálculo del porcentaje de grasa corporal

También se puede hacer una prueba de pliegue cutáneo para verificar el porcentaje de grasa corporal. En esta prueba, un médico mide el grosor de un pliegue de piel desde el brazo, el abdomen o el muslo con un calibrador. Otra forma de evaluar el porcentaje de grasa corporal incluye la impedancia bioeléctrica, que a menudo se realiza utilizando un tipo especial de escala. Finalmente, la grasa corporal se puede medir con mayor precisión utilizando un equipo especial para calcular el desplazamiento de agua o aire.

Otras pruebas

Su médico puede ordenar análisis de sangre adicionales para detectar problemas hormonales u otros problemas médicos que podrían estar causando su aumento de peso.

Complicaciones de la obesidad mórbida

La obesidad es un problema de salud. Sin un tratamiento adecuado, la obesidad puede conducir a otros problemas de salud graves, como:

  • Osteoartritis.
  • Enfermedad cardíaca y anormalidades de lípidos en la sangre.
  • Diabetes tipo 2.
  • Apnea del sueño (cuando deja de respirar periódicamente durante el sueño).
  • Problemas reproductivos.
  • Cálculos biliares.
  • Ciertos tipos de cáncer.
  • Síndrome metabólico.

Tratamiento de la obesidad mórbida

Existen varias opciones de tratamiento diferentes para la obesidad mórbida.

  • Dieta y ejercicio

No hay datos sobre la forma más efectiva de inducir la pérdida de peso a largo plazo, pero una dieta saludable y ejercicio regular son las claves para la salud en general.

También es importante aprender herramientas de manejo del estrés que se puedan usar en lugar de comer en exceso o picar durante los momentos estresantes.

Debe trabajar con su médico y un dietista para establecer objetivos realistas que lo ayudarán a perder peso lentamente a través de la dieta y el ejercicio. Puede ser útil encontrar apoyo de amigos y familiares para hacer cambios en el estilo de vida que conduzcan a la pérdida de peso a largo plazo.

  • Medicamentos para bajar de peso

En algunos casos, se pueden recetar medicamentos para bajar de peso. Estos medicamentos pueden causar pérdida de peso, pero la mayoría de las personas recuperan el peso una vez que dejan de tomar el medicamento. Hay muchos suplementos herbales y de venta libre que dicen ayudarlo a perder peso, pero muchos de estos reclamos no han sido verificados.

  • Cirugía

La cirugía también puede ser una opción para tratar la obesidad si ha probado otros métodos para perder peso pero no ha tenido éxito en mantener la pérdida de peso a largo plazo. A menudo puede ayudar a reducir el riesgo de otras enfermedades (por ejemplo, diabetes, enfermedades cardíacas y apnea del sueño) asociadas con la obesidad severa.

La cirugía puede causar complicaciones, y debe hablar con su médico para determinar si esta es una opción para usted. Hay dos tipos comunes de cirugías para bajar de peso:

  • Cirugía de banda gástrica

En este procedimiento, el cirujano colocará una banda alrededor de la parte superior de su estómago. Esto limita la cantidad de alimentos que puede comer a la vez al sentirse lleno después de comer pequeñas cantidades de alimentos.

  • Baipás gástrico

Esta cirugía cambiará la forma en que los alimentos que consume viajan a través de su tracto digestivo al pasar por alto una porción de su estómago e intestino delgado. Le hará sentir lleno enseguida.

Prevención de la obesidad mórbida

La obesidad y la obesidad mórbida son afecciones graves y potencialmente mortales. Un estilo de vida saludable que incluya una dieta saludable y ejercicio regular son importantes para prevenir la obesidad.

Dieta y ejercicio

Las personas con obesidad mórbida deben evitar las dietas de moda y centrarse en cambiar los comportamientos alimenticios. Las recomendaciones incluyen:

  • Agregar más frutas y verduras a su dieta.
  • Comer raciones más pequeñas.
  • Controlar las calorías.
  • Comer conscientemente.
  • Limitación de grasas saturadas, grasas trans y azúcares refinados.

La actividad física es buena para la salud en general y es especialmente importante si está tratando de perder peso. Para comenzar a perder peso, deberá hacer ejercicio moderado a vigoroso durante más de tres horas por semana. La actividad vigorosa aumenta su frecuencia cardíaca significativamente. Asegúrese de consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicio vigoroso. Los ejemplos de actividad física beneficiosa incluyen:

  • Correr o trotar.
  • Nadar.
  • Saltar a la cuerda.
  • Caminar rápido.
  • Montar en bicicleta.

El ejercicio moderado también puede incluir actividades cotidianas como algunas tareas domésticas.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.