Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

alimentos higado

Alimentos para desintoxicar el hígado y mantenerlo saludable

El hígado es un órgano esencial ya que es responsable de eliminar todas las toxinas, productos químicos, pesticidas y radicales libres dañinos que perjudican nuestra salud y bienestar. Además, también filtra la sangre, administra las reservas de energía del cuerpo, genera compuestos que ayudan al intestino a digerir los alimentos y absorber nutrientes, junto con la producción de hormonas esenciales.

Pero cuando el hígado comienza a enfermarse, su funcionamiento efectivo se ve obstaculizado, lo que a menudo ocurre debido a una dieta cargada de azúcar, y la salud puede sufrir un deterioro severo. La buena noticia es que puedes ayudar al hígado a sanar para que pueda realizar todas sus funciones, tan solo comiendo adecuadamente.

Hay una gran variedad de alimentos y nutrientes que mejoran la capacidad del hígado para realizar el proceso de desintoxicación y realizar sus funciones de manera efectiva. Aquí tienes una lista de alimentos que mantendrán tu hígado sano y activo.

1. Granos, nueces, semillas y legumbres

Las semillas germinadas, nueces, legumbres y granos están repletos de enzimas y proteínas, que mejoran la capacidad del cuerpo para realizar todas sus funciones.

Los expertos en salud recomiendan encarecidamente el consumo diario de brotes de brócoli ya que aportan una cantidad increíble de sulforafano, que protege de forma natural al cuerpo contra el desarrollo del cáncer.

2. Algas

Las algas marinas reducen la acumulación de toxinas ambientales, radicales libres y metales pesados, como el cadmio, junto con la desintoxicación del cuerpo. Varios investigadores han demostrado científicamente que los vegetales marinos, como las algas marinas, wakame, arame y kombu, contienen un compuesto natural que previene y reduce la acumulación de partículas radiactivas dentro del hueso.

3. agua

El agua es la segunda sustancia más esencial, después del oxígeno, que el cuerpo necesita para sobrevivir y mantener sus niveles de energía. Ayuda al cuerpo a deshacerse de las toxinas y productos de desecho dañinos. También mejora tus niveles de energía, ya que cuando el cuerpo está completamente hidratado, tiendes a estar extremadamente activo y alerta. Es esencial consumir al menos 10 vasos de agua todos los días.

Sin embargo, como todas las cosas en la vida, un exceso de agua también conduce a complicaciones no deseadas. Los expertos en salud recomiendan no consumir agua fría con las comidas, ya que el cuerpo tiene que diluir las enzimas digestivas esenciales y requiere energía extra.

4. Verduras crucíferas

Las verduras crucíferas están repletas de una rica variedad de fitonutrientes protectores esenciales, principalmente carotenoides, sulforafano y flavonoides, que ayudan al hígado a neutralizar los efectos nocivos de las drogas, productos químicos, carcinógenos, toxinas y pesticidas.

Las verduras crucíferas, como el brócoli, la coliflor y el repollo, también contienen compuestos fenólicos que ayudan a prevenir y reducir el desarrollo de carcinógenos en el estómago, que a menudo tienden a formarse debido al consumo de alimentos preparados con nitrito de sodio y aceites hidrogenados.

5. Lentejas y frijoles

Las lentejas, los garbanzos y los frijoles, están llenos de proteínas, y todo lo que necesitas es una taza de estas delicias nutritivas para darte un extra de 15 gramos de proteínas. Las semillas de girasol también contienen una enorme dosis de proteína, solo un cuarto de taza puede darle a tu cuerpo una dosis de 6 gramos de proteína. Las verduras de hoja son igual de importantes cuando se trata de mantener un hígado saludable, y una taza de brócoli cocido y espinacas te aportarán 9 gramos de proteína.

6. Vegetales de hoja verde

Los vegetales de hoja verde contienen azufre, un compuesto natural esencial que fortalece la capacidad del hígado para realizar el proceso de desintoxicación. Las verduras de hoja verde, como la col, la col rizada y las coles de Bruselas, también ayudan al hígado a eliminar toxinas, productos químicos y radicales libres del cuerpo.

Los nutricionistas recomiendan encarecidamente el consumo de diente de león, ya que contiene taraxacina, un compuesto químico potente que potencia el funcionamiento de los órganos digestivos. También mejora la capacidad del hígado y la vesícula para secretar bilis, lo que acelera el proceso de absorción y digestión de la grasa.

7. Ajo

Durante siglos, el ajo ha sido considerado como uno de los súper alimentos de curación más nutritivos en antiguas prácticas medicinales. La investigación científica revela que el ajo está repleto de alicina, un compuesto activo rico en azufre que es esencial para ayudar al hígado a realizar el proceso de desintoxicación. Por otra parte, también es compatible con la capacidad del hígado para eliminar todas las toxinas dañinas, el mercurio, la hormona estrógeno y los aditivos alimentarios dañinos.

8. Puerros, cebollas y chalotas

Estos súper alimentos provienen de la misma familia que el ajo, y sus ricos compuestos de azufre ayudan al hígado a promover la generación de un compuesto esencial requerido por cada célula presente en el cuerpo humano, conocida como glutatión. Básicamente, el glutatión ayuda al cuerpo a neutralizar los ataques dañinos de los radicales libres.

9. Huevos

Los huevos son una de las fuentes más ricas de proteína de alta calidad y también contienen un potente nutriente, colina, junto con el colesterol y los ocho aminoácidos esenciales.

Las investigaciones revelan que el hígado requiere estos ocho aminoácidos esenciales para desintoxicar el cuerpo de manera efectiva. La colina es una coenzima vital que ayuda al metabolismo y se deriva de la yema de huevo. El consumo diario de yema de huevo puede liberar el hígado de innumerables residuos tóxicos y sustancias dañinas, ya que promueve la eliminación de metales pesados.

10. Alcachofas

Las alcachofas son extremadamente saludables para curar el hígado, ya que contienen dos fitonutrientes protectores extremadamente esenciales, conocidos como silimarina y cinarina. Estos fitonutrientes ayudan a aumentar la producción de bilis y a prevenir los factores de riesgo que contribuyen a la formación de cálculos biliares.

11. Setas

Los champiñones están cargados con nutrientes esenciales que les proporcionan maravillosos poderes de curación, que ayudan a fortalecer y mejorar el funcionamiento del sistema inmune. Los hongos contienen un antioxidante conocido como L-ergothioneine, que combate y neutraliza los ataques dañinos de los radicales libres.

Esto mejora la actividad de las enzimas responsables de aumentar las actividades de curación de antioxidantes en todo el cuerpo. Los hongos son también una de las fuentes más ricas de vitamina D.

12. bayas

Los expertos en salud recomiendan encarecidamente el consumo diario de arándanos, frambuesas y fresas, ya que estos súper alimentos potentes están cargados de fitoquímicos protectores.

Los fitoquímicos son básicamente antioxidantes a base de plantas que ayudan al hígado a deshacerse de todos los radicales libres, toxinas y los oxidantes que dañan el cuerpo y contribuyen a los factores de riesgo de dolencias crónicas, junto con el envejecimiento prematuro.

Las bayas también contienen polifenoles esenciales y antocianinas, que han demostrado científicamente que previenen y eliminan el desarrollo de células cancerosas en el hígado.

13. Manzanas

Las manzanas están llenas de compuestos fenólicos potentes, principalmente flavonoides, que ayudan al cuerpo a prevenir enfermedades inflamatorias. Además, también contienen una gran fuente de fibra soluble, conocida como pectina, que ayuda al cuerpo a eliminar los residuos tóxicos y la acumulación de otros compuestos dañinos.

14. Prebióticos

La investigación revela que los prebióticos son fibras indigeribles saludables para el intestino, que mejoran el funcionamiento de la flora intestinal beneficiosa, conocidos como probióticos. Básicamente, los probióticos son microorganismos vivos que promueven el funcionamiento saludable del cuerpo y el sistema digestivo.

Los prebióticos, por otro lado, son fibras dietéticas que ayudan al crecimiento y la mejora de los probióticos. Puedes encontrarlo en los puerros, la alcachofa, los vegetales de raíz, como la remolacha, el diente de león y la bardana, junto con los espárragos y las verduras crucíferas.

15. Alimentos fermentados

La fermentación es un método antiguo para preservar alimentos al transformar naturalmente su densidad de nutrientes con la ayuda de microorganismos, que descomponen todas sus proteínas y carbohidratos, y promueve una digestión fácil y rápida. También están repletos de una variedad de bacterias saludables para el intestino, principalmente lactobacilos.

Te recomendamos que agregue kimchi a tu dieta diaria, es una receta coreana tradicional que incluye ajo fermentado, sal, pimiento rojo, jengibre, rábano, chucrut y cebolla. El miso es otra selección espléndidamente nutritiva, e innumerables beneficios nutricionales

16. Semillas de lino

Las semillas de lino son una de las fuentes más ricas de los ácidos grasos omega-3 esenciales, y hacen maravillas a la hora de normalizar los niveles hormonales.

17. Semillas de cáñamo

Las semillas de cáñamo reducen los niveles dañinos de grasa en la sangre, junto con la eliminación de los signos de inflamación en todo el cuerpo debido a su poderosa variedad de ácidos grasos omega-3 y omega-6.

18. Semillas de chía

Estas deliciosas semillas están repletas de una poderosa variedad de nutrientes esenciales.

Todo lo que necesitas son tres cucharadas llenas de semillas de chía para aportar a tu cuerpo con 10 gramos de grasas saludables, 200 mg de calcio, 12 gramos de fibra y 5 gramos de proteína.

19. Aceite de coco

El aceite de coco es, sin duda, la fuente más saludable y nutritiva de grasas saturadas, y dado que es extremadamente fácil de digerir, no requiere que tu cuerpo desperdicie mucha energía. La saliva y los jugos gástricos contienen enzimas que hacen que el aceite de coco se descomponga rápidamente y se digiera de inmediato. Esto causa menos presión sobre el hígado y promueve su funcionamiento saludable.

20. Aguacate

Los aguacates son las fuentes más ricas de grasas monoinsaturadas, además de ser increíblemente altas en ácido oleico. Lo que los hace aún más saludables para el hígado es su gran cantidad de glutatión, un nutriente vital que mejora el funcionamiento del hígado.

21. Aceite de oliva

El aceite de oliva virgen extra no refinado y no adulterado contiene una impresionante densidad de fenoles, que son los mismos compuestos antiinflamatorios esenciales que hacen que las manzanas y bayas sean tan saludables. Agregar aceite de oliva a la dieta diaria mejora la capacidad del hígado para reducir los niveles oxidación en el cuerpo.

22. Jengibre

El jengibre tiene propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y antivirales. Nutre el hígado para mejorar la desintoxicación, prevenir y eliminar los síntomas de obstrucción de las arterias bloqueadas y mejorar el funcionamiento del sistema circulatorio. Un estudio reciente reveló que el consumo diario de jengibre puede reducir los niveles de colesterol en un impresionante 30%.

23. Comino

Una hierba tradicional de la India que se ha utilizado por su rico sabor e innumerables beneficios medicinales durante cientos de años, el comino se ha demostrado científicamente como una poderosa especia que mejora la capacidad del hígado para desintoxicar el cuerpo. También promueve la secreción saludable de enzimas dentro del páncreas, y esto ayuda a la capacidad del cuerpo para absorber y digerir los nutrientes.

24. Cardamomo

El cardamomo proviene de la misma familia que el jengibre, y ayuda al cuerpo a mejorar el flujo de bilis, lo que naturalmente mejora el funcionamiento del sistema digestivo. También mejora el metabolismo de las grasas, junto con la aceleración de la tasa de vaciamiento gástrico, lo que hace que las válvulas del estómago, responsables de impedir que los alimentos ingresen a nuestro intestino delgado, se relajen. Esto permite a los nutrientes un paso seguro al intestino delgado sin causar que el cuerpo ejerza mucha energía y esfuerzo.

25. Cilantro

Las semillas de cilantro son altamente efectivas para ayudar al hígado a reducir los lípidos en sangre entre las personas que padecen diabetes y obesidad, junto con aumentar los niveles de colesterol bueno o HDL y reducir tanto colesterol malo como colesterol LDL y triglicéridos.

Los expertos en salud también enfatizan el consumo de hojas frescas de cilantro, ya que ayudan al cuerpo a eliminar los metales pesados, junto con la movilización de compuestos nocivos para el cerebro, como el plomo, el mercurio, el aluminio y el cadmio. Estos se almacenan en el cerebro, la médula espinalesy el sistema nervioso central, donde el cuerpo los acumula para expulsarlos.

26. Cayena

Un desintoxicante natural que funciona de maravilla en la limpieza del cuerpo para dejarlo libre de toxinas, la cayena también ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema circulatorio. Las investigaciones revelan que el consumo diario de cayena provoca un marcado aumento en las frecuencias del pulso de los ritmos digestivo y linfático, lo que hace que el cuerpo se caliente. Cuando el cuerpo se calienta, ayuda al flujo de jugos gástricos y fortalece la capacidad del cuerpo para digerir y metabolizar los nutrientes derivados de los alimentos y eliminar las toxinas.

27. Hinojo

El hinojo contiene una gran variedad de aceites esenciales que promueven la secreción saludable de los jugos gástricos. Agregar hinojo a tu dieta diaria también mejorará la capacidad de tu cuerpo para digerir y absorber nutrientes.

28. Cúrcuma

La cúrcuma está cargada con un compuesto curativo altamente beneficioso, llamado curcumina, que ha demostrado científicamente que favorece la curación del hígado, junto con la limpieza de los residuos tóxicos para la desintoxicación y mejora general del cuerpo.

29. Pescado graso

Los expertos recomiendan el consumo de pescado, como el salmón salvaje, la caballa atlántica, la anchoa y la sardina, ya que contienen ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón y contienen pocos rastros de contaminantes.