Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

alimentos inflamatorios

La inflamación puede ser buena o mala dependiendo de la situación.

Por un lado, es la forma natural de su cuerpo de protegerse cuando está herido o enfermo.

Puede ayudar a su cuerpo a defenderse de enfermedades y estimular la curación.

Por otro lado, la inflamación crónica y sostenida está relacionada con un mayor riesgo de enfermedades como diabetes, enfermedades cardíacas y obesidad.

Curiosamente, los alimentos que come pueden afectar significativamente la inflamación en su cuerpo.

Aquí te hablamos sobre 6 alimentos que pueden causar inflamación.

Azúcar y jarabe de maíz alto en fructosa

El azúcar de mesa y el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa son los dos tipos principales de azúcar agregada en la dieta occidental.

El azúcar es 50% de glucosa y 50% de fructosa, mientras que el jarabe de maíz alto en fructosa es aproximadamente 45% de glucosa y 55% de fructosa.

Una de las razones por las que los azúcares agregados son perjudiciales es que pueden aumentar la inflamación, lo que puede provocar enfermedades.

En un estudio, los ratones alimentados con dietas altas en sacarosa desarrollaron cáncer de seno que se extendió a los pulmones, en parte debido a la respuesta inflamatoria al azúcar.

En otro estudio, los efectos antiinflamatorios de los ácidos grasos omega-3 se vieron afectados en ratones alimentados con una dieta alta en azúcar.

Además, en un ensayo clínico aleatorizado en el que las personas bebieron refrescos regulares, refrescos dietéticos, leche o agua, solo aquellos en el grupo de refrescos regulares tuvieron niveles elevados de ácido úrico, lo que impulsa la inflamación y la resistencia a la insulina.

El azúcar también puede ser dañino porque suministra cantidades excesivas de fructosa.

Si bien las pequeñas cantidades de fructosa en frutas y verduras están bien, es una mala idea consumir grandes cantidades de azúcares añadidos.

Comer mucha fructosa se ha relacionado con la obesidad, la resistencia a la insulina, la diabetes, la enfermedad del hígado graso, el cáncer y la enfermedad renal crónica.

Además, los investigadores han notado que la fructosa causa inflamación dentro de las células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos, lo cual es un factor de riesgo de enfermedad cardíaca.

Grasas trans artificiales

Las grasas trans artificiales son probablemente las grasas menos saludables que puedes comer.

Se crean agregando hidrógeno a las grasas no saturadas, que son líquidas, para darles la estabilidad de una grasa más sólida.

En las etiquetas de ingredientes, las grasas trans a menudo se enumeran como aceites parcialmente hidrogenados.

La mayoría de las margarinas contienen grasas trans, y a menudo se agregan a los alimentos procesados ​​para extender la vida útil.

A diferencia de las grasas trans naturales que se encuentran en los lácteos y la carne, se ha demostrado que las grasas trans artificiales causan inflamación y aumentan el riesgo de enfermedad.

Además de reducir el colesterol HDL (bueno), las grasas trans pueden afectar la función de las células endoteliales que recubren las arterias, lo cual es un factor de riesgo de enfermedad cardíaca.

El consumo de grasas trans artificiales está relacionado con altos niveles de marcadores inflamatorios, como la proteína C reactiva (PCR).

De hecho, en un estudio, los niveles de PCR fueron 78% más altos entre las mujeres que informaron la mayor ingesta de grasas trans.

Los estudios en hombres sanos y hombres con niveles elevados de colesterol han revelado aumentos similares en los marcadores inflamatorios en respuesta a las grasas trans.

Los alimentos ricos en grasas trans incluyen papas fritas y otras comidas rápidas fritas, algunas variedades de palomitas de maíz para microondas, ciertas margarinas y mantecas vegetales, pasteles y galletas, algunos pasteles y todos los alimentos procesados ​​que incluyen aceite vegetal parcialmente hidrogenado en la etiqueta.

Algunos aceites vegetales

Algunos científicos creen que ciertos aceites vegetales, como el aceite de soja, promueven la inflamación debido a su muy alto contenido de ácidos grasos omega-6.

Aunque algunas grasas dietéticas omega-6 son necesarias, la dieta occidental típica proporciona mucho más de lo que las personas necesitan.

De hecho, los profesionales de la salud recomiendan comer más alimentos ricos en omega-3, como el pescado graso, para mejorar su proporción de omega-6 a omega-3 y cosechar los beneficios antiinflamatorios de los omega-3.

Sin embargo, la evidencia de que una alta ingesta de ácidos grasos omega-6 aumenta la inflamación en humanos actualmente es limitada.

Los estudios controlados muestran que el ácido linoleico, el ácido omega-6 en la dieta más común, no afecta a los marcadores inflamatorios. Se necesita más investigación antes de llegar a conclusiones.

Carbohidratos refinados

Los carbohidratos han tenido una mala reputación.

Sin embargo, la verdad es que no todos los carbohidratos son problemáticos.

Se consumieron carbohidratos ricos en fibra y sin procesar durante milenios en forma de pastos, raíces y frutas.

Sin embargo, comer carbohidratos refinados puede provocar inflamación.

A los carbohidratos refinados se les ha eliminado la mayor parte de su fibra. La fibra promueve la plenitud, mejora el control del azúcar en la sangre y alimenta las bacterias beneficiosas en el intestino.

Los investigadores sugieren que los carbohidratos refinados en la dieta moderna pueden fomentar el crecimiento de bacterias intestinales inflamatorias que pueden aumentar el riesgo de obesidad y enfermedad inflamatoria intestinal.

Los carbohidratos refinados tienen un índice glucémico (IG) más alto que los no procesados. Los alimentos con IG alto aumentan el azúcar en la sangre más rápidamente que los alimentos con IG bajo.

Los carbohidratos refinados se encuentran en dulces, pan, pastas, pasteles, algunos cereales, galletas, refrescos azucarados y todos los alimentos procesados ​​que contienen azúcar o harina.

Alcohol excesivo

Se ha demostrado que el consumo moderado de alcohol proporciona algunos beneficios para la salud.

Sin embargo, cantidades mayores pueden conducir a problemas graves.

En un estudio, los niveles del marcador inflamatorio PCR aumentaron en las personas que consumieron alcohol. Cuanto más alcohol consumían, más aumentaban sus niveles de PCR.

Las personas que beben en exceso pueden desarrollar problemas con las toxinas bacterianas que salen del colon y entran al cuerpo. Esta afección, a menudo llamada "intestino permeable", puede provocar una inflamación generalizada que conduce a daños en los órganos.

Carne procesada

El consumo de carne procesada se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes y cáncer de estómago y colon.

Los tipos comunes de carne procesada incluyen salchichas, tocino, jamón, carne ahumada y cecina.

La carne procesada contiene productos finales de glicación más avanzados que la mayoría de las otras carnes.

De todas las enfermedades relacionadas con el consumo de carne procesada, su asociación con el cáncer de colon es la más fuerte.

Aunque muchos factores contribuyen al cáncer de colon, se cree que un mecanismo es la respuesta inflamatoria de las células del colon a la carne procesada.

Recuerde

La inflamación puede ocurrir en respuesta a muchos factores desencadenantes, algunos de los cuales son difíciles de prevenir, como la contaminación, las lesiones o las enfermedades.

Sin embargo, puede tener mucho más control sobre factores como su dieta.

Para mantenerse lo más saludable posible, mantenga baja la inflamación minimizando el consumo de alimentos que lo desencadenan y comiendo alimentos antiinflamatorios.

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.