Sobrepeso, obesidad, fertilidad y salud del embarazo

Peso, fertilidad y salud del embarazo

Este articulo trata sobre la pérdida de peso antes de quedar embarazada. Si ya estás esperando un bebé y quieres perder peso, es muy importante que consultes con tu médico.

La mayoría de las personas saben que el sobrepeso o la obesidad aumentan el riesgo de problemas de salud como enfermedades cardíacas y diabetes. Pero muchos desconocen que esto también puede reducir la fertilidad y la posibilidad de tener un bebé sano.

Si estás tratando de quedar embarazada, o tienes pensado comenzar a intentarlo en un futuro muy próximo, cuanto más cerca estés de un peso saludable, mayores serán tus posibilidades de quedar embarazada y tener un bebé saludable.

El peso ideal para la fecundación varía

El peso ideal depende de la altura que tengas. El índice de masa corporal (IMC) es un número basado en la estatura y peso. El rango de IMC saludable es entre 18.5 y 24.9. Los adultos con un IMC entre 25 y 29 se consideran con sobrepeso y un IMC superior a 30 indica obesidad.

Sobrepeso y fertilidad en mujeres

Tener un peso poco saludable puede afectar la fertilidad de una mujer al causar:

  • Desequilibrios hormonales.
  • Problemas con la ovulación (liberar un óvulo de los ovarios).
  • Desórdenes menstruales.

También puede conducir a dificultades con la reproducción asistida, como la fertilización in vitro (FIV), la inducción de la ovulación y la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

La obesidad también se asocia con el síndrome de ovario poliquístico (SOP), una causa común de baja fertilidad o infertilidad.

Sobrepeso y fertilidad en hombres

Tener mucho sobrepeso u obesidad también puede reducir la fertilidad de un hombre. Esto probablemente se deba a una combinación de factores que incluyen problemas hormonales, problemas de erección y otras afecciones de salud relacionadas con la obesidad.

La pérdida de peso en hombres con sobrepeso u obesidad puede aumentar significativamente el conteo y la calidad total de los espermatozoides. Alcanzar un peso más saludable al menos tres meses antes de la concepción puede mejorar las posibilidades de éxito. Esto se debe a que los espermatozoides tardan unos tres meses en desarrollarse y estar en el rango de peso saludable.

Sobrepeso y salud del embarazo

Acercarse a un peso saludable antes de la fecundación aumenta las posibilidades de que el bebé esté sano desde el nacimiento hasta la edad adulta.

La obesidad y el exceso de peso durante el embarazo también están relacionados con una serie de complicaciones del embarazo. Estos incluyen un mayor riesgo de aborto espontáneo, presión arterial alta, preeclampsia, diabetes gestacional, cesárea y muerte fetal.

Los bebés nacidos de madres con sobrepeso tienen un mayor riesgo de obesidad infantil y adulta y otros problemas de salud a largo plazo.

Una pequeña pérdida de peso puede mejorar la fertilidad y la salud del embarazo.

Si bien los hechos sobre la obesidad y los resultados reproductivos pueden parecer desalentadores, hay algunas buenas noticias. En las mujeres obesas, incluso una pequeña pérdida de peso mejora la fertilidad y la salud del embarazo. Además, algunos cambios en la dieta y el estilo de vida que limitan el aumento de peso excesivo durante el embarazo pueden mejorar los resultados de salud tanto para la madre como para el bebé.

Prepararse para el embarazo

Si planeas quedar embarazada, comenzar un plan de alimentación y ejercicio saludable ahora mejora tus posibilidades de quedar embarazada y tener un bebé sano. Al realizar cambios saludables en la dieta y aumentar la actividad física diaria, será mucho más fácil alcanzar un peso más saludable. Esto también es importante cuando se usa la FIV y otras tecnologías de reproducción asistida.

Pregúntale al médico sobre cualquier suplemento dietético que puedas necesitar, como el ácido fólico.

Consejos para un peso más saludable antes del embarazo

  • Sigue una dieta sana y equilibrada con los cinco grupos de alimentos: verduras y legumbres; frutas, pan y cereales integrales; leche, yogurt, queso y alternativas; carne magra, pollo, pescado, huevos, semillas y frutos secos.
  • Reduce el consumo de alimentos ultra procesados (incluidas papas fritas, galletas, carnes grasas, pasteles, comidas rápidas y dulces) y solo consúmelos en pequeñas cantidades y muy de vez en cuando.
  • Come comidas regulares y limita los refrigerios poco saludables.
  • Cambia las bebidas azucaradas y el alcohol por agua.
  • Llena la mitad de tu plato con verduras en el almuerzo y la cena.
  • Usa un plato más pequeño para ayudar a reducir el tamaño de las porciones.
  • Muévete todos los días. Realiza actividad física regularmente, como caminar, subir y bajar escaleras, etc.
  • Pasa menos tiempo sentada levantándote regularmente mientras uses un PC o dispositivo móvil, y cambiando el tiempo de pantalla para otras actividades.
  • Establece una meta de peso realista.
  • Comienza un plan de alimentación y ejercicio saludable junto con tu pareja para aumentar las posibilidades de quedar embarazada y tener un bebé saludable.

Realizar estos cambios en el estilo de vida marcará una diferencia en tu salud general, incluso si no conducen a la pérdida de peso. Comienza a hacer estos cambios antes de comenzar a tratar de quedar embarazada y mantenlos así durante todo el embarazo y más allá.

Recuerda, si ya estás embarazada y quieres perder peso, es importante hablar primero con tu médico, antes de hacer cambios en tu estilo de vida.

Bajo peso y fertilidad

Tener bajo peso (IMC menor de 18.5) puede reducir la fertilidad de una mujer al causar desequilibrios hormonales que afectan la ovulación y la posibilidad de quedar embarazada. En comparación con las mujeres en el rango de peso saludable, las mujeres con bajo peso tienen más probabilidades de tomar más de un año para quedar embarazadas.

Si tienes bajo peso e intentas concebir, un nutricionista puede ayudarte a personalizar tu dieta y ayudarte a aumentar de peso.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!