Fecundación in Vitro (FIV): Qué es y cuándo se utiliza

¿Qué es la fecundación in vitro?

La fecundación in vitro (o FIV) es una técnica de reproducción asistida (RPA). Su objetivo es conseguir que el óvulo y el espermatozoide se encuentren fuera del cuerpo de la mujer (in vitro).

La Fecundación in Vitro (FIV) se utiliza en casos concretos de:

  • Esterilidad masculina: alteración en cantidad y calidad de los espermatozoides.
  • Esterilidad femenina: alteraciones en la ovulación que no han tenido éxito con la inseminación artificial, endometriosis severa, o en casos de obstrucción de trompas de Falopio.

Cuando la inseminación artificial no ha tenido éxito después de varios intentos (4-6), y habiendo una infertilidad inespecífica.

La técnica comienza con la hiperestimulación de los ovarios mediante medicación para poder conseguir un número de óvulos. Las dosis, una vez más, son individuales y adaptadas a cada caso. Se controlará la evolución y crecimiento de los folículos mediante ecografías periódicas.

Cuando el ginecólogo estima que los folículos están maduros la mujer se inyecta hCG (gonadotrofina coriónica humana) con el fin de desencadenar la ovulación. Esto se realiza unas 36 horas antes de la punción ovárica.

La punción ovárica consiste en la punción de los folículos y la aspiración de los óvulos existentes. La punción se realiza con una aguja a nivel transvaginal y siempre guiada mediante ecografía. Se aplicará sedación o bien anestesia local a la mujer. La intervención dura unos 40 minutos (según el número de folículos existentes), y no requiere ingreso posterior.

Al mismo tiempo el hombre debe recoger una muestra de semen. Ha de estar 4 días en abstinencia. No debe transcurrir más de una hora entre la recogida y la entrega de la muestra en el centro. Es conveniente que no sufra cambios de temperatura. El personal sanitario realizará las pruebas pertinentes de capacitación espermática para escoger aquellos espermatozoides de buena calidad con los que poder fecundar los óvulos de la mujer.

fiv

Una vez en el laboratorio se sitúan juntos, en una placa de cultivo los óvulos y los espermatozoides escogidos para que un espermatozoide consiga fecundar un óvulo. Entre 16 y 19 horas después se observa si ha habido fertilización.

Entre 48-72  horas después de la fertilización y tras comprobar que el desarrollo que han tenido ha sido óptimo, se realiza la transferencia de embriones. Se decide el número de embriones a transferir, en función de la calidad de los mismos. Se realiza con un fino catéter por vía vaginal. Es una intervención indolora que dura pocos minutos. Tras un leve reposo de media hora, la mujer puede irse y realizar una vida normal.

La mujer deberá tomar progesterona pues mejora la implantación de el/los embriones.

Como en la punción se obtienen un número importante de óvulos, si son de buena calidad, y han sido fecundados, los que no hayan sido implantados, se procederá a su congelación. Pueden servir para una utilización posterior, en caso de no conseguir embarazo o incluso de querer nuevos embarazos aunque el intento sea exitoso.

La comprobación de embarazo se realiza unos 14 días más tarde mediante test de embarazo o analítica. 

¿Qué es la ICSI?

A principios de los años 90, se produjo un profundo cambio con la introducción de la ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides). También conocida como "FIV asistida", esta técnica consiste en microinyectar un espermatozoide en un óvulo durante la fecundación in vitro.

Está dirigido principalmente a:

  • Parejas que sufren de infertilidad masculina: esta infertilidad consiste, la mayoría de las veces, en una baja concentración o incluso en una ausencia total de espermatozoides en el semen (en ese caso, hay que tomar muestras testiculares).
  • En el caso de la autoinmunización: anticuerpos dirigidos contra los espermatozoides.
  • En caso de fracaso de la FIV convencional.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!