Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

inseminacion artificial

Muchas son las parejas hoy día que tienen problemas para conseguir un embarazo de modo natural. Pero la ciencia nos ayuda mediante diferentes técnicas.

La inseminación artificial es una de ellas. Este procedimiento está indicado en aquellos casos donde los espermatozoides no puedan traspasar el cuello del útero para llegar con éxito al óvulo. Alteraciones del moco cervical, mala calidad o escasa cantidad de espermatozoides, alteraciones en la ovulación de la mujer, endometriosis leve o bien infertilidad inespecifíca.

El procedimiento implica que una vez se inicia el ciclo de la mujer, ésta deberá administrarse una medicación para estimular la ovulación. Por norma general una mujer genera un óvulo en cada ciclo. Con la estimulación se pretende aumentar el número de óvulos para tener más posibilidades de éxito.

La evolución de dichos óvulos se controlará en la consulta del ginecólogo mediante ecografías para saber si la cantidad de medicación administrada es la correcta, si los óvulos se desarrollas con normalidad, y para saber cuál es el momento óptimo para realizar la técnica. El día que el ginecólogo considere óptimo, donde los óvulos estén lo suficientemente maduros, la pareja tomará una muestra de semen. Se recuperarán los espermatozoides con mejor motilidad y capacitación y mediante un procedimiento sencillo e indoloro se insertarán en la cavidad uterina de la mujer.

La técnica se realiza mediante una cánula, gracias a la cual los espermatozoides se acercan lo más posible a las trompas de Falopio, lugar donde se lleva a cabo la fertilización, de modo totalmente natural. Para esta técnica no es necesaria preparación previa, ni anestesia. Dura entre 10 y 20 minutos.

Las probabilidades de éxito de la inseminación artificial son del 20% por cada ciclo. Tras varios intentos las probabilidades aumentan hasta el 50%. En caso de no lograr un embarazo a la primera, no se debe desistir. Según informan los profesionales en infertilidad esta técnica requiere en la mayoría de las ocasiones entre cuatro y seis intentos para resultar exitosa.

La ventaja más destacada es su facilidad, al ser un método muy poco invasivo. Además su coste es menor que el de otras técnicas más complejas.

Como riesgo más importante debemos considerar el aumento de posibilidades de conseguir un embarazo múltiple. También hay que tener en cuenta que aumenta la probabilidad, en la mujer, de padecer una hiperestimulación ovárica