Tener un bebé después de los 30 años: Cómo afecta la edad a la fertilidad y al embarazo

¿Cómo afecta la edad a la fertilidad?

Los años de máxima fertilidad de una mujer se sitúan entre el final de la adolescencia y el final de la veintena. A partir de los 30 años, la fertilidad (la capacidad de quedarse embarazada) empieza a disminuir. Este descenso se acelera al llegar a la mitad de la treintena. A los 45 años, la fertilidad ha disminuido tanto que quedarse embarazada de forma natural es poco probable para la mayoría de las mujeres.

¿Cuáles son los riesgos de un embarazo tardío?

Las mujeres que se quedan embarazadas más tarde tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones. Por ejemplo, las mujeres embarazadas de más de 40 años tienen un mayor riesgo de preeclampsia. Los embarazos tardíos también pueden afectar a la salud del feto. Los riesgos de aborto espontáneo y mortinato son mayores en las mujeres mayores de 35 años.

*** Todas las mujeres deberían hablar con su ginecólogo antes de intentar quedarse embarazadas, pero es especialmente importante para las mujeres mayores de 35 años.

¿Cómo afecta la edad a los óvulos de una mujer?

Las mujeres comienzan su vida con un número fijo de óvulos en sus ovarios. El número de óvulos disminuye a medida que la mujer envejece. Además, los óvulos restantes en las mujeres mayores tienen más probabilidades de tener cromosomas anormales. Y a medida que las mujeres envejecen, corren un mayor riesgo de sufrir trastornos que pueden afectar a la fertilidad, como los fibromas uterinos y la endometriosis.

¿Cuáles son las posibilidades de embarazo a medida que la mujer envejece?

En el caso de las parejas sanas de entre 20 y 30 años, aproximadamente 1 de cada 4 mujeres se quedará embarazada en un solo ciclo menstrual. A los 40 años, aproximadamente 1 de cada 10 mujeres se quedará embarazada en cada ciclo menstrual. La fertilidad del hombre también disminuye con la edad, pero no de forma tan previsible.

¿Qué debo saber sobre las anomalías congénitas?

El riesgo general de tener un bebé con una anomalía cromosómica es pequeño. Pero a medida que la mujer envejece, aumenta el riesgo de tener un bebé con cromosomas ausentes, dañados o de más.

El síndrome de Down (trisomía 21) es el problema cromosómico más frecuente que se produce en los últimos años de la vida fértil. El riesgo de tener un embarazo afectado por el síndrome de Down es de

  • 1 de cada 1.480 a los 20 años
  • 1 de cada 940 a los 30 años
  • 1 de cada 353 a los 35 años
  • 1 de cada 85 a los 40 años
  • 1 de cada 35 a los 45 años

Las pruebas de diagnóstico prenatal pueden detectar si un embarazo está afectado por un defecto congénito o un trastorno genético específico.

¿Cuándo deberías considerar una evaluación de la fertilidad?

Si tienes más de 35 años y no te has quedado embarazada después de 6 meses de mantener relaciones regulares sin utilizar métodos anticonceptivos, habla con tu ginecólogo. Si tienes más de 40 años, se recomienda una evaluación antes de intentar quedarse embarazada. Este consejo es especialmente válido si tienes un problema que podría afectar a la fertilidad, como la endometriosis.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!