Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La ovulación: claves para conseguir un embarazo

Se denomina ovulación al proceso por el cual el sistema reproductor femenino produce y libera un óvulo. Los ovarios son los encargados de esta función.

Teniendo en cuenta que el ciclo normal o habitual de una mujer dura 28 días, la ovulación se produce entre los días 13 y 15 del ciclo. En ese período el óvulo pasa a las Trompas de Falopio, lugar donde acontece la fecundación. La fertilidad del óvulo va de 12 a 24 horas tan solo.

La vida media de los espermatozoides es algo mayor, lo cual facilita la fecundación. Hasta 5 días pueden sobrevivir los espermatozoides en las Trompas de Falopio. Si durante esos días un óvulo bajara, tendría muchas posibilidades. Pero el cuerpo de la mujer prepara las mejores condiciones para esos días centrales del ciclo con un aumento del flujo o moco cervical. Esto ayuda y sirve de transporte a los espermatozoides para alcanzar el ansiado objetivo.

Test de ovulación:

Existen pruebas para poder detectar el momento exacto en el que la mujer ovula. De este modo aumentan las posibilidades de embarazo.

  • Tiras reactivas: Son similares a las pruebas de embarazo. Estos test miden los niveles de la hormona luteinizante en la orina. Esta hormona aumenta 36 horas antes de la ovulación. Cuando esta hormona está en su nivel más alto es el mejor momento para la relación íntima. Su eficacia es de un 99% y se recomienda su utilización por la tarde.
  • Prueba de saliva: En el momento de la ovulación aumentan los niveles de estrógenos, que cambian las salinidad de la saliva. Se trata de una prueba de venta en farmacias, con forma de microscopio para poder detectar los cambios indicados.

Síntomas de ovulación:

  • Molestias o dolores abdominales: muchas mujeres refieren un intenso dolor en la zona abdominal, a la altura de los ovarios durante la fase de ovulación. Incluso tienen más dolor o molestias en ese momento que durante la menstruación.
  • Dolor en el pecho: puede darse ligera inflamación, sensibilidad extrema, dolor al roce o al tacto de los pezones.
  • Cambios en el moco cervical: Desde que se inicia el ciclo el moco cervical va experimentando cambios en su consistencia, espesor y cantidad. En el momento justo de la ovulación el flujo o moco es como una clara de huevo, ligeramente espeso, color blanquecino, textura resbaladiza. Este moco cervical es el que ayudará a los espermatozoides a llegar a las Trompas de Falopio.
  • Temperatura basal y corporal: La temperatura del cuerpo nos dará grandes pistas de cuándo se suceden los cambios hormonales necesarios para la ovulación. Es necesario llevar un control diario de la temperatura (misma hora, mismo lugar, en estado de relajación) para poder notar los cambios. Con un simple entrenamiento de varios ciclos, conseguirás conocer tu cuerpo y eso ayudará a que identifiques las diferentes fases del ciclo. En los días anteriores a la ovulación, la temperatura basal de la mujer aumenta entre 0,4 y 1,0 grado. Cuando comienza a aumentar la temperatura es indicio de la llegada del momento más fértil.

En este vídeo el Dr. César Sánchez Sarmiento, nos explica las claves de la ovulación: