sangrado implantación síntomas

El embarazo comienza con la implantación del embrión en la pared uterina.

Implantación del embrión: ¿se puede "sentir" la implantación?

Muchas mujeres embarazadas dicen sentir la implantación del embrión en el revestimiento del útero (endometrio): los principales síntomas son tirones o calambres de intensidad variable en el bajo vientre y/o la región lumbar. A veces se acompañan de una subida o bajada de la temperatura corporal o de dolor en los pechos.

También puedes notar pequeñas hemorragias de color rosado o marrón tras la implantación: cuando el óvulo se implanta en el endometrio, puede romper pequeños vasos sanguíneos. El sangrado de implantación suele ser más ligero que el de la menstruación, pero no siempre es fácil distinguirlo.

En cualquier caso, en muchos casos, la implantación del embrión no se percibe claramente. Además, los síntomas mencionados anteriormente pueden tener otras causas (por ejemplo, estrés, trastornos hormonales no relacionados con el embarazo). En resumen, no son signos "fiables" de embarazo por sí solos. Por otro lado, pueden aparecer otros signos más característicos después de la implantación.

¿Cuándo puede ocurrir el sangrado de implantación?

El sangrado de implantación es un leve sangrado o manchado que sucede unos diez días después del momento de la ovulación. Sucede cuando el óvulo fertilizado anida en la cavidad uterina, una vez fertilizado. Un tercio de las mujeres embarazadas tienen este sangrado de implantación.

De hecho muchas mujeres piensan que es un principio de menstruación y no el primer indicio de un embarazo.

sangrado implantación

El óvulo se fecunda mientras aún está en las trompas de Falopio, y ahí comienza la división celular del cigoto. Todo sucede mientras se va desplazando por las trompas camino del útero. Cuando la división celular da lugar a la mórula es cuando sale a la cavidad uterina. Y para cuando ya está en el útero se ha convertido en un blastocito.

El blastocito ha de pegarse a las paredes del útero hasta que logre anidar en esta cavidad. Esto sucede entre 8 y 10 días después de suceder la ovulación. Todavía no ha habido ninguna falta y muchas mujeres desconocen su nuevo estado. Y es en ese momento cuando puede suceder un aborto. Se cree que tres de cada cuatros de estos abortos precoces se dan en el momento de la implantación.

Algunas señales que nos pueden indicar que se trata de un sangrado de implantación:

  • El manchado o sangrado es de textura muy ligera y su color va del rosado al marrón, pero no suele ser sangre roja.
  • Es un sangrado muy leve, una pequeña mancha, a veces incluso ni las mujeres se dan cuenta pues puede ser de un rosado muy clarito.
  • Puede presentarse dolor en el bajo vientre, cólico, dolores menstruales.
  • Su duración es de uno a tres días, pero es raro que dure más.

Si el sangrado persiste, habiendo confirmado el embarazo, debes acudir al médico en caso de que:

  • Aparezcan coágulos.
  • El color de la sangre se torne rojo.
  • La cantidad del sangrado aumente.
  • El dolor abdominal sea más intenso.
  • El manchado o sangrado continué más allá de 5ó 6 días.

Si has tenido un sangrado de implantación normal, leve, y has confirmado que estás embarazada, debes comentárselo al ginecólogo en tu primera visita.

También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!