Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

feto 30 semanas

Investigaciones anteriores han indicado que los fetos pueden memorizar los estímulos acústicos antes de nacer. Sin embargo, estos estudios se realizaron después del nacimiento y no en el útero materno.

En el presente estudio, la doctora Cathelijne van Heteren y sus colegas del Hospital de la Universidad de Mastricht, en Holanda, observaron cómo los fetos se habituaban a estímulos vibroacústicos repetidos en diversos tiempos, para estudiar la memoria fetal de dichos estímulos en el útero.

El hábito se entiende, en este caso, como el descenso y el cese ocasional de la respuesta que sigue a la aplicación repetida del mismo estímulo. Se cree que el hábito se basa en el aprendizaje, de la misma forma que el aprendizaje se basa en la memoria.
Los investigadores estudiaron a 25 fetos que se encontraban entre las 37 y 40 semanas de edad gestacional y que recibieron estimulación acústica a través del abdomen de la madre durante un segundo cada 30 seg. Los fetos eran observados mediante escáneres de ultrasonido y sus movimientos del tronco o de las piernas dentro del segundo siguiente al estímulo se interpretaban como respuestas positivas. La ausencia de respuesta a los estímulos consecutivos indicaba hábito.

El test acústico se realizó inicialmente, después al cabo de 10 min. Y una tercera vez al cabo de 24 h. Los investigadores observaron que los fetos se habituaban más rápidamente al cabo de 10 min., en contraste con el test inicial. Esta habituación aumentada también evidente a las 24 h tras el test inicial.

Las conclusiones indican que los fetos poseen una memoria a corto plazo de al menos 10 min. Y una memoria a largo plazo de al menos 24 h. Los fetos son capaces de memorizar los estímulos en el útero, pese a que pueden necesitar más de un estímulo para establecer el reconocimiento.