Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

sindrome hiperestimulacion ovarico

El síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO) es un efecto secundario en mujeres sometidas a tratamientos de fertilidad para conseguir un embarazo (inseminación artificial o fecundación in Vitro).

Se trata de una respuesta anormalmente elevada del ovario desencadenada por la administración de HCG (gonadotropina coriónica humana).

Se produce un aumento del tamaño de los ovarios. Y en los casos de SHO severo se pone en peligro los sistemas hepático, hematológico, renal y respiratorio.

Las mujeres de más riesgo:

  • Menores de 35 años.
  • Bajo nivel de estrógenos durante el tratamiento de fertilidad.
  • Ovarios poliquísticos.
  • Mujeres delgadas.
  • La existencia de gestación. Es más probable cuando hay embarazo múltiple.

Síntomas:

  • Dolor o hinchazón en el abdomen.
  • Aumento de peso.
  • Distensión abdominal.
  • Disminución de la micción.
  • Dificultad para respirar.

Los casos leves de SHO no necesitan tratamientos y con medidas sencillas suelen mejorar:

  • Hacer reposo con las piernas en alto, pero alternando con paseos cortos y ligeros movimientos.
  • Beber más de dos litros de agua al día.
  • Evitar bebidas alcohólicas y con cafeína.
  • Evitar las relaciones sexuales.
  • Evitar el ejercicio físico.
  • Para aliviar las molestias y dolores ocasionados se pueden utilizar analgésicos (paracetamol).

El SHO desaparecerá espontáneamente tras la menstruación.

En caso de que se logre un embarazo teniendo un SHO, hay que tener en cuenta que los elevados niveles de HCG favorecerán el desarrollo de SHO, lo que significa que no impedirá el embarazo y posiblemente tarde algunas semanas en desaparecer. Los síntomas es posible que empeoren pero eso no afectará al desarrollo del embarazo ni al feto. Solo afectarán a la mujer.