sobrepeso, obesidad embarazo, riesgos para el bebé, riesgos para la embarazada

¿Qué es la obesidad?

El sobrepeso se define como un índice de masa corporal (IMC) entre 25 y 29,9. La obesidad se define como un IMC de 30 o más. Dentro de la categoría general de la obesidad, existen tres niveles que reflejan los crecientes riesgos para la salud que conlleva el aumento del IMC:

  • El riesgo más bajo es un IMC de 30-34,9.
  • El riesgo medio es un IMC de 35,0-39,9.
  • El mayor riesgo es un IMC de 40 o más.

¿Ser obesa durante el embarazo me pone en riesgo de sufrir problemas de salud?

Ser obesa durante el embarazo supone un riesgo de sufrir varios problemas de salud graves:

La apnea del sueño está asociada a la obesidad. La apnea del sueño es una afección en la que una persona deja de respirar durante breves periodos de tiempo mientras duerme. Durante el embarazo, la apnea del sueño no sólo puede causar fatiga, sino que también aumenta el riesgo de hipertensión arterial, preeclampsia, eclampsia y problemas cardíacos y pulmonares.

La diabetes gestacional es una diabetes que se diagnostica por primera vez durante el embarazo. Esta condición puede aumentar el riesgo de parto por cesárea. Las mujeres que han tenido diabetes gestacional también tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes en el futuro, al igual que sus hijos. Las mujeres obesas se someten a pruebas de detección de la diabetes gestacionalal principio del embarazo y también pueden someterse a ellas más adelante.

La preeclampsia es un trastorno de la tensión arterial alta que puede producirse durante o después del embarazo. Es una enfermedad grave que afecta a todo el cuerpo de la mujer. Los riñones y el hígado pueden fallar. La preeclampsia puede dar lugar a convulsiones, una condición llamada eclampsia. En raras ocasiones, puede producirse un accidente cerebrovascular. Los casos graves requieren un tratamiento de urgencia para evitar estas complicaciones. Puede ser necesario un parto prematuro.

¿Ser obesa durante el embarazo supone un riesgo para mi bebé?

La obesidad aumenta el riesgo de los siguientes problemas durante el embarazo:

  • Pérdida del embarazo: las mujeres obesas tienen un mayor riesgo de pérdida del embarazo (aborto espontáneo) en comparación con las mujeres de peso normal.
  • Defectos de nacimiento: los bebés de mujeres obesas tienen un mayor riesgo de sufrir defectos de nacimiento, como defectos cardíacos y del tubo neural. â‡’ Defectos del tabique ventricular - Síntomas y tratamiento -- Tetralogía de Fallot - Defectos cardíacos congénitos
  • Problemas con las pruebas de diagnóstico: el exceso de grasa corporal puede dificultar la detección de ciertos problemas anatómicos del bebé durante una ecografía. Comprobar la frecuencia cardíaca del bebé durante el parto también puede ser más difícil si eres obesa.
  • Macrosomía - En este caso, el bebé es más grande de lo normal. Esto puede aumentar el riesgo de que el bebé se lesione durante el parto. Por ejemplo, el hombro del bebé puede atascarse durante el parto. La macrosomía también aumenta el riesgo de parto por cesárea. Los bebés que nacen con un exceso de grasa corporal tienen más probabilidades de ser obesos más adelante.
  • Parto prematuro - Los problemas asociados a la obesidad de la mujer, como la preeclampsia, pueden dar lugar a un parto prematuro con indicación médica. Esto significa que el bebé nace prematuramente por una razón médica. Los bebés prematuros no están tan desarrollados como los nacidos después de las 39 semanas de embarazo. En consecuencia, corren un mayor riesgo de sufrir problemas de salud a corto y largo plazo.
  • Nacimiento de mortinatos - Cuanto mayor sea el IMC de la mujer, mayor será el riesgo de que nazca un mortinato.

Si tengo sobrepeso u obesidad, ¿debo planificar la pérdida de peso antes de quedarme embarazada?

Perder peso antes de quedarse embarazada es la mejor manera de reducir el riesgo de problemas causados por la obesidad. Perder incluso una pequeña cantidad de peso (entre el 5 y el 7% de su peso actual, es decir, entre 3 y 5 kilos) puede mejorar su salud general y preparar el terreno para un embarazo más saludable.

¿Puedo tener un embarazo saludable si soy obesa?

lista de nacimiento bebe

 

A pesar de los riesgos, puedes tener un embarazo saludable si eres obesa. Para ello es necesario controlar cuidadosamente el peso, prestar atención a la alimentación y el ejercicio, realizar controles prenatales regulares para detectar complicaciones y tener en cuenta consideraciones especiales para el parto.

Un estilo de vida y una dieta saludables

De media, una embarazada obesa debe consumir al menos 1.500 calorías al día para que el bebé se desarrolle correctamente. El control nutricional sigue siendo la clave para un embarazo tranquilo y sin complicaciones. Sin hablar de una dieta, la reestructuración dietética es esencial y el embarazo de una mujer obesa requiere un seguimiento serio.

Evitar los alimentos fritos, los azúcares rápidos como los pasteles (incluso los caseros), los zumos de frutas, los refrescos, los panes blancos como la baguette y los cereales en el desayuno. Favorece los azúcares lentos y las harinas integrales.

Tómate tiempo para ti, es importante no comer deprisa y disfrutar de la comida con plena conciencia.

Por último, la actividad física diaria, como caminar, nadar o hacer yoga prenatal, te ayudará a regular tu peso y producción de insulina. â‡’ Los beneficios del ejercicio durante el embarazo

¿Cómo afecta la obesidad al parto?

Las mujeres con sobrepeso y obesas tienen partos más largos que las mujeres de peso normal. Puede ser más difícil controlar al bebé durante el parto. Por estas razones, la obesidad durante el embarazo aumenta la probabilidad de tener un parto por cesárea. Si es necesario un parto por cesárea, los riesgos de infección, hemorragia y otras complicaciones son mayores para una mujer obesa que para una mujer de peso normal.

¿Cómo puedo controlar mi peso después de que nazca mi bebé?

Después del parto mantén tus hábitos de alimentación saludable y de ejercicio para alcanzar un peso normal. Se recomienda la lactancia materna durante el primer año de vida del bebé. La lactancia no sólo es la mejor manera de alimentar al bebé, sino que también puede ayudar a perder peso después del parto. En general, las mujeres que dan el pecho a sus bebés durante al menos unos meses tienden a perder el peso del embarazo más rápidamente que las mujeres que no dan el pecho.

Articulos relacionados:

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!