Cómo permanecer activa durante el parto, Posturas o posiciones para el parto

Es posible que esperes dar a luz de espaldas, tumbada en una cama de hospital, con las piernas en alto en los estribos, empujando con cada contracción. No parece agradable, ¿verdad?

Aunque esta posición de trabajo de parto puede ser necesaria para algunos debido a la adición de epidurales o a la monitorización, para muchas futuras mamás hay una forma mucho más eficaz y eficiente de dar a luz.

Mantenerse activa y cambiar de posición durante el parto no sólo es una gran distracción del dolor y la incomodidad de las contracciones, sino que también se ha demostrado que reduce el tiempo de parto, poniendo la gravedad de tu lado para ayudar al viaje de tu bebé por el canal de parto.

Aunque tradicionalmente las mujeres han dado a luz en una cama, es perfectamente natural querer moverse y cambiar de posición durante el parto. Al estar más erguida y moverte, las contracciones no sólo serán más fuertes y eficaces, sino que mantenerte en movimiento puede ayudar a ensanchar el canal de parto y acelerar la velocidad de dilatación.

Si quieres sentirte más controlada durante el parto, aquí tienes algunas posturas de parto activas que puedes considerar:

Baile lento

Estar de pie con tu pareja sosteniéndote (como si estuvieras a punto de bailar lentamente) es otra posición práctica para el parto activo. No sólo puede resultar bastante íntima y ofrecer apoyo emocional y tranquilidad cuando más lo necesitas, sino que también permite el apoyo físico, permitiéndote descansar durante las contracciones cuando puedes estar empezando a sentirte débil o agotada.

Utilizar una pelota de parto

Las pelotas de parto, o grandes pelotas de gimnasia, pueden ser una herramienta realmente útil para aumentar la movilidad durante el parto. Tanto si te sientas en la pelota y rebotas mientras giras las caderas en un movimiento circular, como si te apoyas en la pelota para relajarte entre las contracciones, las pelotas de parto son una gran distracción de los dolores del parto, al mismo tiempo que permiten a tu pareja frotarte la espalda.

De pie

Desde el punto de vista científico, estar de pie durante el parto tiene mucho sentido, ya que aprovecha los beneficios de la gravedad para ayudar al bebé a descender por el canal de parto con cada contracción. Caminar y girar las caderas también puede ayudarte a sentirte tranquila y en control, a la vez que ensancha la pelvis y ayuda a la dilatación. Mantener la calma es una parte muy importante del parto y caminar te permite hacer respiraciones más largas y profundas que pueden liberar la tensión con cada inhalación y exhalación.

A cuatro patas

Si tu bebé está "de espaldas" y no está en la posición óptima para el parto, es posible que sientas un dolor importante en la espalda durante las contracciones. Ponerte en el suelo en posición de gateo puede ayudarte a aliviar la tensión de tu espalda y permitirte balancearte, rotar y cambiar de peso durante el parto.

En última instancia, la mejor posición activa para el parto dependerá de la posición del bebé y de lo bien establecido que esté el parto, pero ser más activa puede ayudarte a sentirte más controlada, a sobrellevar mejor el dolor y a escuchar a tu cuerpo.

Información sobre el parto

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños