¿Puede una mujer embarazada comer lomo embuchado? embarazo lomo ibérico, lomo de cerdo curado

¿Se puede comer lomo embuchado o ibérico en el embarazo?

Al igual que el jamón serrano, el salami, el chorizo y el salchichón, el lomo embuchado no es una carne cocida. Ha sido curado y fermentado, y por tanto existe un pequeño riesgo de que no sea seguro para las mujeres embarazadas.

Durante estos nueve meses especiales, sólo se permiten las carnes cocinadas. Deben evitarse los que se obtienen a partir del procesamiento en crudo. Y eso no es todo, vigila tu consumo de calorías y sal: tu dieta debe ser sana y equilibrada.

Las únicas carnes o embutidos seguros son los cocinados a más de 70°C, para destruir el patógeno de la toxoplasmosis. Se trata de una enfermedad generalmente inofensiva, pero puede causar importantes problemas fetales durante el embarazo, especialmente en el primer trimestre.

El culpable es el protozoo Toxoplasma gondii, que puede encontrarse en las heces de los gatos o en la carne cruda o poco cocinada. La prueba de la toxoplasmosis es, de hecho, una de las primeras pruebas que se realizan en el marco de la detección del embarazo (y se repite cada mes) y, si no eres inmune, debes asegurarte siempre de lavar la fruta y la verdura y cocinar bien los embutidos y la carne.

¿Cómo se elabora el lomo embuchado? ¿Por qué no es seguro durante el embarazo?

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista de nacimiento bebe 

El lomo es un tipo de embutido que se elabora con el lomo del cerdo. Esta pieza cilíndrica carece de grasa externa y se considera una de las partes más preciadas del cerdo.

El lomo ibérico se presenta adobado y embutido en tripas naturales de cerdo. Un trozo de lomo suele tener unos 60 cm de longitud y un peso medio de 1-1,2 kg.

Este tipo de salchicha tiene un sabor intenso y natural, una textura apretada y un fuerte aroma. Su color es rojo, más débil en el exterior, y mucho más vivo en el interior. Su aspecto interno parece de mármol por la grasa infiltrada. Se debe a una vena de grasa generada para la alimentación de la bellota. Comúnmente se le conoce como "lomo embuchado", ya que es un embutido de tripa. La principal diferencia entre el lomo y el chorizo es que la carne del lomo se cura en la tripa sin picar ni mezclar con grasa, mientras que en el chorizo la carne se pica y se mezcla.

El lomo se considera uno de los productos cárnicos más naturales porque no se somete a ninguna manipulación, salvo el adobo con guindilla.

Existen diferentes tipos de lomo en función de la alimentación que haya tenido el cerdo (que determina la calidad del producto) o del proceso de producción: Embuchado, ibérico, rojo Bellota, blanco.

Para preparar un lomo embuchado es necesario utilizar carne de cerdo ibérico y diferentes condimentos y especias: sal, pimentón, ajo, orégano y un poco de aceite de oliva.

Una vez extraída la pieza del cerdo (junto al lomo y bajo las costillas), se prepara meticulosamente la pieza retirando toda la grasa externa, se limpia y se corta. Se mantiene durante 24 horas a una temperatura de entre 0 y 21°C.

A continuación, se sala para la maceración. Se deja reposar en el frío a 5 o 6 grados durante uno o dos días, según el peso de la pieza (medio día por kg).

Una vez llegado el momento de la salazón, se desalan las piezas para lavarlas en agua fría y cepillarlas.

Se les deja una hora al día. Se escurren y se secan, dejándolos al aire durante unos días hasta que la pieza esté bien escurrida.

Para el adobo se prepara una pasta compuesta por pimiento rojo, ajo, orégano y aceite de oliva.

La pieza con dicho condimento se adoba y una vez condimentada, se deja colgada a 4 o 6 grados durante un par de días (unas 48 horas). Este procedimiento se lleva a cabo en un adobo totalmente manual con ingredientes naturales.

Por último, la pieza se introduce en la tripa alargada, natural o artificial. La pieza se ata con fuerza y se bloquea en un secadero donde se procederá al proceso de maduración (fase de fermentación) que se realiza a 18-20 grados y 80-95% de humedad relativa durante dos días.

Una vez transcurrido el tiempo, la pieza pasa a bodegas climatizadas con una temperatura de 12 - 15ºC y una humedad relativa del 75/80%. Este tiempo de secado puede variar entre uno y dos meses. Hay un seguimiento muy estricto de estos parámetros para garantizar un lomo ibérico de alta calidad.

Cómo puedes comprobar el lomo embuchado no ha pasado por un proceso de cocción, por eso no es seguro comerlo si estás embarazada.

⇒ Alimentos que se deben evitar cuando se está Embarazada

⇒ Â¿Cómo y qué comer durante el embarazo?

⇒ 13 Recetas de postres para el embarazo

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.