alimentos buenos para el corazón, salud

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo. El cuerpo sufre ataques diarios que eventualmente agotan el sistema cardiovascular. Te contamos que alimentos pueden ayudarte a proteger tu corazón.

Averigua que Alimentos que son buenos para nuestro corazón y arterias.

El estilo de vida moderno, el sedentarismo, el estrés y la dieta que lo acompaña, son para muchas personas responsables de la mala salud del corazón, la principal causa de mortalidad en el mundo según la Organización Mundial de la Salud. La hipertensión, el colesterol, la diabetes y el sobrepeso favorecen el estrechamiento de las arterias, la mala oxigenación del corazón y, de hecho, las enfermedades coronarias. Por lo tanto, en el mundo actual es urgente cambiar la alimentación.

Alemendras

almendras para el corazón

Varios estudios clínicos muestran que el contenido de fitoesterol de las almendras, a razón de 34 mg por 30 g o 25 almendras, reduce la concentración de colesterol "malo" (LDL) en el organismo. La hipercolesterolemia puede provocar problemas cardíacos porque el colesterol "malo", después de haber abastecido a los órganos, se deposita en las arterias y, si hay un exceso, corre el riesgo de obstruirlas. Según los datos epidemiológicos, un consumo diario de 30 g de almendras reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares en un 45%. La vitamina E contenida en las almendras (7,5 mg de vitamina E por 25 almendras, la mitad de la recomendación diaria de vitamina E) también ayudaría a combatir las enfermedades cardiovasculares al prevenir la formación de coágulos en la sangre.

Cerezas

cerezas para el corazón

Gracias a su contenido en antocianinas (350 a 400 mg por 100 g de fruta), la cereza es una de las frutas más antioxidantes. Las antocianinas son compuestos fenólicos que actúan como pigmentos y dan a las cerezas su color rojo. También tienen la capacidad de neutralizar los radicales libres, compuestos que dañan las células del cuerpo y se cree que son responsables de la aterosclerosis, es decir, la presencia de placa en las paredes de las arterias que impide o bloquea la circulación de la sangre y que, con el tiempo, puede causar trastornos cardiovasculares.

Garbanzos

garbanzos para corazón

Además de promover la saciedad y ser bajos en calorías con 163 kcals por 100 g, los garbanzos serían un buen aliado para las personas que sufren de diabetes. La diabetes aumenta de 2 a 4 veces el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Los garbanzos tienen una baja carga glucémica, lo cual es un método de cálculo que tiene en cuenta la cantidad de carbohidratos pero también su calidad. Un nivel de azúcar en sangre demasiado alto (= nivel de azúcar en sangre) aumenta el riesgo de un ataque al corazón o un derrame cerebral al obstruir los vasos sanguíneos. Los garbanzos tienen propiedades antioxidantes gracias a su contenido en manganeso y cobre, nutrientes que ayudan a reducir el efecto de los radicales libres en el proceso de oxidación de las células del cuerpo.

🔆 Recetas con legumbres

Carne de cerdo

carne cerdo para el corazón

100 gramos de carne de cerdo contienen 3,6 g de grasa, de los cuales 1,2 g son ácidos grasos saturados, 1,4 g de ácidos grasos monoinsaturados y 0,3 g de grasa poliinsaturada. El contenido de ácidos grasos esenciales (omega-3) en la carne de cerdo la convierte en una carne con mayores cualidades nutricionales que la carne de vacuno o de cordero. Comer cerdo ayuda a combatir el exceso de colesterol "malo" en el cuerpo al aumentar el nivel de lípidos que desprenden el colesterol depositado en las paredes de las arterias y lo eliminan. Un exceso de colesterol "malo" puede provocar trastornos cardiovasculares. Con sólo 162 kcal por 100 g, la carne de cerdo también es baja en calorías en comparación con la carne de vacuno (252 kcal por 100 g de carne de vacuno) o de pollo (173 kcal por 100 g de pollo).

Caballa

caballa para el corazón

El contenido de omega 3 de la caballa la convierte en un verdadero aliado para la salud cardiovascular. Con 1,2 gramos de omega-3 de cadena larga (EPA y DHA) por cada 100 g de porción, la caballa proporciona al cuerpo más del doble de la ingesta diaria de EPA y DHA recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Varios estudios han demostrado que el consumo de ácidos grasos omega-3 reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Estos ácidos grasos, al actuar sobre la elasticidad de los vasos sanguíneos, la presión arterial y al tener propiedades antiinflamatorias, permiten luchar contra la formación de coágulos sanguíneos. La caballa tiene virtudes antioxidantes porque es rica en selenio. Este mineral previene la formación de radicales libres en el cuerpo. El exceso de radicales libres contribuye al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, ya que dañan especialmente los glóbulos rojos.

Nueces

nueces para el corazón

Las nueces, al igual que otros frutos secos (almendras, pistachos, anacardos, avellanas, etc.) contienen omega-3.
Según un estudio clínico de Mayo, en los Estados Unidos se han realizado 34 ensayos clínicos con la población. Los resultados demostraron que la suplementación con omega-3, en particular con EPA y DHA (los dos principios activos de los omega-3), reducía en un 18% el riesgo de sufrir una afección cardíaca.
También se cree que los omega-3 juegan un papel positivo en la función cerebral al preservar las capacidades cognitivas durante más tiempo.

Aceite de oliva

Aceite de oliva virgen extra, aove para el corazón

El aceite de oliva es rico en ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico). Un gran estudio realizado en 2014 demostró que las personas que consumen más aceite de oliva, ácidos grasos monoinsaturados y ácido oleico redujeron su mortalidad cardiovascular en un 12% y su riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular en un 17%.
Además, el consumo de aceite de oliva virgen provocaría un aumento del colesterol "bueno", el HDL.

Chocolate negro

chocolate negro para el corazón

El cacao contiene flavonoides, como la epicatequina. Estos son antioxidantes que protegen el cuerpo de la agresión. Reducen la formación de colesterol malo y coágulos que obstruyen las arterias. Previenen el aumento de la presión sanguínea y promueven una buena salud cardiovascular.

Los flavonoides están presentes en grandes cantidades en el chocolate negro. El chocolate con leche contiene mucho menos, mientras que el chocolate blanco no contiene ninguno porque está hecho de manteca de cacao. Por lo tanto, la mejor opción es el chocolate negro con más de 85% de cacao.

Pescado azul

pescado azul para el corazón

El consumo habitual de salmón, sardinas, atún y similares está asociado a una baja incidencia de enfermedades cardiovasculares. Además, los ácidos grasos que contienen contribuyen a mantener la presión sanguínea a raya.

Aguacate

aguacate para el corazón

Si lo añades a tus ensaladas estás ganando sabor y además te aportará vitamina E y grasa monoinsaturada, que reduce los niveles de colesterol.

Ajo

ajo para el corazón

Eleva el nivel de colesterol “bueno”, reduce los triglicéridos y es antioxidante.

Evita el consumo de Alimentos ultraprocesados

Hay un fuerte vínculo entre la comida basura y las enfermedades cardíacas. Un aumento del 10% de la proporción de alimentos ultraprocesados (carnes ahumadas, salchichas, jamones, sopas deshidratadas, refrescos, dulces, barras de chocolate, alimentos reconstituidos con aditivos...) en la dieta de una persona aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares en un 12%.

🔆 También te puede interesar leer:

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!