¿Puede una mujer embarazada comer pizza? embarazo

¿Pueden las mujeres embarazadas comer pizza?

La pizza es un plato popular que gusta a casi todos los grupos de edad, pero ¿Es seguro comer pizza durante el embarazo? Debido a los antojos que experimentan las mujeres embarazadas durante este periodo crucial, esta pregunta tiene sentido. Una pizza deliciosa, caliente y chisporroteante siempre puede ser tentadora, pero es importante entender su efecto sobre la salud, porque ya no se trata sólo de ti: ¡la salud de tu bebé también importa!

¿Qué es la pizza?

La pizza es un plato de origen italiano. El formato suele ser redondo y se elabora con una base de harina. Se le da forma a la masa y se rellena con queso, verduras o pollo. Junto con los demás ingredientes, se hornea a alta temperatura, ya sea sobre un fuego de leña o en un horno especial.

¿Es seguro comer pizza durante el embarazo?

Sí, se puede comer pizza durante el embarazo. Sin embargo, hay que asegurarse de que esté bien cocinada y bien caliente. La mozzarella es el queso más seguro para comer en este periodo. Desconfía de los quesos blandos y madurados como el camembert, el brie y el queso azul. Se dice que este tipo de quesos contienen la bacteria listeria en mayor cantidad que cualquier otro queso. Cuando alguien se infecta con listeria, la persona es propensa a la listeriosis. Provoca síntomas similares a los de la gripe y puede ser muy perjudicial para el bebé.

Aunque puede ocurrir que tengas un repentino antojo de comer pizza, este tipo de antojos son muy comunes, especialmente cuando estás embarazada. En estos casos, lo mejor es comer la pizza bien caliente y asegurarse de que se hornea a una temperatura muy alta. De este modo, se puede hacer frente al antojo de pizza en el embarazo.

¿Deben las mujeres embarazadas comer pizza?

La pizza entra en la categoría de comida basura que no es en absoluto una opción dietética recomendada para las embarazadas, asumiendo las calorías y los efectos nocivos de la harina de trigo refinada en el organismo de la embarazada y del feto. Sin embargo, si la pizza está hecha en casa desde cero, o es de una buena marca que tenga ingredientes y servicio de calidad, entonces es seguro consumirla ocasionalmente.

Si comes pizza durante el embarazo, intenta encontrar el equilibrio adecuado entre las verduras y el queso para no acabar comiendo demasiado de uno y menos del otro. Esto no sólo te ayudará a satisfacer tus tentaciones, sino que también te asegurará que obtienes todos los nutrientes necesarios.

¿Cuáles son los efectos nocivos de comer pizza durante el embarazo?

La pizza tiene más efectos perjudiciales que beneficios. Estos son algunos de los efectos nocivos de comer pizza:

  • Algunos quesos, como el azul danés, el camembert y el brie, contienen bacterias maduradas por el moho, que contienen listeria. Estas bacterias pueden causar una rara enfermedad con síntomas similares a los de la gripe.
  • Cubrir la pizza con mucho queso puede llevar a un alto consumo de calorías que, a su vez, provocaría un aumento de peso.
  • Comer pizza también puede provocar ardor de estómago o problemas en el sistema digestivo.
  • Si tu pizza está cruda, no está bien cocinada o calentada, lo que generalmente ocurre con los aderezos de carne cruda como el salami, el chorizo o el pepperoni, puede provocar una enfermedad infecciosa llamada toxoplasmosis.

En un estudio realizado en 2017 con roedores, los científicos descubrieron que las ratas que consumían comida basura durante el embarazo daban a luz a ratones más pesados y que directamente ansiaban la grasa después del destete. Una dieta equilibrada desarrollada poco después les ayudó con el ansia de comida grasosa, pero la actividad cerebral de los ratones seguía alterada para desear comida grasosa hasta bien entrada la edad adulta. Lo que comes afecta a tu bebé, así que es conveniente que comas bien en la medida de lo posible.

Pizza carbonara embarazo

La pizza carbonara es una pizza que lleva como ingredientes principales panceta o bacon, huevo, queso y, en ocasiones, nata o crema de leche. Estos ingredientes pueden generar preocupación debido a su contenido en grasas, proteínas y posibles riesgos alimentarios.

Si te preguntas si puedes comer pizza carbonara durante el embarazo, la respuesta es que sí, siempre y cuando se tomen algunas precauciones. Asegúrate de que los ingredientes principales estén bien cocidos, como la panceta o bacon y los huevos, elige quesos pasteurizados y evita utilizar productos lácteos no pasteurizados. Además, es fundamental mantener una adecuada higiene en la manipulación y preparación de los alimentos.

En relación a la panceta o bacon, es importante destacar que, si bien es cierto que estos alimentos pueden contener bacterias como la Listeria monocytogenes, que puede causar infecciones alimentarias, estos riesgos se reducen considerablemente cuando se cocinan adecuadamente. La cocción a altas temperaturas elimina gran parte de los microorganismos que pueden causar problemas de salud. Por lo tanto, si la panceta o bacon están bien cocidos en la pizza carbonara, el riesgo de infección se minimiza.

En cuanto a los huevos, algunos estudios han señalado que el consumo de huevos crudos o parcialmente cocidos puede aumentar el riesgo de salmonelosis, una infección bacteriana. Sin embargo, en la pizza carbonara, los huevos suelen estar cocidos debido a que se mezclan con los demás ingredientes y se hornean en el horno, lo que reduce el riesgo de contaminación.

En relación al queso, es importante elegir quesos pasteurizados, ya que estos han sido tratados térmicamente para eliminar posibles bacterias dañinas. Durante el embarazo, se recomienda evitar quesos blandos o de pasta blanda no pasteurizados, como el queso azul o el queso de cabra fresco, debido al riesgo de infección por Listeria. Sin embargo, la mayoría de las pizzas carbonara llevan queso rallado, que suele ser seguro para el consumo durante el embarazo.

En cuanto a la nata o crema de leche, también es recomendable utilizar productos pasteurizados para reducir los riesgos de infección. Si se utilizan productos lácteos seguros y se cocinan adecuadamente, los riesgos asociados a la nata o crema de leche en la pizza carbonara son mínimos.

Cómo comer pizza con seguridad durante el embarazo

  • Elige la pizza hecha en casa. Es mejor comer algo hecho en casa que pedirlo fuera, porque sabes exactamente qué ingredientes se utilizan y en qué cantidad.
  • Opta por una base de trigo integral. La harina de trigo integral está hecha de granos enteros que contienen la piel y la cáscara del trigo. Esto la hace más saludable, ya que contiene fibra y vitaminas, ausentes en la harina refinada.
  • Asegúrate de que el queso que compras o utilizas está hecho sólo con leche pasteurizada. No dudes en preguntar por el tipo de queso que el restaurante usa para hacer la pizza, ante la duda, no comas.
  • Come sólo pizza bien cocinada y calentada, ya que el calor ayuda a matar la mayoría de las bacterias que pueden llevar algunos ingredientes.
  • Intenta pedir pizza sólo de marcas reputadas, que ofrezcan alimentos de buena calidad.
  • Come la pizza recién hecha, ya que mantenerla sin comer durante un largo periodo de tiempo puede provocar la reformación de las bacterias.
  • Si le gusta la pizza con carne o marisco, asegúrate de que esté bien cocinada.
  • Elige las verduras como ingrediente de la pizza, ya que contienen los nutrientes esenciales que necesita una mujer embarazada.
  • Se recomienda comer sólo uno o dos trozos de pizza, ya que es una opción equilibrada en comparación con una pizza entera.
  • No comas pizza con embutidos.
  • No comas pizza con queso madurado con moho, como el brie, el camembert o el azul danés, ya que contienen bacterias de listeria.
  • Lo mejor es cubrir la pizza con queso parmesano o cheddar. Se trata de quesos duros que contienen menos agua, por lo que hay menos posibilidades de que se formen microbios.

Las mejores recetas de pizza para el embarazo:

Aquí tienes otra forma de asegurarte de que la pizza que comes es perfectamente segura y es saludable para ti y para el bebé.

Pizza de calabaza, col rizada y pollo:

Lo que necesitarás

  • Base de pizza
  • 1 taza de puré de calabaza
  • Pechuga de pollo (cocida en 2 cucharaditas de aceite)
  • Una taza de col rizada, finamente picada
  • 1 taza de champiñones picados
  • 3 cucharadas de semillas de calabaza
  • Queso de cabra pasteurizado
  • 1 puerro en rodajas
  • 4 cucharaditas de aceite de oliva
  • Una cucharadita de vinagre (balsámico)
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • ¼ de cucharadita de pimienta negra
  • Una cucharadita de azúcar moreno (opcional)
  • 1 taza de puré picado

Procedimiento:

Comienza por precalentar el horno a 220 grados. Por otro lado, mezcla el puré de calabaza, la salvia, la sal y la pimienta en un bol. Calienta dos cucharaditas de aceite y comienza a saltear hasta que se torne marrón. A esto, añada el vinagre balsámico, una pizca de azúcar. Mézclalo y resérvalo. Ahora, sobre la base de pizza, extiende la mezcla de calabaza. Cubre con el pollo, los champiñones, el puerro, la col rizada y la calabaza picada y, por último, el queso. Hornea la pizza unos 15-20 minutos y adórnala con semillas de calabaza. Sírvela muy caliente.

Pizza de albahaca y aceitunas:

Qué necesitarás:

  • Base de pizza de masa fina
  • ½ taza de hojas de albahaca
  • Media taza de tomates triturados con un poco de sal
  • ½ taza de brócoli
  • ½ taza de pimientos verdes
  • ¼ taza de aceitunas negras cortadas en rodajas
  • 1 taza de queso
  • Queso de tomate

Procedimiento:

Comienza precalentando el horno a 200 grados. En la masa de la pizza, unta la salsa de tomate. Añade el queso y cubre con todas las verduras-Cocina durante unos 15 minutos. Sirve muy caliente.

⇒ Alimentos que se deben evitar cuando se está Embarazada

⇒ Â¿Cómo y qué comer durante el embarazo?

⇒ 13 Recetas de postres para el embarazo

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.