alergias alimentos

Alergias alimentarias en bebés y niños

Los adultos y los niños se ven afectados de forma desigual por la alergia alimentaria. Aproximadamente el 3% de los adultos tienen una alergia alimentaria progresiva y el 8% de los niños tienen una alergia alimentaria. ¿Cómo reconocer los síntomas? ¿Cuáles son los alimentos que más a menudo son la causa?

Los bebés son más propensos a desarrollar alergias si hay antecedentes de Dermatitis atópica, asma, rinitis alérgica o alergias a los alimentos en la familia.

Pero los bebés sin antecedentes familiares también pueden desarrollar alergias, por lo que las recomendaciones son las mismas para todas las familias, incluidas las familias en las que un padre o hermanos tienen alergia. Si tu bebé ya tiene una enfermedad alérgica, como dermatitis atópica severa o alergia a los alimentos, habla con tu médico antes de introducir sólidos.

La alergia alimentaria puede producirse tras la ingesta de un alimento. Es un conjunto de reacciones inmunitarias anormales. La alergia se produce en el revestimiento del tubo digestivo en dos etapas.

En primer lugar, el primer contacto con el alérgeno es asintomático, pero el organismo se sensibiliza al alimento. Se producen anticuerpos dirigidos contra ella y se adhieren a los mastocitos, células que participan en la defensa del organismo.

Luego, en un segundo contacto con el alimento en cuestión, los mastocitos se estimulan. Sustancias como la histamina provocan signos inflamatorios.

La leche materna

Los alérgenos alimentarios son los primeros alérgenos naturales que entran en contacto con el organismo. De hecho, se sabe que los alérgenos alimentarios pasan, en cantidades mínimas, a la leche materna. Estas cantidades muy pequeñas de proteínas alimentarias son probablemente utilizadas por el sistema inmunitario del bebé para crear una tolerancia inmunológica. Por lo tanto, se aconseja continuar con la lactancia materna hasta los 6 meses, y comenzar la diversificación de alimentos a partir de los 6 meses, comenzando con verduras crudas o cocidas. Cuanto antes se exponga, más tolerará el niño el alérgeno.

En el caso de un terreno atópico, es probable que se produzca una precipitación de los procesos y la creación de una alergia alimentaria. También es posible que la alergia alimentaria se vea favorecida por la existencia de una inflamación de la mucosa intestinal bajo la influencia de diversos factores: infecciones víricas, reacción al estrés, destrucción de la flora intestinal, irritación de la mucosa digestiva, presencia de una parasitosis o una candidiasis intestinal y cualquier causa de aumento de la permeabilidad intestinal a las proteínas alimentarias.

Cuando comiences a introducir sólidos (destete) después de los seis meses, podrías introducir los alimentos que comúnmente causan alergias de uno en uno para que puedas detectar cualquier reacción.

Introduce los alimentos, siguiendo las indicaciones del médico y de acuerdo con lo que la familia suele comer. Si tu bebé tolera la comida, continúa ofreciéndola como parte de una dieta variada. Si es posible, continúa amamantando mientras vas introduciendo sólidos, ya que esto puede reducir el riesgo de desarrollar alergias.

Si su bebé tiene dermatitis atópica severa y / o es alérgico a los huevos, Puedes ir introduciendo poco a poco los frutos secos antes de que cumplan año, eso puede reducir el riesgo de desarrollar alergia a estos. También hay evidencia de que la introducción de huevo cocido antes de los 8 meses puede prevenir la alergia al huevo. Consulta con tu médico siempre antes de actuar. En este artículo te contamos como introducir los frutos secos en bebés, ya que hay que tomar una serie de medidas. â†’ Cuándo y cómo introducir frutos secos en la dieta del bebé

Si deseas comer cacahuetes o alimentos que lo contienen (como la mantequilla de cacahuete o maní) durante la lactancia, puedes hacerlo a menos que seas alérgico a ellos o tu médico te aconseje que no lo hagas.

alergias alimentos

¿Cómo saber si mi hijo tiene alergia a los alimentos?

Una reacción alérgica puede identificarse a través de estos síntomas:

  • Trastornos digestivos como dolor abdominal, cólicos, reflujo gastroesofágico en bebés, estreñimiento, vómitos, diarrea.
  • Tos. - Ataques de asma - Rinitis.
  • Sibilancias y dificultad para respirar.
  • Picazón en la garganta y la lengua.
  • Picazón en la piel o sarpullido.
  • Labios hinchados y garganta.
  • Nariz con mucosidad o taponada.
  • Ojos rojos y picazón.

En algunos casos, los alimentos pueden causar una reacción muy grave (anafilaxia) que puede ser potencialmente mortal. Si crees que tu hijo tiene una reacción alérgica a un alimento, busca atención médica. Una reacción alérgica severa llamada anafilaxia a los alimentos puede causar sibilancias o dificultad para respirar, hinchazón de la lengua, pérdida del conocimiento, vómitos o palidez y distensión. La anafilaxis es rara en bebés. Las ronchas o la hinchazón alrededor de la boca son más comunes.

La anafilaxia es una emergencia médica que necesita atención urgente. La recomendación es usar adrenalina inyectada por un profesional de la salud o mediante Autoinyectores de Adrenalina.

Antes de quitarle al niño un alimento principal, como la leche. Consulta con el médico siempre, para que el valore y haga las pruebas necesarias para saber si existe alergia a ese alimento.

Los principales alérgenos en los niños son:

La alergia a la leche y al huevo se curan espontáneamente al crecer. En cuanto al resto de los alérgenos como la alergia al cacahuete, es fija.

Aditivos alimentarios

Los alimentos contienen aditivos por una variedad de razones, tales como conservarlo, ayudar a que sea más seguro, que dure más tiempo y obtener un mejor color o textura.

Todos los aditivos alimentarios pasan por rigurosas evaluaciones de seguridad antes de que puedan ser utilizados. El etiquetado de los alimentos debe mostrar claramente los aditivos en la lista de ingredientes, incluido su nombre o número "E" y su función, como "colorante" o "conservante".

Muy pocas personas han demostrado reacciones adversas a algunos aditivos alimentarios, pero las reacciones a los alimentos ordinarios, como los huevos, la leche o la soja, son mucho más comunes.

Es más probable que los alimentos ultra procesados ​​contengan aditivos y altos niveles de sal, azúcar y grasa. Por lo tanto, es mejor evitar comer demasiados de estos alimentos.

El diagnóstico de la alergia alimentaria

El diagnóstico es difícil. Es necesario recurrir a un inmunoalergólogo especializado en alergias alimentarias que decidirá la estrategia de tratamiento.

El médico realizará primero una entrevista detallada sobre los antecedentes personales y familiares de la alergia, las circunstancias de la aparición de los síntomas y también los tratamientos actuales.

A continuación, se pueden realizar pruebas alergológicas para identificar una alergia. El médico también puede recetar análisis de sangre específicos.

Tratamiento de la alergia alimentaria

El tratamiento de la alergia alimentaria se basa en la evitación absoluta del alimento responsable cuando los síntomas son graves. Requiere una vigilancia constante cuando se trata de huevos, leche, cacahuetes o soja. Los alimentos que provocan un simple picor tolerable no deben dejarse de consumir, porque si el cuerpo no se expone a la sustancia, los síntomas pueden empeorar. La recomendación es seguir comiéndolos para inducir la tolerancia.

El tratamiento farmacológico incluye un antihistamínico y un fármaco que protege la mucosa digestiva del riesgo de liberación local de histamina.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!