Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

alergia-huevo

Cuando una persona es alérgica a los huevos, el sistema inmunológico del cuerpo reacciona de forma exagerada a las proteínas del huevo. Así, que cada vez que algo hecho con huevos entra en el sistema digestivo, el cuerpo piensa que estas proteínas son invasores dañinos.

El sistema inmunológico responde creando anticuerpos específicos para estos alimentos, los cuales están diseñados para luchar contra los "invasores". Estos anticuerpos desencadenan la liberación de ciertas sustancias químicas en el cuerpo, una de los cuales es la histamina.

Así que cuando un niño con alergia al huevo se come un alimento que contiene los huevos, el sistema inmunológico libera un ejército de químicos para proteger el cuerpo. La liberación de estos químicos puede afectar el sistema respiratorio, al tracto gastrointestinal, la piel y el sistema cardiovascular, causando los síntomas de alergia, como respiración sibilante, náuseas, dolor de cabeza, dolor de estómago, urticaria y picor.

La mayoría de las personas que son alérgicas reaccionan con las proteínas de la clara, pero algunos no pueden tolerar las proteínas de la yema. La alergia al huevo por lo general aparece por primera vez cuando los niños son muy pequeños, y la mayoría de los niños lo superan en el momento en que superan los 5 años de edad.

La alergia al huevo es como la mayoría de las reacciones alérgicas a los alimentos: puede ocurrir en cuestión de minutos o después de unas horas. La mayoría de las reacciones duran menos de un día y pueden afectar a estos tres sistemas del cuerpo:

  • La piel: en forma de erupciones rojas, urticaria, eczema o enrojecimiento e inflamación alrededor de la boca.
  • El tracto gastrointestinal: en forma de espasmos en el estómago, diarrea, náuseas o vómitos.
  • El sistema respiratorio: los síntomas pueden variar desde una secreción nasal, picazón, ojos llorosos y estornudos al desencadenamiento del asma con tos.

La mayoría de los niños con alergia al huevo tienen algunas de las reacciones mencionadas anteriormente, pero algunos pueden tener una fuerte reacción llamada anafilaxia. Esta reacción alérgica severa causa la hinchazón de la boca, garganta y vías respiratorias que conducen a los pulmones, lo que dificulta la respiración. Además, si cae la presión arterial, puede hacer que el niño se maree o desmaye.

El diagnóstico de la alergia al huevo

El especialista en alergias le preguntará cosas como la frecuencia con que su hijo tiene la reacción, el tiempo que se tarda entre comer un alimento en particular y el inicio de los síntomas, y si otros miembros de la familia tienen alergias o enfermedades como el eccema y el asma.

El especialista en alergias puede realizar una prueba de la piel. Esta prueba consiste en colocar extractos líquidos de proteína de huevo en el antebrazo o en la espalda del niño, pinchar la piel un poco y esperar a ver si indica una reacción alérgica.

Su hijo tendrá que dejar de tomar medicamentos contra la alergia (como antihistamínicos de venta libre) de 5 a 7 días antes de la prueba de la piel, ya que pueden interferir con los resultados. Algunos medicamentos pueden afectar también a las pruebas de la piel. Consulte con el médico antes de hacer las pruebas.

Algunos médicos también pueden tomar una muestra de sangre y enviarla a un laboratorio donde se mezcla con el alérgeno sospechoso y se analiza.

Es importante que una vez diagnosticado, siga todas las recomendaciones del médico y consulte con él todas sus dudas.