P√©rdida de Audici√≥n en Reci√©n Nacidos y Ni√Īos

Desarrollo de la audici√≥n en los beb√©s. ¬ŅCu√°les son las amenazas para la audici√≥n de un ni√Īo peque√Īo? ¬ŅC√≥mo detectamos los problemas de audici√≥n?

Antes de venir al mundo, el beb√© puede o√≠r. Los investigadores ahora est√°n de acuerdo en que los beb√©s perciben sonidos entre el quinto y el octavo mes. A partir de este momento, no pasa mucho tiempo antes de que se le considere un amante de la buena m√ļsica.

Alrededor de los siete meses de desarrollo uterino, el feto oye sonidos y ruidos. Luego responde con movimientos a los estímulos sonoros externos cuando éstos son lo suficientemente intensos como para cubrir los sonidos inherentes a las actividades cardiovasculares y digestivas de la madre.

El recién nacido prefiere los sonidos de tono bajo

Desde el nacimiento, los reci√©n nacidos detectan la presencia de objetos sonoros, orientan su cabeza y sus ojos en su direcci√≥n y son capaces de discriminar algunas de sus propiedades. Son muy sensibles a las caracter√≠sticas r√≠tmicas y mel√≥dicas de las secuencias de sonido. El ni√Īo es m√°s estimulado por los sonidos bajos que por los altos. La mayor√≠a de ellos oyen mejor cuando est√°n tranquilos, despiertos, sin llorar o amamantar. Cuando hay ruido, el reci√©n nacido parpadea, llora, tiene reflejo de Moro, suspende la respiraci√≥n e interrumpe la lactancia, etc.

En los primeros meses de vida del bebé, el oído parece tener prioridad sobre la vista. Si un juguete sonoro es sacudido en la oscuridad, el recién nacido apunta su mano en la dirección correcta. Al principio, la vista parece ser secundaria ya que entre dos estímulos, uno visual y otro sonoro, el bebé vuelve la mirada hacia el segundo. Alrededor de los 9 meses, este comportamiento desaparece y sucede lo contrario.

  • A partir de los 3 o 4 meses de edad, el beb√© gira la cabeza hacia la fuente del ruido.
  • A las 32 semanas, responde a la llamada de su nombre.
  • A las 36 semanas, imita los sonidos hechos por su madre.
  • Entre los 9 y 12 meses, el ni√Īo entiende el significado de varias palabras.

La audici√≥n ayuda a construir las facultades del ni√Īo

La audición ayuda al bebé a comunicarse. De hecho, una buena audición es parte de un buen aprendizaje del lenguaje: el bebé tiene que decodificar el habla, reproducirla y ajustar lo que dice de acuerdo con lo que oye. Es imitando lo que oye que aprenderá a articular bien, a pronunciar bien las palabras, y simplemente a hablar bien.

Adem√°s, la construcci√≥n de los puntos de referencia del ni√Īo en el espacio no s√≥lo est√° ligada a su vista, sino tambi√©n a su o√≠do. Si pones m√ļsica de varias fuentes de sonido, puede ayudar al beb√© a orientarse en la casa, para mejorar su capacidad de orientarse en el espacio. O, si escondes una caja de m√ļsica en alg√ļn lugar, el beb√© seguramente sabr√° d√≥nde est√° escondida la caja de m√ļsica si le preguntas... gracias al sonido que produce.

Problemas de audici√≥n en los ni√Īos

P√©rdida de Audici√≥n en Reci√©n Nacidos y Ni√Īos

Médicamente, la audición del recién nacido puede ser revisada, en caso de duda, buscando oto-emisiones. Si es necesario, se puede realizar un electroencefalograma (E.E.G.), un electromiograma (E.M.G.) o un electrococleograma.

La pérdida de audición en los dos oídos puede afectar de uno a tres de cada 1.000 recién nacidos.

Los bebés recién nacidos con riesgo de trastornos de la audición pueden ser los que nacieron con infecciones (rubeola, sífilis, herpes, citomegalovirus), lesiones en la cabeza o cuello, ictericia grave, antecedentes familiares de pérdida de audición y los prematuros.

En muchos casos la p√©rdida de audici√≥n no se manifiesta desde el principio. No llegando a detectarse hasta los 24/30 meses, cuando los padres sospechan que algo va mal, ya que su hijo no est√° desarrollando un lenguaje normal. Por lo tanto, es necesario la realizaci√≥n de pruebas auditivas en todos los reci√©n nacidos para detectarlo lo antes posible. 

Prueba de emisiones otoac√ļsticas:  Es una prueba simple y no invasiva, que consiste en medir ondas de sonido generadas en el o√≠do interno (c√≥clea) respondiendo a tonos o chasquidos. Las ondas quedan registradas y un especialista (audi√≥logo) analiza e interpreta los resultados.

Hay que tener en cuenta, que las pruebas de audici√≥n a los reci√©n nacidos no detectan p√©rdida leve o p√©rdidas m√≠nimas que progresar√°n cuando el ni√Īo vaya creciendo. As√≠, que si se sospecha que el beb√© puede tener p√©rdida auditiva, tendr√° que hacerse pruebas  de seguimiento entre los tres y seis meses.

Algunos tipos de pérdida auditiva se pueden corregir. Por ejemplo, en casos de infección de oídos, sería tratado con antibióticos. Y en caso de algunas malformaciones congénitas, podrían ser corregidas con cirugía.

ūüĒÜ M√°s informaci√≥n sobre pruebas auditivas, en: ¬ŅC√≥mo se detectan los problemas de audici√≥n en los beb√©s?

Tipos de p√©rdida de audici√≥n en reci√©n nacidos  y ni√Īos:

  • Conductiva: Interferencia con la capacidad del o√≠do externo de recibir sonidos o de transmitirlo desde el o√≠do externo a el interno. Las causas de este tipo de p√©rdida auditiva suelen ser infecciones en los o√≠dos y anormalidades cong√©nitas. En general puede ser tratado con medicaci√≥n y/o cirug√≠a.
  • Neurosensitiva:  Se debe a anormalidades de las c√©lulas pilosas del nervio auditivo o del o√≠do interno. M√°s del 50% de los casos de este tipo de p√©rdida son hereditarios. Otras causas pueden ser infecciones  adquiridas durante la gestaci√≥n, ictericia grave y medicamentos. Por lo general la p√©rdida neurosensitiva es permanente.
  • P√©rdida mixta de la audici√≥n: Ocurre cuando se tiene p√©rdida conductiva y neurosensitiva. Suele ser grave. Con ayuda de la cirug√≠a y los medicamentos se podr√≠a restituir una parte de la audici√≥n.
  • Trastornos auditivos centrales: Originados por problemas en el sistema central nervioso central auditivo (enlace de los nervios del o√≠do y del cerebro). Con este tipo de perdida los sonidos son como mezclas de ruidos.

ūüĒÜ Tambi√©n te puede interesar leer:

Infecciones del oído - Síntomas, causas y tratamiento

Comparte este artículo!