Rubéola

La rubéola es una enfermedad viral que causa una erupción cutánea y dolor en las articulaciones. Una infección de rubéola es leve para la mayoría de las personas, pero puede tener consecuencias catastróficas para un bebé nonato. Si una mujer embarazada contrae rubéola, su bebé corre el riesgo de defectos congénitos graves o permanentes o la muerte. La rubéola a veces se llama sarampión alemán, pero la rubéola es una enfermedad viral diferente al sarampión. La rubéola es poco común en países con programas de inmunización generalizados. La eliminación no significa erradicación. Todavía pueden ocurrir brotes, por lo que es importante continuar vacunando a los niños para evitar la propagación de la infección a las mujeres embarazadas.

Los síntomas de la rubéola

Alrededor de la mitad de los casos de rubéola son tan leves que no hay síntomas. Si se presentan síntomas, generalmente aparecen entre dos y tres semanas después de la infección. Algunos de los signos y síntomas de la rubéola pueden incluir:

  • Fiebre leve.
  • Dolor de cabeza.
  • Congestión nasal.
  • Dolor en los ojos.
  • Erupción cutánea.
  • Ganglios linfáticos inflamados.
  • Dolor en las articulaciones.

Complicaciones de la rubéola

La rubéola es una enfermedad leve en comparación con el sarampión y la mayoría de las personas se recuperan en unos tres días. Las posibles complicaciones de la rubéola incluyen:

  • Artralgia: dolor persistente en las articulaciones que puede tardar un mes o más en mejorar.
  • Otitis media: inflamación del oído medio.
  • Encefalitis: inflamación del cerebro, que puede ser fatal en algunos casos.

Síndrome de rubéola congénita

Una mujer embarazada puede transmitir la infección de rubéola a su bebé nonato. Esto puede tener graves consecuencias, como aborto espontáneo o defectos de nacimiento conocidos como síndrome de rubéola congénita (SRC), especialmente si la madre contrae la enfermedad durante el primer trimestre (primeros tres meses) de su embarazo.

Aproximadamente nueve de cada 10 bebés no nacidos expuestos a la rubéola durante las primeras 10 semanas de embarazo tendrán una anomalía congénita importante.

Los defectos de nacimiento asociados con el SRC incluyen:

  • Sordera.
  • Ceguera.
  • Defectos cardíacos.
  • Discapacidad intelectual.
  • Crecimiento deteriorado.
  • Inflamación de varios órganos como el cerebro, el hígado o los pulmones.

Si estás embarazada y sospechas que puedes haber estado expuesta a la rubéola, consulta a tu médico.

Causas de la rubéola

La rubéola se transmite con mayor frecuencia cuando alguien ingiere (traga) o inhala los aerosoles que provienen de la tos o el estornudo de una persona infectada. Los bebés con SRC eliminan el virus de la rubéola en las secreciones de la nariz y la garganta y en la orina durante meses o incluso años.

Los síntomas ocurren generalmente entre 14 y 17 días (y hasta 21 días). Las personas infectadas con rubéola son infecciosas durante aproximadamente una semana antes y durante al menos cuatro días después del inicio de la erupción.

Grupos de alto riesgo

Cualquier persona que no haya sido vacunada contra la rubéola está en riesgo, en particular:

  • Viajeros a (y visitantes de) áreas donde los programas de vacunación contra la rubéola no están muy extendidos.
  • Trabajadores de cuidado infantil.
  • Personas que trabajan en entornos de atención médica, como hospitales.
  • Bebés no nacidos cuyas madres tienen inmunidad contra la rubéola baja o inexistente.

Diagnóstico de rubéola

La rubéola puede ser difícil de diagnosticar porque los signos y síntomas son vagos y no específicos. Por ejemplo, muchas enfermedades distintas a la rubéola causan fiebre y la erupción se parece a otros tipos de erupciones. Los métodos utilizados para diagnosticar la rubéola pueden incluir:

  • Historial médico, incluido el estado de vacunación y el historial de viajes.
  • Examen físico.
  • Análisis de sangre.

Tratamiento para la rubéola

No existe un tratamiento médico específico para la rubéola y los síntomas suelen ser leves. Los antibióticos no funcionan porque la enfermedad es viral. El tratamiento tiene como objetivo aliviar los síntomas y reducir el riesgo de complicaciones. Las opciones pueden incluir:

  • Reposo en cama
  • Mucho Líquido
  • Paracetamol para reducir el dolor y la fiebre.

Es importante aislarse durante al menos cuatro días después del inicio de la erupción para reducir el riesgo de infectar a otros.

Si estás embarazada y contraes rubéola, consulta las opciones de tratamiento con el médico.

Vacunación contra la rubéola

La inmunización es la mejor manera de prevenir la rubéola. Una sola infección de rubéola generalmente ofrece inmunidad de por vida para la mayoría de las personas. Aunque es poco probable, aún es posible contraer rubéola, incluso si has recibido una vacuna o una infección previa de rubéola.

Hay dos tipos de vacuna contra la rubéola. En el primer tipo, la vacuna contra la rubéola se combina con las vacunas contra el sarampión y las paperas. En el segundo tipo, la vacuna contra la rubéola se combina con las vacunas contra el sarampión, las paperas y la varicela.

Si no has recibido la vacuna, pregúntele a su médico o proveedor de inmunización sobre las dosis de recuperación.

Embarazo e inmunización contra la rubéola

Si tienes la intención de quedar embarazada, Realiza un análisis de sangre para verificar tu inmunidad contra la rubéola y luego vacúnate si es necesario. Este análisis de sangre es necesario porque incluso si ya has sido vacunada contra la rubéola, es posible que no seas inmune.

Las mujeres que no son inmunes requieren dos dosis de vacuna con un mínimo de 28 días de diferencia y deben evitar el embarazo durante al menos 28 días después de la inmunización.

Si ya estás embarazada, no recibirás la vacuna. Si no eres inmune, evita el contacto con cualquier persona que tenga rubéola.

Personas que trabajan con niños

Si trabajas con niños, recuerda que tienes un mayor riesgo de contraer y transmitir enfermedades infecciosas. Mantente al día con todas las vacunas necesarias para protegerte y proteger a los niños (y sus madres) con quienes tienes contacto regular. Algunas enfermedades causan solo una enfermedad leve en los adultos, pero pueden ser muy graves para los niños pequeños. Por ejemplo, la tos ferina puede ser mortal para los bebés pequeños.

Personas que no deben ser inmunizadas contra la rubéola

La vacuna contra la rubéola no se recomienda para algunas personas. Una persona con un sistema inmunitario deteriorado no debe ser vacunada.

Algunas de las posibles causas de inmunidad deteriorada incluyen:

  • infección con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) o la presencia del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) de una infección por VIH.
  • Tomar ciertos medicamentos, como corticosteroides en dosis altas.
  • Recibir tratamiento inmunosupresor, incluida quimioterapia y radioterapia.
  • Tener algunos tipos de cáncer, como la enfermedad de Hodgkin o la leucemia.
  • Tener una inmunodeficiencia con niveles extremadamente bajos de anticuerpos (hipogammaglobulinemia, mieloma múltiple o leucemia linfoblástica crónica).

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!