desarrollo del gusto del bebe

En el vientre materno

Las células que detectan los sabores se desarrollan a partir de la 7ª semana de embarazo y funcionan en la 13ª semana. Alrededor del sexto mes, el feto traga e inhala cada vez más líquido amniótico.

Al tragar el líquido amniótico, el feto experimenta un conjunto de sensaciones orales y nasales llamado sabor. De hecho, los alimentos consumidos por la madre modifican el "olor-sabor" del líquido amniótico. Esta exposición familiariza al bebé con la dieta de la madre.

Por lo tanto, cuando el bebé nace, ya tiene cierta experiencia con los sabores que formarán parte de su dieta. Por ejemplo, los bebés cuyas madres comieron muchos plátanos durante el último mes de embarazo pueden mostrar preferencia por este alimento.

El gusto en el recién nacido

Después del parto, el bebé sigue conociendo los sabores a través de la leche materna. Los bebés amamantados tienen más probabilidades de aceptar una mayor variedad de alimentos que los alimentados con biberón. Las preferencias adquiridas durante la lactancia pueden mantenerse en la edad adulta.

Desde que nacen, los bebés muestran preferencias por determinados gustos. El dulce es su sabor favorito. En presencia de una sustancia dulce, el recién nacido sonríe, se lame los labios y hace movimientos de succión. La dulzura también les hace sentir bien. Este efecto calmante es especialmente importante en las primeras semanas de vida.

El amargo es el sabor que provoca la reacción de asco más intensa en el bebé. Sin embargo, el recién nacido reacciona muy poco al sabor salado. La preferencia por el agua salada aparecerá alrededor de los 4 meses de edad. El sabor ácido provoca reacciones intermedias.

A los bebés también parece gustarles el sabor de la grasa. De hecho, los recién nacidos beben más leche si el contenido de grasa es mayor.

Desarrollo del gusto en la infancia

El desarrollo del gusto continuará en la infancia media. Por eso, las preferencias de un niño pequeño pueden cambiar mucho.

La distinción entre los sabores (dulce, salado, ácido, amargo) la realizan las diferentes papilas gustativas situadas en la lengua, en la boca y en la garganta. Al nacer, el bebé tiene más papilas gustativas que un adulto. Por lo tanto, percibe los sabores con mayor intensidad.

Durante el primer año de vida, el niño está expuesto principalmente a los alimentos dulces a través de la leche materna. A medida que se introducen alimentos complementarios en la dieta, alrededor de los 6 meses de edad, desarrolla nuevos gustos alimentarios. Por ejemplo, estará expuesto al sabor ácido. La introducción de los alimentos salados tendrá lugar durante el segundo año de vida, cuando tu bebé coma más como el resto de la familia. De hecho, es a partir de los 2 años cuando los niños desarrollan una preferencia por este tipo de alimentos. Durante la primera infancia, el contacto con el amargo es menos frecuente. Sin embargo, una mayor exposición a estos sabores es beneficiosa para el niño. Los sabores que conozcan desde el principio les resultarán familiares durante toda su vida.

Las preferencias del niño cambian rápidamente en los dos primeros años de vida. Las preferencias alimentarias están influenciadas por la genética, el entorno en el que crece el niño y el contexto en el que experimenta la comida. Hasta aproximadamente los 18 meses de edad, el niño acepta con bastante facilidad probar todos los alimentos que se le ofrecen. Cuando la comida es agradable y el niño se siente bien, asocia los alimentos con emociones positivas, lo que facilita su aceptación.

Consejos para que el bebé pruebe los alimentos

  1. No te detengas ante el primer rechazo. Pueden ser necesarios varias intentos para conseguir que a un niño le guste un nuevo alimento. Un niño puede necesitar ver la comida 20 o más veces antes de querer comerla o incluso probarla. Anímale a que lo intente, pero no le obligues. Elógialo cuando lo intente.
  2. No le obligues a terminar su plato. Antes de retirar su plato, pregúntale si está seguro de haber comido lo suficiente. Si dice que sí, continúa con el resto de la comida. El postre forma parte de la comida siempre que sea un postre nutritivo la mayoría de las veces: fruta o yogur
  3. La comida no debe ser una recompensa. Debemos tener cuidado de no asociar un comportamiento con la comida. Una recompensa puede ser un objeto (goma de borrar, pegatina, etc.) o una actividad especial, pero no un helado o unas patatas fritas. Además, evita cualquier "regateo" sobre la comida. No le prometas un caramelo si se termina el brócoli. Esto les hará creer que el brócoli no es bueno.
  4. Son los padres los que eligen el menú. Puedes pedirle ideas, pero eres tú quien decide. De vez en cuando, ofrece la posibilidad de elegir entre varias opciones. Pero el resto del tiempo, depende de los padres. Además, no hagas una segunda comida si no le gusta lo que se le ofrece. Esto puede hacer que nunca lo intente.
  5. Cocina con tu hijo. Esto le ayudará a aprender cómo es un pez o una patata de verdad. Involúcralo en la preparación de la comida encontrando una tarea adecuada a su edad (exprimir zumo de limón, mezclar la ensalada, etc.).
  6. Enséñale las palabras para describir lo que están probando. Esto va mucho más allá del "me gusta" o "no me gusta".
  7. Coman juntos en familia tan a menudo como sea posible. Los niños que no comen con sus padres pueden sentirse excluidos. Las comidas deben ser divertidas.
  8. Ser un modelo positivo y entusiasta. Los niños imitan a sus padres, y lo hacen aún más cuando son convincentes. Demuestra que te gusta lo que comes. 
  9. Intenta presentar platos coloridos. Los niños, como nosotros, comen primero con los ojos. Varía los colores y evita mezclar todo en el plato. También puedes utilizar recipientes de colores vivos y divertidos o con diseños infantiles.

También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!