Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

bronquiolitis

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una infección común del tracto respiratorio inferior que afecta a bebés y niños menores de 2 años.

La mayoría de los casos son leves y desaparecen en 2 a 3 semanas sin necesidad de tratamiento, aunque algunos niños tienen síntomas severos y necesitan tratamiento hospitalario.

Los primeros síntomas de la bronquiolitis son similares a los de un resfriado común, como la secreción nasal y la tos.

Otros síntomas se desarrollan en los días siguientes, incluyendo:

  • Una ligera temperatura alta (fiebre)
  • Una tos seca y persistente
  • Dificultad para alimentarse
  • Respiración rápida o ruidosa (respiración sibilante)

Cuándo consultar con el médico

La mayoría de los casos de bronquiolitis no son graves, pero consulta al médico si:

  • Estás preocupado por tu hijo
  • Tu hijo ha comido menos de la mitad de su cantidad habitual durante las 2 o 3 últimas comidas, o no ha mojado el pañal durante 12 horas o más.
  • Tiene una temperatura alta persistente de 38º C o superior.
  • Tu hijo parece muy cansado o irritable.

El diagnóstico de bronquiolitis se basa en los síntomas del niño y en un examen de su respiración.

Llama al 112 si:

  • El bebé tiene dificultad para respirar.
  • La lengua o los labios del bebé se ponen azules.
  • Hay largas pausas en la respiración del bebé.

¿Qué causa la bronquiolitis?

La bronquiolitis es causada por un virus conocido como el virus sincitial respiratorio (VSR), que se transmite a través de pequeñas gotas de líquido de la tos o los estornudos de alguien que está infectado.

La infección hace que las vías respiratorias más pequeñas de los pulmones (los bronquiolos) se infecten e inflamen.

La inflamación reduce la cantidad de aire que entra en los pulmones, lo que dificulta la respiración.

Afecta más comúnmente a los bebés entre los 3 y 6 meses de edad.

La bronquiolitis está más extendida durante el invierno (de noviembre a marzo). Es posible contraer bronquiolitis más de una vez durante la misma temporada.

Tratamiento de la bronquiolitis

No hay medicamentos para matar el virus que causa la bronquiolitis, pero la infección generalmente desaparece en 2 semanas sin necesidad de tratamiento.

La mayoría de los niños pueden ser atendidos en casa de la misma manera que trataría un resfriado.

Asegúrate de que tu hijo recibe suficiente líquido para evitar la deshidratación. Puedes darle paracetamol o ibuprofeno infantil en la dosis adecuada para bajar su temperatura si la fiebre los está molestando.

Aproximadamente del 2 al 3% de los bebés que desarrollan bronquiolitis durante el primer año de vida deberán ser ingresados ​​en el hospital porque desarrollan síntomas más graves, como dificultades para respirar.

Esto es más común en bebés prematuros (nacidos antes de la semana 37 de embarazo) y en aquellos que nacen con una afección cardíaca o pulmonar.

Prevención de la bronquiolitis

Es muy difícil prevenir la bronquiolitis, pero hay pasos que puedes tomar para reducir el riesgo de que tu hijo se contagie y ayudar a prevenir la propagación del virus.

Recomendaciones:

  • lávate las manos y las de tu hijo con frecuencia.
  • Lava o limpia los juguetes y las superficies con regularidad.
  • Mantén al niño enfermo en casa hasta que sus síntomas hayan mejorado.
  • Mantén al bebé recién nacido lejos de las personas con resfriados o gripe.
  • Evita fumar cerca de tu hijo y no permitas que otros fumen cerca de él.

Para niños o adultos con cualquier problema respiratorio o viviendas con humedades o aire viciado siempre es recomendable el uso de deshumificadores y purificadores de aire.