¿Puede una mujer embarazada comer miel?

La miel es un gran sustituto del azúcar refinado y tiene un sabor delicioso. Es una buena fuente de antioxidantes y aminoácidos y también se utiliza con fines medicinales. Pero también contiene cierto tipo de bacterias que pueden provocar botulismo en los bebés. Y como el sistema digestivo de un bebé no está lo suficientemente desarrollado como para hacer frente a las bacterias de la miel cruda, los médicos recomiendan no dar miel a los bebés menores de un año. Seguramente ya lo sabías, pero si estás embarazada, es posible que te preguntes si puedes o no tomar miel, por miedo a que le llegue al bebé.

¿Es seguro comer miel durante el embarazo?

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe

Sí, la miel es segura para su consumo durante el embarazo, y puedes incluirla en tu dieta a menos que tu médico te sugiera lo contrario. Si estás embarazada, la miel es segura para ti porque tu intestino puede manejar las bacterias de la miel. La mayor preocupación en relación con el consumo de miel durante el embarazo es el "botulismo", una enfermedad rara pero grave causada por la miel contaminada que contiene esporas de Clostridium, una bacteria dañina. Pero las posibilidades de verse afectada por ellas son menores, ya que tu sistema inmunitario natural puede combatir la infección. Durante el embarazo, no hay riesgo de que estas esporas o su toxina afecten al feto, ya que la bacteria es detenida por la placenta. Ésta no permite que estos antígenos dañinos crucen y lleguen al bebé, protegiéndolo así de cualquier posible infección.

Beneficios de la miel durante el embarazo

La miel tiene numerosos beneficios para la salud debido a sus diversas propiedades medicinales. Algunos de ellos son:

  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Ayuda a aliviar el dolor de garganta y la tos.
  • Ayuda a combatir el resfriado.
  • Puede ayudar a curar las úlceras.
  • Puede aliviar el insomnio.
  • Puede ayudar a prevenir las alergias.
  • Promueve la salud del cuero cabelludo.

¿Qué cantidad de miel deben consumir las mujeres embarazadas?

Como ocurre con cualquier alimento, la clave es la moderación.

Dado que la miel tiene un alto contenido en azúcares como la fructosa, la glucosa y la maltosa, una sola cucharada de miel contiene aproximadamente 60 calorías. Y la ingesta de calorías procedentes de azúcares simples durante el embarazo no debería superar el 10% de las necesidades calóricas totales al día.

Efectos secundarios del consumo de miel durante el embarazo

Aunque la mayoría de las veces su consumo es seguro, hay casos excepcionales en los que la miel puede tener efectos secundarios. Quienes tengan dudas sobre el consumo de miel durante el embarazo deben someterse a un control de la diabetes gestacional. Algunas mujeres desarrollan diabetes gestacional durante el embarazo y tienen que vigilar constantemente sus niveles de azúcar en sangre. La misma regla se aplica a las mujeres con diabetes de tipo 2 o resistencia a la insulina.

Aunque las posibilidades de desarrollar una alergia por el consumo de miel son escasas, un consumo excesivo puede provocar calambres de estómago, irritación del tracto gastrointestinal, diarrea, hinchazón y problemas estomacales en algunas mujeres. Asegúrate de que la miel que consumes es pura y de una marca de confianza.

¿Quién debe evitar el consumo de miel durante el embarazo?

Aunque el consumo de miel es seguro, deben evitarlo las mujeres embarazadas que tengan problemas gastrointestinales, como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Deben consultar primero a sus médicos antes de incluir la miel en su dieta durante el embarazo.

⇒ Alimentos que se deben evitar cuando se está Embarazada

⇒ Â¿Cómo y qué comer durante el embarazo?

⇒ 13 Recetas de postres para el embarazo

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños