¿Qué es la hiperplasia endometrial y por qué se produce?

¿Qué es la hiperplasia endometrial?

Cuando el endometrio, el revestimiento del útero, se vuelve demasiado grueso, se denomina hiperplasia endometrial. Esta afección no es un cáncer, pero en algunos casos puede derivar en un cáncer de útero.

¿Cuál es la función del endometrio?

El endometrio cambia a lo largo del ciclo menstrual en respuesta a las hormonas. Durante la primera parte del ciclo, los ovarios producen la hormona estrógeno. El estrógeno hace que el revestimiento crezca y se engrose para preparar el útero para el embarazo. En la mitad del ciclo, se libera un óvulo de uno de los ovarios (ovulación).

Tras la ovulación, comienzan a aumentar los niveles de otra hormona llamada progesterona. La progesterona prepara al endometrio para recibir y nutrir al óvulo fecundado. Si no se produce el embarazo, los niveles de estrógeno y progesterona disminuyen. La disminución de la progesterona desencadena la menstruación, o el desprendimiento del revestimiento. Una vez que el revestimiento se desprende por completo, comienza un nuevo ciclo menstrual.

¿Qué causa la hiperplasia endometrial?

La hiperplasia endometrial suele estar causada por un exceso de estrógenos sin progesterona. Si no se produce la ovulación, no se produce progesterona y el revestimiento no se desprende. El endometrio puede seguir creciendo en respuesta a los estrógenos. Las células que componen el revestimiento pueden amontonarse y volverse anormales. Esta situación, denominada hiperplasia, puede dar lugar a un cáncer.

¿Cuándo se produce la hiperplasia endometrial?

La hiperplasia endometrial suele producirse después de la menopausia, cuando se interrumpe la ovulación y deja de producirse progesterona. También puede desarrollarse durante la perimenopausia, cuando la ovulación no se produce con regularidad. Puede haber niveles elevados de estrógenos y una cantidad insuficiente de progesterona en otras situaciones, como cuando una mujer:

  • utiliza medicamentos que actúan como los estrógenos, como el tamoxifeno para el tratamiento del cáncer
  • utiliza estrógenos para la terapia hormonal y no utiliza progesterona o progestina si todavía tiene útero
  • tiene periodos menstruales irregulares, especialmente asociados al síndrome de ovario poliquístico (SOP) o a la infertilidad
  • tiene obesidad
  • tiene edad superior a 35 años
  • no ha estado nunca embarazada
  • edad avanzada en la menopausia
  • edad temprana de inicio de la menstruación
  • tiene antecedentes de ciertas afecciones, como diabetes mellitus, síndrome de ovario poliquístico, enfermedad de la vesícula biliar o enfermedad tiroidea
  • fuma
  • tiene antecedentes familiares de cáncer de ovario, colon o útero

¿Cuáles son los tipos de hiperplasia endometrial?

  1. Hiperplasia endometrial benigna: cambios celulares en el revestimiento que no son cancerosos
  2. Neoplasia endometrial intraepitelial: cambios precancerosos en el revestimiento
  3. Adenocarcinoma endometrial, tipo endometrioide, bien diferenciado: cambios cancerosos en el revestimiento

¿Cuáles son los síntomas de la hiperplasia endometrial?

El signo más común de la hiperplasia es el sangrado uterino anormal. Si tienes alguno de los siguientes síntomas, debes acudir a tu ginecólogo-obstetra:

  • Sangrados más abundantes o más prolongados de lo habitual durante la menstruación
  • Ciclos menstruales que duran menos de 21 días (contando desde el primer día del periodo menstrual hasta el primer día del siguiente periodo menstrual)
  • Cualquier sangrado después de la menopausia

¿Qué pruebas se pueden realizar?

Se puede realizar una ecografía transvaginal para medir el grosor del endometrio. Para esta prueba, se coloca un pequeño dispositivo en la vagina. Las ondas sonoras del dispositivo se convierten en imágenes de los órganos pélvicos. Si el endometrio es grueso, puede significar que existe una hiperplasia endometrial.

La única forma de saber con certeza si hay cáncer es tomar una pequeña muestra de tejido del endometrio y estudiarla al microscopio. Esto puede hacerse mediante una biopsia endometrial, una dilatación y legrado o una histeroscopia.

¿Qué tratamientos existen para la hiperplasia endometrial?

En muchos casos, la hiperplasia endometrial puede tratarse con progestina. La progestina se administra por vía oral, en forma de inyección, en un dispositivo intrauterino (DIU) o como crema vaginal. La cantidad y la duración del tratamiento dependen de la edad y del tipo de hiperplasia. El tratamiento con progestágeno puede provocar un sangrado vaginal similar al de una menstruación.

Si tienes cambios en el revestimiento de la vagina, aumenta el riesgo de cáncer. La histerectomía puede ser una opción de tratamiento si no deseas otro embarazo. Habla con tu ginecólogo sobre el tratamiento adecuado para ti.

¿Qué puedo hacer para prevenir la hiperplasia endometrial?

Puede tomar las siguientes medidas para reducir el riesgo de hiperplasia endometrial:

  • Si tomas estrógenos después de la menopausia, también debe tomar progestina o progesterona.
  • Si tus periodos son irregulares, se pueden recomendar las píldoras anticonceptivas. Contienen estrógeno junto con progestina. También pueden tomarse otras formas de progestina.
  • Si tienes sobrepeso, perder peso puede ayudar.

🔆 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!