Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Pruebas, ecografías y controles: embarazo y parto

Hay variedad de pruebas durante el embarazo. Estas pruebas pueden confirmar la gestación y también monitorear el desarrollo del bebé en el útero. Ninguna prueba médica es 100% precisa, pero la mayoría de las pruebas de embarazo son muy fiables.

Los chequeos regulares con el médico o matrona son una parte importante de la atención durante el embarazo, que incluyen información y consejos sobre qué pruebas necesitarán la madre y su bebé.

Pruebas prenatales

Además de verificar la salud general de la madre y el bebé, los diferentes tipos de pruebas disponibles para las mujeres embarazadas incluyen:

  • Pruebas para confirmar el embarazo.
  • Examen de salud materna.
  • Pruebas de detección de rutina (indican la probabilidad de que el bebé tenga una determinada afección).
  • Pruebas de diagnóstico: para embarazos con mayor riesgo (indican con mayor precisión si el bebé tiene una determinada afección).

Pruebas para confirmar el embarazo

Si crees que podrías estar embarazada, puedes ver a tu médico de cabecera para una prueba de embarazo. El médico puede realizar una prueba de embarazo de sangre u orina. Alternativamente, puedes comprar un kit de prueba de embarazo casero, que está disponible en las farmacias. Sin embargo, siempre consulta a tu médico para confirmar el embarazo si usas un test casero.

La prueba de embarazo típica examina la sangre u orina de una mujer para detectar la presencia de una sustancia llamada gonadotropina coriónica humana (hCG). Esta es una hormona producida por la placenta. Cuando la hormona hCG está presente, generalmente indica que la mujer está embarazada. Una prueba de embarazo casera puede dar resultados falsos positivos o falsos negativos.

Examen de salud materna

Durante el embarazo, te harán análisis de sangre para comprobar:

  • Tipo de sangre: es importante saber si eres Rh negativo, ya que pueden ocurrir problemas durante el embarazo si una mujer Rh negativo tiene un bebé Rh positivo.
  • Si eres inmune a la rubéola.
  • Si tienes alguna infección (como VIH, hepatitis B, rubéola o sífilis, entre otras).
  • Tus niveles de hierro.
  • Si tienes diabetes gestacional.

También tendrás:

Una prueba de orina al principio del embarazo para detectar infecciones en la orina (que, si no se tratan, pueden provocar un parto prematuro o bebés con bajo peso al nacer).

Una prueba de frotis vaginal entre las semanas 36 y 38 para detectar estreptococos del grupo B (que pueden pasar al bebé durante el parto y enfermarlo gravemente).

Si se considera que tienes un mayor riesgo, también es posible que te realicen pruebas para:

  • Hepatitis C.
  • Clamidia.
  • Vaginosis bacteriana asintomática.
  • Deficiencia de vitamina D.

Tipo Rh

Pueden ocurrir problemas durante el embarazo si una mujer Rh negativa tiene un bebé Rh positivo. Por esta razón, se realiza un análisis de sangre al principio del embarazo para determinar el tipo de sangre de la madre. Si es Rh negativo, se te ofrecerá una inyección de Anti-D:

  • En la cita prenatal de 26 a 28 semanas.
  • En la cita prenatal de 34 a 36 semanas.
  • Después de dar a luz (si tu bebé es Rh positivo).

Anti-D es una inyección especial que evitará que el sistema inmunológico de una madre Rh negativo rechace los glóbulos rojos Rh positivos de su bebé.

Incompatibilidad RH y Vacuna inmunoglobulina anti D

Rubéola

Una infección por rubéola es leve para la mayoría de las personas, pero puede tener consecuencias catastróficas para el feto si la madre contrae rubéola en las primeras 16 semanas de embarazo. Si esto ocurre, el bebé corre el riesgo de sufrir defectos congénitos graves y permanentes o de morir. Por este motivo, las mujeres embarazadas deben hacerse un análisis de sangre para comprobar si ya han tenido rubéola (y por tanto son inmunes), o no (en cuyo caso deben evitar el contacto con cualquier persona que tenga rubéola).

Las madres no inmunes no deben vacunarse durante el embarazo, pero deben recibir la vacuna después del parto (y luego deben evitar otro embarazo durante 28 días).

Prueba de glucosa para la diabetes gestacional

Algunas mujeres desarrollan diabetes temporal durante el embarazo. Esto se llama "diabetes gestacional".

A la mayoría de las mujeres se les diagnostica mediante una prueba de patología, que requiere que se tome una muestra de sangre antes y después de una bebida con glucosa. Estas pruebas generalmente se realizan entre las semanas 26 y 28 de embarazo.

Vacunas durante el embarazo

La vacuna contra la influenza estacional (a menudo llamada "vacuna contra la gripe") se recomienda para todas las mujeres embarazadas. La vacuna contra la gripe es segura en todas las etapas del embarazo y brinda protección para la madre y su bebé durante los primeros seis meses de vida.

La vacuna dTpa (difteria, tétanos y tos ferina acelular) para adultos también se recomienda para mujeres embarazadas en su tercer trimestre de embarazo. Esto protege tanto a la madre como a su bebé contra la tos ferina. También se recomienda una dosis para otros miembros adultos de la familia y cuidadores de bebés menores de seis meses. Esto debe administrarse al menos dos semanas antes de que estas personas tengan contacto con el bebé recién nacido.

Pruebas de detección de rutina durante el embarazo

Las pruebas de detección de rutina durante el embarazo incluyen:

  • Examen de sangre materno.
  • Escaneo de translucidez nucal.
  • Pruebas prenatales no invasivas.
  • Ecografías / ultrasonido.

Examen de sangre materno

El análisis de sangre se puede realizar:

  • 9 a 13 semanas (primer trimestre): cuando mide los niveles de 2 proteínas en la sangre de la madre. En combinación con los resultados de la prueba de translucidez nucal y la edad de la madre, esto se usa para detectar el síndrome de Down y otras afecciones genéticas (esto se conoce como detección combinada del primer trimestre)
  • 14 a 20 semanas + 6 días de gestación (segundo trimestre): cuando mide los niveles de 4 proteínas en la sangre de la madre que, en combinación con la edad de la madre, se usa para detectar afecciones genéticas (incluido el síndrome de Down) y defectos del tubo neural. (como espina bífida).

Translucencia nucal

Se puede usar una ecografía a las 11-13 semanas para medir la cantidad de líquido en la piel en la parte posterior del cuello del bebé. Esta medida se llama translucidez nucal y, en combinación con la edad de la madre y los resultados, puede proporcionar una indicación de la probabilidad de que el bebé tenga síndrome de Down o síndrome de Edwards.

Pruebas prenatales no invasivas

Las pruebas prenatales no invasivas (PPNI) también se conocen como "detección de ADN libre de células". Examina el ADN libre de células del bebé que circula en la sangre de la madre para detectar afecciones genéticas como el síndrome de Down, el síndrome de Edwards y la trisomía 13. Esta prueba se puede realizar en cualquier momento a partir de las 10 semanas de gestación.

Ultrasonidos / Ecografías

La ecografía se usa durante el primer trimestre del embarazo (generalmente entre las 11 y 13 semanas) para:

La ecografía se usa durante el segundo trimestre del embarazo (generalmente entre las semanas 18 y 20) para:

  • Comprobar el desarrollo del bebé.
  • Ayudar a detectar cualquier anomalía.
  • Determinar el s e x o del bebé, si es posible, si deseas saberlo.

La ecografía se utiliza durante el tercer trimestre del embarazo para:

  • Controlar el crecimiento del bebé.
  • Comprobar la posición de la placenta.

Los ultrasonidos no brindan información completamente precisa. Sin embargo, brindan buena información y son indoloros y seguros. Las ecografías pueden realizarse en el estómago ("transabdominal") o en la vagina ("vaginal").

Pruebas de diagnóstico en el embarazo

Si las pruebas de detección han sugerido que es probable que el bebé tenga una condición de salud, puedes decidir hacerte pruebas médicas para confirmar la presencia o ausencia de esa condición. Estos se conocen como pruebas de diagnóstico. La amniocentesis y la muestra de vellosidades coriónicas son ejemplos de pruebas de diagnóstico utilizadas durante el embarazo.

Amniocentesis

La amniocentesis solo se realiza en mujeres que se cree que tienen un mayor riesgo de tener un hijo con un defecto congénito. La amniocentesis es una prueba que se puede realizar durante el embarazo (con más seguridad después de 15 semanas) para detectar anomalías fetales (defectos de nacimiento) como síndrome de Down, fibrosis quística o espina bífida. Se usa una aguja delgada para tomar una pequeña cantidad de líquido amniótico del saco en el útero que rodea al feto. Los posibles riesgos incluyen infecciones o lesiones al bebé. También existe un riesgo muy pequeño de que la amniocentesis cause un aborto espontáneo (1 de cada 200-400).

Mas información sobre la Amniocentesis

Muestreo de vellosidades coriónicas

La muestra de vellosidades coriónicas (CVS, por sus siglas en inglés) es una prueba que se puede realizar durante el embarazo (con mayor seguridad entre las 11 y las 14 semanas) para verificar si el bebé tiene algunas anomalías genéticas, como el síndrome de Down o la fibrosis quística. Un médico toma una pequeña muestra de la placenta con una aguja y la examina en un laboratorio. Conlleva un pequeño riesgo de aborto espontáneo (1 de cada 100-200).

Más información sobre las Pruebas de embarazo: muestreo de vellosidades coriónicas

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!