Infección de la cicatriz de la cesárea: Signos y tratamiento

Todo el proceso de una cesárea es intensamente quirúrgico, lo que te expone al riesgo de contraer una infección poscesárea. La herida tarda su propio tiempo en cicatrizar y los puntos de sutura se caen cuando corresponde. Pero si una infección llega a la herida, requiere precauciones adicionales.

¿Qué es una infección de la cicatriz de la cesárea?

Dado que una cesárea es básicamente una incisión hecha en el cuerpo, después de la cirugía, no es diferente de una herida. Y con cualquier herida, existe la posibilidad de que los microbios y las bacterias encuentren su camino hacia ella. Si eso ocurre, la incisión que aún no ha sido curada puede desarrollar una infección, lo que provocará más dificultades.

Causas de la infección de la cicatriz tras el parto por cesárea

Aunque las posibilidades de contraer una infección son bastante bajas hoy en día debido a los avances de la medicina, hay ciertos factores que pueden aumentar el riesgo de que eso ocurra. Algunos de ellos son:

  • Sufrir una gran pérdida de sangre durante el parto, mientras se realiza la cirugía o incluso durante el trabajo de parto.
  • Que el parto por cesárea y el trabajo de parto hayan durado más de lo habitual.
  • Parto por cesárea anterior.
  • El líquido amniótico se infecta junto con la membrana, lo que provoca una corioamnionitis durante el parto.
  • Tener diabetes o enfermedades que debiliten el sistema inmunitario, como el VIH.
  • Una capa de grasa excesiva debido a la obesidad.

Síntomas de una infección tras la cesárea

La comprensión de que la herida se ha infectado sólo se puede conjeturar observando la zona de la incisión. En caso de que no puedas ver la herida por ti misma, la zona debe ser inspeccionada por otra persona. La mayoría de las veces, ciertos síntomas son fuertes indicadores de la presencia de una infección en el cuerpo. Estos son:

  • La zona de la incisión presenta enrojecimiento o hinchazón, acompañados de cierto dolor.
  • El dolor abdominal después del parto comienza a aumentar en lugar de disminuir.
  • La herida empieza a drenar o sale pus.
  • La madre presenta fiebre con una temperatura superior a los 38 grados centígrados.
  • La madre no puede orinar debido a una intensa sensación de ardor acompañada de dolor.
  • La vagina emite un flujo con mal olor.
  • El sangrado vaginal aumenta, lo que hace que la madre tenga que cambiar de compresas constantemente.
  • El sangrado vaginal se compone de estructuras similares a coágulos.
  • Las piernas comienzan a hincharse y empiezan a doler.

Diagnóstico de la infección de la herida de la cesárea

La mayoría de los médicos examinan la zona de la incisión y la herida antes de dar el alta para asegurarse de que no hay infección. Sin embargo, muchas mujeres contraen la infección una semana después de llegar a casa.

Los médicos examinan principalmente la zona desde el exterior, sin retirar ninguna cinta o sutura. La mayoría de las veces, el enrojecimiento y la hinchazón de la región les darán una idea de si hay una infección.

A veces, las suturas pueden ser examinadas de cerca o el vendaje que las cubre será retirado un poco para tener una mejor idea de cómo ha progresado la curación. Una infección puede romper las suturas antes de lo necesario.

Si hay pus en la región, el médico puede utilizar una inyección para drenar el pus gradualmente y reducir la inflamación. Al mismo tiempo, se podría tomar una muestra de hisopo para recoger el cultivo presente en la herida y enviarlo al laboratorio para su análisis.

El médico también querrá saber cómo has cuidado la herida y a qué posibles elementos ha estado expuesta en la última semana. Esto podría darle una mejor idea del origen de la infección.

Tratamiento de la infección por cesárea

  • Controla regularmente la herida para ver si está cicatrizando correctamente o si hay alguna fuga de líquido de la zona.
  • Cualquier pus que exista debe ser drenado de los abscesos para facilitar la curación.
  • Se debe utilizar una solución salina estéril para limpiar completamente la herida y eliminar cualquier bacteria.
  • Si el líquido sigue goteando, la herida debe taponarse con tiras estériles que ayuden a absorber las fugas.
  • La limpieza y el vendaje de la herida deben realizarse con regularidad.

Medidas preventivas para la infección por cesárea

  1. Cuidar adecuadamente la herida en el postoperatorio e informar al médico inmediatamente en caso de cualquier duda.
  2. Respetar las prescripciones de antibióticos y la frecuencia de las dosis durante todo el curso, a menos que el médico aconseje lo contrario.
  3. Limpiar periódicamente la herida y cambiar los apósitos, según las indicaciones del médico.
  4. Llevar ropa suelta sobre la región de la incisión y abstenerse de aplicar lociones.
  5. Opta por diferentes formas de sujetar al bebé durante la lactancia para evitar la presión sobre la herida.
  6. No te toques la zona.
  7. Avisa a tu médico si tu temperatura corporal empieza a subir por encima de los 38 grados centígrados.
  8. Si empiezan a aparecer signos de pus, dolor o hinchazón, ponte en contacto con tu médico inmediatamente.

Consejos que pueden ayudar a curar una herida de cesárea

  • Asegúrate de tomar regularmente los medicamentos para tratar el dolor y la hinchazón.
  • Sostén el estómago y el abdomen al estornudar, y camina recta sin forzar la espalda.
  • Bebe mucho líquido.
  • No levantes objetos pesados.
  • Descansa todo lo posible entre las tomas.

Infección por cesárea y lactancia

Amamantar a tu bebé si tienes una infección debido a una cesárea puede resultar un poco difícil. Una de las mejores posturas para amamantar, en este caso, es la de la sujeción de fútbol. Dobla el codo para sujetar al bebé por un lado. Mientras sostienes su cabeza, acércalo al pecho mientras se apoya en tu antebrazo. Utilizar una almohada mientras haces esto puede darte el apoyo necesario.

La presencia de una infección interna después de una cesárea puede resultar bastante debilitante para una madre que se está recuperando de la operación. Hacer esto, mientras se cuida a un recién nacido, puede ser bastante agotador. El apoyo de tu pareja es extremadamente esencial en esta etapa mientras haces todo lo posible para recuperarte pronto y comenzar el viaje de la maternidad como debe ser. Asegúrate de tomar las precauciones necesarias para que la herida de la cesárea se cure rápidamente y sin dolor.

Artículos relacionados

  1. Parto por cesárea, ¿en qué casos se realiza?
  2. Parto por cesárea ¿Podré estar acompañada?
  3. La cesárea paso a paso. Lo que necesitas saber.
  4. Parto por Cesárea, tiempo de Recuperación y consejos
  5. El cuerpo de la mujer después del parto - Cuidados PosParto

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños