Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

corioamnionitis gestacion

Durante el embarazo pueden surgir complicaciones, algunas de ellas graves.

La corioamnionitis es una de ellas. A veces puede pasar inadvertida, por ese motivo es conveniente que sepamos qué es y cómo podemos detectarla.

Se trata de una infección de las membranas placentarias y del líquido amniótico. Afortunadamente no es frecuente, tan solo se presenta en un 1% de los embarazos. Es más común en partos prematuros. El motivo es que la corioamnionitis puede causar una infección en la sangre de la madre y entonces provocar el parto antes de llegar a término. Igualmente puede causar infección en el feto.

¿Por qué se produce la corioamnionitis?

En el embarazo las membranas son prácticamente impenetrables,  crean una barrera que aisla al feto y lo protege. Pero si se produce cualquier fisura en esas membranas los gérmenes pueden alcanzar el líquido amniótico y ahí se produce la infección. Hay otros factores de riesgo, como la amniocentesis, las transfusiones intrauterinas, los cerclajes uterinos.

Los gérmenes responsables muchas veces se encuentran en la vagina. Por tanto en la mayoría de las ocasiones no se necesita una exposición de riesgo, el problema está en que las membranas y la bolsa de líquido amniótico se fisura.

¿Qué síntomas o signos deben alertarnos de la la corioamnionitis?

  • Fiebre.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca en la madre (y en consecuencia en el feto).
  • Molestias en el útero, en la parte baja del abdomen. Contracciones dolorosas.
  • Pérdida del líquido amniótico.
  • Olor desagradable del líquido amniótico.
  • Leucocitosis materna (>15.000 leucocitos/mm3).

La leucocitosis es posible detectarla en una analítica de rutina. A veces es incluso necesario analizar el líquido amniótico.

El riesgo más importante es la infección en la madre, en el feto, aumento de la mortalidad perinatal, desprendimiento de la placenta, y por supuesto, parto prematuro.

¿Hay tratamiento para la corioamnionitis?

El tratamiento mediante antibióticos se realiza de inmediato. El pronóstico dependerá de lo avanzada que se encuentre la infección y de lo afectado que se encuentre el feto.

Lo más frecuente es inducir el parto para prevenir que la infección se siga extendiendo y complicando. Se favorecerá un parto vaginal para evitar la contaminación de la cavidad peritoneal. Posteriormente se seguirá con el tratamiento antibiótico.

¿Se puede prevenir la corioamnionitis?

Los médicos aconsejan tomar suplementos de cinc en la dieta, evitar el coito en la segunda mitad del embarazo, siempre que se trate de embarazos de riesgo y detectar cualquier infección leve cervicovaginal.Durante el embarazo pueden surgir complicaciones, algunas de ellas graves. La corioamnionitis es una de ellas. A veces puede pasar inadvertida, por ese motivo es conveniente que sepamos qué es y cómo podemos detectarla.

Se trata de una infección de las membranas placentarias y del líquido amniótico. Afortunadamente no es frecuente, tan solo se presenta en un 1% de los embarazos. Es más común en partos prematuros. El motivo es que la corioamnionitis puede causar una infección en la sangre de la madre y entonces provocar el parto antes de llegar a término. Igualmente puede causar infección en el feto.

¿Por qué se produce la corioamnionitis?

En el embarazo las membranas son prácticamente impenetrables,  crean una barrera que aisla al feto y lo protege. Pero si se produce cualquier fisura en esas membranas los gérmenes pueden alcanzar el líquido amniótico y ahí se produce la infección. Hay otros factores de riesgo, como la amniocentesis, las transfusiones intrauterinas, los cerclajes uterinos.

Los gérmenes responsables muchas veces se encuentran en la vagina. Por tanto en la mayoría de las ocasiones no se necesita una exposición de riesgo, el problema está en que las membranas y la bolsa de líquido amniótico se fisura.

¿Qué síntomas o signos deben alertarnos de la la corioamnionitis?

  • Fiebre.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca en la madre (y en consecuencia en el feto).
  • Molestias en el útero, en la parte baja del abdomen. Contracciones dolorosas.
  • Pérdida del líquido amniótico.
  • Olor desagradable del líquido amniótico.
  • Leucocitosis materna (>15.000 leucocitos/mm3).

La leucocitosis es posible detectarla en una analítica de rutina. A veces es incluso necesario analizar el líquido amniótico.

El riesgo más importante es la infección en la madre, en el feto, aumento de la mortalidad perinatal, desprendimiento de la placenta, y por supuesto, parto prematuro.

¿Hay tratamiento para la corioamnionitis?

El tratamiento mediante antibióticos se realiza de inmediato. El pronóstico dependerá de lo avanzada que se encuentre la infección y de lo afectado que se encuentre el feto.

Lo más frecuente es inducir el parto para prevenir que la infección se siga extendiendo y complicando. Se favorecerá un parto vaginal para evitar la contaminación de la cavidad peritoneal. Posteriormente se seguirá con el tratamiento antibiótico.

¿Se puede prevenir la corioamnionitis?

Los médicos aconsejan tomar suplementos de cinc en la dieta, evitar el coito en la segunda mitad del embarazo, siempre que se trate de embarazos de riesgo y detectar cualquier infección leve cervicovaginal.