¿Puede una mujer embarazada comer mantequilla? embarazo

¿Pueden las mujeres embarazadas comer mantequilla?

La mantequilla es uno de esos alimentos que parecen ser obvios desde el punto de vista de la seguridad. Sin embargo, no todas las mantequillas son iguales, y hay algunos ingredientes que requieren cierta consideración.

Los beneficios de comer mantequilla durante el embarazo

La mantequilla contiene varios nutrientes que son beneficiosos para las futuras mamás.

La mantequilla contiene una modesta cantidad de calcio (unos 3 mg por cucharada), que ayuda a proteger contra la osteoporosis y es vital para unos huesos fuertes. El calcio también es importante para el desarrollo del esqueleto del feto.

La mantequilla también es una buena fuente de vitamina K, una vitamina esencial durante el embarazo, ya que previene las hemorragias en los recién nacidos.

La mantequilla también es una fuente de magnesio, que ayuda al corazón y los músculos, y de potasio, que es importante para el desarrollo del sistema nervioso central del feto.

Sin embargo, el consumo de mantequilla durante el embarazo tiene sus inconvenientes si no se consume con moderación. El mayor es que tiene un alto contenido en grasas saturadas y calorías.

Otra preocupación es que el consumo de grandes cantidades de mantequilla aumenta el número de calorías que consumes, lo que podría provocar un aumento de peso no deseado durante el embarazo.

Mantequilla salada o sin sal durante el embarazo

A la hora de elegir entre mantequilla salada y sin sal, lo único que hay que tener en cuenta es qué sabor prefieres, a no ser que estés vigilando tu consumo de sodio, en cuyo caso deberías elegir la sin sal.

Mantequilla pasteurizada y no pasteurizada durante el embarazo

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista de nacimiento bebe 

Una de las cosas que debes tener en cuenta es la mantequilla sin pasteurizar, que debe evitarse porque podría contener bacterias que podrían provocar una intoxicación alimentaria. Si estás embarazada y te preocupa la seguridad alimentaria, lo mejor es que evites los lácteos no pasteurizados, y esto incluye la mantequilla. Comprueba la etiqueta antes de comprarla.

Si se calienta, la mantequilla sin pasteurizar se puede consumir con seguridad, así que si se utiliza para hornear o cocinar, por ejemplo, no debería pasar nada.

Si sólo se unta en una tostada caliente o en un panecillo, la temperatura no será lo suficientemente alta como para matar posibles bacterias, por lo que la mantequilla cruda sin pasteurizar sólo es segura si se calienta hasta que esté caliente, a unos 74ºC este es el nivel de temperatura que alcanzan las mantequillas comerciales cuando se pasteurizan.

¿Puedo comer margarina durante el embarazo?

Podrías pensar que la mantequilla y la margarina son bastante similares, pero no lo son. La margarina suele contener grasas trans, que son malas para la salud. Las grasas trans aumentan los niveles de colesterol LDL y reducen los niveles de colesterol HDL, lo que puede repercutir en la salud del corazón. En general la margarina no es recomendable en ningún caso.

¿Cuál es la mejor mantequilla para comer durante el embarazo?

La mayoría de las mantequillas pasteurizadas son buenas si se consumen con moderación y forman parte de una dieta equilibrada durante el embarazo; no hay ninguna que sea la mejor, es sólo cuestión de gustos. Lo único que hay que recordar es que no hay que consumirla en exceso, ni con demasiada frecuencia, debido a su alto contenido en calorías y grasas.

⇒ Alimentos que se deben evitar cuando se está Embarazada

⇒ Â¿Cómo y qué comer durante el embarazo?

⇒ 13 Recetas de postres para el embarazo

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.