¬ŅPor qu√© mi beb√© se retuerce durante la lactancia?

Las madres primerizas suelen analizar cada movimiento que hace su peque√Īo, por lo que si su beb√© se retuerce mientras lo amamanta la mayor√≠a de las madres lo ver√°n como un motivo de preocupaci√≥n.

Hay varias razones por las que un bebé se comporta así, desde el cansancio hasta la sensibilidad a los alimentos y las posiciones de lactancia incómodas que provocan un mal agarre y un bebé inquieto.

Por supuesto, no todos los meneos son motivo de preocupación, pero ciertos errores cometidos durante los primeros meses de lactancia y otras cuestiones relacionadas con ella pueden dar lugar a problemas tanto para la madre como para el bebé.

Algunos de los problemas más comunes son la mastitis, la escasa producción de leche, el dolor de pezones, etc.

Sigue leyendo para descubrir más sobre el retorcimiento del bebé durante la lactancia y lo que puedes hacer para ayudar a tu bebé a mamar con facilidad.

Razones por las que tu bebé se retuerce durante la lactancia

Retorcerse es una reacci√≥n completamente natural que es com√ļn entre los ni√Īos sanos en ciertas fases del desarrollo.

Sin embargo, los bebés pueden retorcerse durante la hora de la lactancia por varias razones, así que vamos a ver algunas de las más comunes:

Reflejo de bajada lento

Esta es una de las razones más frecuentes por las que tu bebé se retuerce durante la lactancia.

Imagina que alguien te quita la comida justo cuando empiezas a comer: así es como se sienten los bebés cuando el flujo de leche disminuye.

La lactancia materna consiste en seguir una pauta determinada, lo que puede provocar un malestar ocasional.

Puede haber varias bajadas de leche durante una sesión de lactancia, a las que sigue un flujo lento de leche.

Esto puede resultar bastante irritante para el bebé, por lo que empezará a quejarse para intentar sacar más leche del pecho.

En realidad, el bebé es el que establece la oferta y la demanda de leche materna mediante la extracción de más leche.

Cuanto más se esfuerce, más leche tendrás, lo que se traducirá en un bebé más feliz que no se retuerce durante la sesión de alimentación.

Retorcerse es una reacción completamente natural cuando el bebé no está satisfecho con la cantidad de leche que recibe, y puede solucionarse fácilmente.

Por ejemplo, puedes ayudar a tu peque√Īo aplicando presi√≥n en el pecho para estimular el flujo de leche, lo que tambi√©n se conoce como compresi√≥n mamaria, y hacer un suave masaje durante la lactancia.

Notar√°s lo tranquila que se pone tu peque√Īo en cuanto recibe suficiente leche sin tener que esforzarse demasiado para conseguirla.

Cambiar de lado durante la lactancia es un buen método para reducir los retortijones, ya que aumentará la producción de leche en ambos pechos y tu bebé estará lleno y feliz.

Reflejo de bajada r√°pido

Aunque un flujo más rápido de leche materna es deseable, puede llegar a ser demasiado rápido, lo que podría dar lugar a que tu bebé se queje y se retuerza porque no puede respirar correctamente.

Un flujo de leche rápido puede no ser un problema para la mayoría de los bebés, pero hay ciertas excepciones, especialmente en el caso de una bajada de leche fuerte.

Un bebé puede sentirse abrumado por una bajada de leche extremadamente rápida, y la mejor forma de reconocerlo es fijarse en la rapidez con la que el bebé traga la leche durante los primeros minutos de la toma.

Si el beb√© traga r√°pidamente y empieza a retorcerse, es una clara se√Īal de que la bajada de la leche es demasiado r√°pida para √©l.

Además, algunas madres dicen tener una sensación de hormigueo durante los primeros minutos, mientras que otras lo describen como una experiencia más dolorosa, como una sensación de pinchazo.

Las madres que tienen un exceso de leche materna (hiperlactancia) son propensas a un reflejo de bajada rápida, que afecta directamente al bebé y provoca

  • Retorcerse y estar inquieto
  • Llanto
  • Gases atrapados
  • El beb√© rechaza el pecho
  • Regurgitaci√≥n
  • C√≥licos

Cuando el beb√© come demasiado deprisa y sigue alej√°ndose del pecho, puede tragar algo de aire que puede formar una burbuja de aire en el est√≥mago de tu peque√Īo.

Esto puede provocar gases, o incluso cólicos, que pueden ser motivo de retorcimiento.

La mejor manera de evitar los gases dolorosos es hacer que eructe al menos una vez despu√©s de amamantar, porque el eructo elimina el exceso de aire del sistema y ayuda a que el beb√© est√© m√°s c√≥modo. ‚áí ¬ŅCon qu√© frecuencia debe eructar el beb√© durante las tomas?

Ritmo de crecimiento

Las madres primerizas suelen analizar cada peque√Īo detalle de sus beb√©s, incluidos sus movimientos, su llanto y sus expresiones faciales.

Los brotes de crecimiento pueden causar cierta confusión y preocupación entre los padres, aunque se trata de procesos completamente naturales.

Durante estos periodos, tu peque√Īo experimenta cambios significativos, por lo que es posible que notes algunas alteraciones f√≠sicas en el crecimiento o el tama√Īo del cuerpo y una mayor capacidad de atenci√≥n y curiosidad por el mundo que le rodea.

Es posible que tu bebé empiece a retorcerse incluso durante una sesión de alimentación porque no puede concentrarse completamente en ella.

Querr√° mirarlo todo y reaccionar a cada voz o ruido que oiga.

La inquietud no siempre es un signo de algo malo, a veces se trata simplemente de la curiosidad del bebé por explorar el mundo que le rodea y de su reticencia a tomar el pecho durante mucho tiempo.

En estos casos, la mejor manera de evitar que tu peque√Īo se retuerza durante la lactancia es dejar que se alimente cuando quiera y durante el tiempo que desee.

Es posible que esto provoque algunos cambios menores en el horario de alimentación, pero el bebé no tardará demasiado en volver a adaptarse a su antiguo horario.

Bebé cansado

Cuando un bebé empieza a llorar, los padres empiezan a buscar inmediatamente las posibles causas, sobre todo porque los bebés nunca lloran sin motivo.

Lo mismo ocurre con los bebés que se retuercen mientras se les da de comer: siempre hay una razón para que el bebé se comporte así.

Cuando los beb√©s lloran, los padres lo intentan todo, desde el cambio de pa√Īales hasta la alimentaci√≥n del peque√Īo, pero a veces lo √ļnico que necesitan es descansar.

Si notas que tu bebé no para de tocarse la cara o de frotarse los ojos o la nariz, es posible que no tenga hambre.

Si sigue repitiendo estos movimientos mientras le das de comer, significa que no le apetece mucho la leche materna y que, en cambio, quiere echarse una siesta.

Puedes intentar alimentar a tu bebé para que se duerma, no hay nada malo en ello, pero sólo si tu bebé no sufre de reflujo.

Sin embargo, algunos bebés no son muy aficionados a ser amamantados para dormir y se ponen inquietos y molestos con el pecho.

Si el beb√© sigue rechazando el pecho o se retuerce, es hora de buscar otra forma de ayudarle a conciliar el sue√Īo.

Tama√Īo del pecho

La mayoría de las madres notan una cierta diferencia entre el pecho izquierdo y el derecho, especialmente durante la etapa de lactancia.

Sin embargo, no somos las √ļnicas que vemos la diferencia entre ellos.

Tu beb√© aprender√° cu√°l es el pecho m√°s grande y con m√°s volumen, por lo que puede empezar a rechazar el m√°s peque√Īo.

Si los pechos desiguales no te molestan est√©ticamente, puedes seguir usando el pecho que prefiere tu beb√©, no le har√° ning√ļn da√Īo y probablemente se quejar√° mucho menos.

Algunas madres intentan igualarlos al m√°ximo durante el periodo de lactancia extrayendo la leche despu√©s de cada toma (por si el beb√© rechaza el pecho de menor tama√Īo).

Si est√°s dispuesta a seguir amamantando a tu beb√© por ambos lados, puedes hacerlo ofreci√©ndole primero el pecho de menor tama√Īo.

Sin embargo, si el beb√© se retuerce al amamantarlo por el lado m√°s peque√Īo, tal vez sea mejor cambiar al pecho m√°s lleno y extraer la leche del otro, o simplemente dejar de amamantarlo por ese pecho y seguir usando el otro.

Posible infección o dolor

Cualquier tipo de dolor puede ser causa de gran malestar para personas de todas las edades. Sin embargo, los adultos pueden hablar y expresar cómo se sienten, pero los bebés no, al menos no de la forma habitual.

Por eso las madres suelen analizar cada movimiento de su beb√© para ver cualquier posible se√Īal de que algo no va bien.

Por desgracia, si el bebé se retuerce mientras se le da el pecho, hay muchas posibilidades de que sienta dolor.

Una de las causas más frecuentes es una infección de oído.

Muchos beb√©s pasan por esta infecci√≥n durante el periodo de lactancia, as√≠ que no es de extra√Īar que tambi√©n le ocurra a tu peque√Īo.

Si de repente empieza a retorcerse cada vez que le das de comer de un lado, podría ser un signo de infección de oído.

Otros signos de una infección de oído son:

  • Tirones de orejas
  • Fiebre
  • Llanto
  • Dificultad para o√≠r
  • Secreci√≥n excesiva del o√≠do
  • Problemas para dormir

Prueba a cambiar de lado y comprueba cu√°l es el lado que provoca el malestar. Si este comportamiento se repite cada vez que das de comer a tu hijo, lo mejor es que llames a tu pediatra.

Candidiasis bucal

La mayoría de los bebés alimentados con leche materna sufren candidiasis en la lengua al menos una vez durante el periodo de lactancia.

Este tipo de infecci√≥n es un problema tanto para la madre como para su hijo, ya que puede causar da√Īos en el pez√≥n.

B√°sicamente, la candidiasis es una acumulaci√≥n blanca de una infecci√≥n f√ļngica conocida como candida albicans.

La mayoría de las mujeres confunden la candidiasis con residuos de leche y no reaccionan hasta que la infección se traslada al pecho o el bebé muestra signos evidentes de malestar durante la toma.

La candidiasis puede hacer que el bebé se ponga nervioso e irritado, por lo que puede estar inquieto durante la hora de la toma.

La mejor manera de solucionar esta infección es llevar al bebé al pediatra, que te dará más instrucciones.

Posición incómoda

La posición de amamantamiento es uno de los aspectos más importantes para el éxito de la lactancia, tanto para las madres como para sus bebés.

Los bebés ya saben cómo amamantar con éxito y estas "habilidades" se ven reforzadas por el contacto piel con piel entre la madre y su bebé amamantado.

Sin embargo, el instinto del bebé no le ayuda a agarrarse correctamente, sobre todo si no está bien colocado.

La mayoría de las madres primerizas no son conscientes de este problema de posición, que también puede causar grietas o dolor en los pezones, mastitis y molestias.

Suelen relacionar estos problemas con la falta de leche o con una leche materna de baja calidad, lo cual es un mito: la leche materna satisface todas las necesidades del bebé, especialmente durante los primeros seis meses de vida.

Una posici√≥n correcta para amamantar a tu peque√Īo le permitir√° alimentarse de forma eficiente y desarrollarse de la manera m√°s saludable, y tambi√©n salvar√° tus pezones.

Existen algunas pautas generales sobre la posici√≥n correcta para amamantar, pero la clave es asegurarse de que tanto t√ļ como el beb√© os sint√°is c√≥modos.

Cuando le des el pecho a tu peque√Īo, aseg√ļrate de que al menos un cent√≠metro de la areola (y no s√≥lo el pez√≥n) est√© en la boca del beb√©.

Si notas que tu bebé mama con eficacia, sin retorcerse ni llorar, y que tus pezones no están doloridos ni agrietados, enhorabuena, has encontrado la posición perfecta para alimentarlo.

Aunque un beb√© reci√©n nacido no puede hablar, puede se√Īalar cuando algo no va bien retorci√©ndose y retorci√©ndose, especialmente durante la hora de comer.

Sin embargo, si el beb√© suele mamar sin problemas y de repente empieza a tener este tipo de comportamiento, es posible que haya otro problema, como un pa√Īal mojado, un dolor repentino o una infecci√≥n, pero esto no significa que debas renunciar a la lactancia por completo.

Muchos padres cambian a la alimentación con biberón debido a ideas erróneas sobre la lactancia, como pensar que el dolor de pezones sólo puede resolverse cambiando al uso del biberón, o que un comienzo difícil de la lactancia significa que la madre no podrá amamantar a su hijo en absoluto.

Por supuesto, el biber√≥n es m√°s que aceptable como sustituto ocasional de la teta, pero si una madre quiere y puede dar el pecho es sin duda una de las mejores opciones para ella y su peque√Īo.

Si el agarre se vuelve doloroso o incómodo y el bebé se retuerce mientras se le da el pecho, es el momento de cambiar de posición hasta encontrar la que mejor funcione para ti y para tu bebé.

No obstante, si tienes alguna duda respecto a la lactancia de tu bebé y al proceso de amamantamiento en general, siempre puedes hablar con un asesor de lactancia y obtener un consejo profesional.

Dentición

Si alguna vez te han dolido las muelas o te han dolido las enc√≠as, seguro que lo √ļltimo en lo que has pensado es en la comida.

Pues bien, las enc√≠as doloridas son igualmente dolorosas para los beb√©s, por lo que no es de extra√Īar que tu beb√© se retuerza mientras le das el pecho.

Puede que incluso rechace la lactancia durante este periodo, lo cual es completamente natural y no debería ser motivo de preocupación.

Aunque algunas personas afirman que el bebé debe pasar al biberón durante este periodo, en realidad es todo lo contrario.

No hay mejor momento para amamantar a un ni√Īo que durante estas fases, porque nada puede compararse a la cercan√≠a de la madre y a la preciosa leche materna.

La mamá es el principal chupete para el bebé, y aunque éste se retuerza por las molestias de la dentición, debes intentar seguir dándole el pecho a través de ella.

Adem√°s, puedes ofrecer a tu peque√Īo otro tipo de remedio para la dentici√≥n: juguetes para la dentici√≥n enfriados en el congelador. ‚áí Helado de leche materna para la dentici√≥n del beb√©

Esta es una buena forma de aliviar el dolor de los beb√©s que a√ļn son demasiado peque√Īos para los alimentos s√≥lidos.

Ten en cuenta que la dentici√≥n no es una raz√≥n para dejar de amamantar, sino un peque√Īo bache en el camino.

Tiempo de juego

Los padres suelen subestimar las capacidades de su bebé y no son conscientes de las cosas que puede hacer durante sus primeros meses de vida.

Casi todos los meses suponen un gran hito en el desarrollo del bebé durante sus primeros seis meses de vida.

El bebé empieza a rodar, a hacer ruidos, a observar el mundo que le rodea, a sonreír y a jugar.

El bebé también puede intentar jugar durante las sesiones de lactancia, por lo que es posible que notes que se retuerce, se contonea o incluso da patadas mientras se alimenta.

Aunque no es un gran problema en sí mismo, si crees que tu hijo no está tomando suficiente leche puedes minimizar las distracciones durante la toma.

Por ejemplo, puedes ir a una habitación en la que no haya televisión, voces de otras personas o luces fuertes.

Adem√°s, aseg√ļrate de cubrirte el otro pecho para evitar que el beb√© te retuerza el otro pez√≥n mientras le das el pecho.

Otras razones por las que tu bebé se retuerce mientras le das el pecho

Hay otras razones por las que tu bebé se retuerce durante la lactancia, que están profundamente relacionadas con ciertos procesos que están ocurriendo en tu cuerpo.

Estas son las razones más comunes por las que tu bebé puede retorcerse o rechazar el pecho:

Cambios hormonales durante el ciclo menstrual

En primer lugar, la lactancia es completamente segura durante todas las etapas del ciclo menstrual y la leche sigue siendo lo suficientemente nutritiva para el desarrollo saludable de tu bebé.

Sin embargo, algunas hormonas sufren cambios durante este ciclo. Estos cambios pueden afectar al sabor de la leche materna y hacerla menos dulce, es decir, m√°s salada.

Por ejemplo, la ovulación puede provocar un aumento del cloruro y del sodio, así como un descenso de los niveles de potasio y lactosa en la leche materna.

Pero eso no implica que tu leche materna no sea lo suficientemente buena para tu bebé.

Por lo tanto, se recomienda encarecidamente seguir amamantando al beb√© durante este periodo, ya que es beneficioso tanto para la madre como para el ni√Īo.

Embarazo

Los cambios hormonales en el cuerpo de la mujer durante el embarazo pueden dar lugar a un sabor diferente de la leche materna. A algunos bebés no les gusta el cambio y pueden retorcerse como consecuencia, pero otros no.

Si tu embarazo es la causa de que el beb√© se retuerza, ¬°seguro que lo descubrir√°s tarde o temprano! ‚áí Lactancia Materna durante el Embarazo

Medicamentos

Algunos medicamentos pueden disolverse fácilmente en la leche materna y cambiar su sabor, el volumen de producción de leche o su color.

Los antihistamínicos, los medicamentos para la hipertensión, los diuréticos y los descongestionantes suelen provocar cambios en el sabor, el volumen y el color de la leche.

Si tienes que utilizar ciertos medicamentos durante el periodo de lactancia, aseg√ļrate de consultar con tu m√©dico o con un consultor de lactancia certificado si el tratamiento es compatible con la lactancia.

Para concluir

La mayoría de las razones por las que los bebés se retuercen durante la lactancia no son motivo de gran preocupación, pero si el bebé muestra signos de dolor intenso o incomodidad durante la alimentación, puedes consultar con un pediatra o un asesor de lactancia para asegurarte de que todo está bien.

Recuerda anotar cualquier otro cambio que hayas notado en el comportamiento de tu bebé (si lo hay), ya que esto ayudará a los profesionales sanitarios a darte consejos más precisos.

Tambi√©n te puede interesar leer: 

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!