Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

candidiasis oral

¿Qué es la candidiasis oral?

Es una infección leve de la boca causada por hongos y con aspecto de placas blanquecinas, que pueden aparecer en la lengua, en el paladar y en la parte interna de las mejillas.

Afecta principalmente a niños menores de dos años. Es muy común en el primer año de vida y generalmente no es algo de lo que preocuparse.

Los síntomas de la candidiasis oral pueden incluir una o más manchas blancas o parches en la boca y la lengua del bebé y alrededor de la misma.

Estos pueden verse de color blanco o crema, como la cuajada o el requesón. También pueden unirse para hacer placas más grandes. Pueden aparecer:

  • En las encías de tu bebé
  • En su lengua
  • En el techo de la boca (paladar)
  • Dentro de sus mejillas.

A diferencia de los trozos de leche, los parches no se lavan ni se quitan fácilmente. El tejido debajo será rojo y crudo. También puede sangrar un poco. Las placas no suelen molestar al bebé. Pero si están doloridos, podrá estar reacio a alimentarse.

Otros signos y síntomas de candidiasis oral en bebés son:

  • Brillo blanquecino en la saliva.
  • Inquietud mientras se alimenta.
  • Rechazo del pecho.
  • Poco aumento de peso.
  • Erupción roja en la zona del pañal.
  • Algunos bebés pueden salivar más de lo normal.

El tratamiento de la candidiasis oral en los bebés

Por lo general se soluciona en pocos días en pocos días y sin necesidad de tratamiento. Si los síntomas persisten o son particularmente molestos, consulta con el médico. Existen varios geles antifúngicos o gotas que pueden tratarlo. Pero es muy importante que sea indicado por el pediatra, ya que algunos no son adecuados para bebés muy pequeños.

Si el bebé está siendo amamantando, es posible que los pezones de la madre deban ser tratados al mismo tiempo que el bebé para evitar que la infección pase de un lado a otro.

¿Por qué mi bebé tiene candidiasis oral?

La candidiasis oral es causada por una cepa de hongo de la levadura llamada 'Candida albicans', que vive en la piel, en el intestino y dentro de la boca de la mayoría de las personas. Por lo general, no causa síntomas, pero puede causar una infección en personas con un sistema inmune debilitado. Cuando crece demasiado, se produce candidiasis oral. Como el sistema inmunitario de los recién nacidos aún se está desarrollando, son más vulnerables a las infecciones.

La candidiasis oral es una afección común que afecta a alrededor de 1 de cada 20 bebés. Es más común en bebés de alrededor de cuatro semanas de edad, aunque los bebés mayores también pueden tenerlo. Los bebés prematuros (bebés que nacen antes de las 37 semanas) tienen un mayor riesgo de desarrollar aftas orales.

Candidiasis oral y amamantamiento

Si el bebé tiene candidiasis oral y lo estás amamantando, es posible que te pase la infección afectando a tus pezones (candidiasis mamaria).

Los síntomas pueden ser:

  • Dolor mientras alimentas al bebé, e incluso al terminar la toma.
  • Pezones agrietados, escamosos o sensibles y areola.
  • Areola roja y/o brillante.
  • Sensaciones de dolor punzante, ardor o picazón en uno o ambos senos, durante y después de las tomas.
  • También es posible que no tengas síntomas de infección. Los síntomas no incluyen fiebre o enrojecimiento de los senos. Sin embargo, esto pueden ser síntomas de mastitis (inflamación de los senos).

Es más probable que el bebé te pase una infección por candidiasis oral si has tenido:

  • Agrietados los pezones porque el bebé no estaba colocado correctamente al alimentarse.
  • También puede ser más probable si has estado tomando antibióticos.

Una infección por candidiasis oral en el pezón es difícil de diagnosticar porque:

  • Es posible que no tengas síntomas, incluso si se confirma que el bebé lo tiene.
  • Los síntomas que tienes también se pueden encontrar en otras condiciones. Por ejemplo, el dolor en los pezones también podría ser causado por una infección bacteriana.

Sin embargo, si tus pezones están doloridos o agrietados, la causa más probable es que tu bebé no se esté agarrando correctamente al pecho.

¿Necesitaré tratamiento?

Si no tienes síntomas, es poco probable que necesites tratamiento, incluso si se confirma que el bebé lo tiene. Sin embargo, es posible que los pezones deban tratarse al mismo tiempo que el bebé para evitar que la infección pase de un lado a otro.

Si tienes síntomas o si la infección está causando problemas con la alimentación, el médico podrá recetarte un tratamiento, sigue todas sus indicaciones.

 

Aquí puedes leer más artículos sobre la salud infantil