Alergias en lactantes

¿Puede un bebé amamantado, tener una alergia o intolerancia a las proteínas de la leche de vaca?

Las proteínas de la leche de vaca pueden pasar a la leche de la madre y llegar al bebé.

Cuando hay intolerancia los síntomas pueden ser diarreas, llanto, eccemas, fisuras anales, cólicos y dolor abdominal.

Tanto la alergia como la intolerancia podrían aparecer si al bebé amamantado se le da alguna toma de fórmula artificial o cuando la madre toma lácteos.

Recuerda que puedes obtener calcio comiendo (frutos secos, anchoas, lentejas, soja, sardinas en aceite, almejas, marisco, calamares, pescado y carne) así que no es necesario que tomes muchos lácteos para producir más cantidad de leche y para mantener tus huesos sanos.

Alergias en lactantes

Si sospechas que tu bebé (amamantado) tiene síntomas causados por una intolerancia puedes suprimir por completo las proteínas lácteas de tu dieta y al hacerlo suele haber una gran mejora. En muchos bebés se vuelven a repetir los síntomas nada más volver a introducir los lácteos en la dieta materna, pero por lo general sobre los 18/24 meses suelen desaparecer.

Para disminuir el riesgo de enfermedades alérgicas mantén la lactancia materna exclusiva 6 meses y evita introducir leche de vaca y derivados lácteos antes de los 12 meses de edad en bebés que tengan antecedentes familiares de primer grado.

Un bebé que toma leche materna puede tener una alergia o una reacción después de que la madre tome ciertos alimentos o ingiera ciertas bebidas (por ejemplo, debido a los alergenos comunes que están presentes en la leche de vaca, los huevos, las nueces, los cacahuetes, y demás). Éstos son algunos de los síntomas que podría manifestar el bebé, derivados de esa reacción:

  • Eliminar algo de leche o vomitar constantemente.
  • dolor abdominal (cuando tiene muchos gases y/o flexiona las piernas a causa del dolor).
  • deposiciones sangrantes, floja, frecuentes y/o mucosas.
  • erupción o hinchazón.
  • dificultad al respirar.

Si el niño tiene cualquier problema al respirar o se le hincha la cara, acude al médico inmediatamente. Si piensas que el bebé ha tenido una alergia o reacción, consulta con el pediatra y evita comer o beber aquellas cosas que el bebé parece no poder tolerar. También puede ser una buena idea llevar un registro preciso de lo que comes y bebes cada día, además de cualquier reacción que el bebé pueda tener. Esto podría ayudar a establecer con exactitud cuál es el alimento o los alimentos que están causando el problema.

También te interesa leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!