Qué comer si das el pecho, lactancia

Lo que has comido durante el embarazo ha tenido un impacto notable en tu salud y en la del bebé. Lo que comes mientras amamantas también cuenta. Después de tantos consejos de todas partes, ¿no estás segura de qué comer en el período de lactancia? Aquí hay algunas pautas para una mejor nutrición.

Regla número 1: alimentación saludable

Todo lo que la madre come va a su leche y se lo pasará a su bebé. Por lo tanto, es esencial equilibrar el contenido de tu plato. El desarrollo de tu bebé depende de ello. Las comidas diarias deben incluir 5 frutas y verduras frescas repartidas a lo largo del día. Lo ideal sería que el menú también incluyera alimentos con almidón, como pan integral y proteínas de carnes magras o legumbres. Si la madre no es intolerante, puede tomar productos lácteos (queso, leche y yogur). Si tiene una intolerancia, las bebidas vegetales son una excelente opción (leche de soja, avena o arroz). Si es necesario, toma un suplemento de vitamina D.

¿Una mujer que está amamantando tiene que comer más de lo habitual?

Apenas o nada. Sí, producir leche requiere energía, pero no es cuestión de comer por dos. El cuerpo funciona mejor: utiliza los nutrientes de manera óptima y todo está adaptado para que la madre pueda proporcionar suficiente leche sin comer más. No hay reglas, basta con que la madre siga su hambre.

¿Puede la lactancia materna provocar deficiencias?

Las únicas deficiencias peligrosas reconocidas conciernen a las vegetarianas estrictas. En este caso existe un riesgo de deficiencia de vitamina B12 y es útil complementarla. En el caso de una dieta equilibrada, no hay necesidad de un suplemento vitamínico excepto quizás un poco de hierro. â‡’ Más información en: Â¿Es compatible la dieta vegana o vegetariana con la lactancia?

Alimentación durante la lactancia: beber lo suficiente

El estreñimiento es uno de los problemas comunes de las madres que amamantan. Ya durante el embarazo, las hormonas han ayudado a retrasar el tránsito. El período posparto no siempre mejora la situación. Para remediar este problema de la mejor manera posible, es esencial beber mucho, tanto más cuanto que la acumulación de leche es responsable de una gran necesidad de agua. Así que ten a mano una botella de agua y bebe entre comidas. También puedes optar por caldos e infusiones.

Alimentación durante la lactancia: alimentos a evitar

Te preguntas si hay alguna restricción dietética específica para el período de lactancia. Aquí están:

- El alcohol en todas sus formas. Aunque se dice que el alcohol no va a la leche, puede afectar negativamente el sabor y el olor de la leche materna. El alcohol también es responsable de las alteraciones del sueño en los niños pequeños. â‡’ Más información en: El alcohol y la lactancia materna: ¿Cuáles son los peligros?

- Atún o pez espada. Como todos los grandes peces marinos, el atún y el pez espada contienen mercurio, a veces en altos niveles. El mercurio interferirá con el desarrollo del niño. â‡’ Más información en: El mercurio durante el embarazo y Recomendaciones sobre el consumo de pescado en niños

- Bebidas con cafeína. El café, el té u otras bebidas energéticas de cola no deben estar en tu menú mientras estés amamantando. 

¿Qué alimentos promueven la producción de leche?

¿Hay alimentos que te hacen producir más leche? No hay una respuesta científica a esta pregunta porque nunca se ha hecho ningún estudio, excepto sobre la malta. Sin embargo, este es un estudio belga que nunca ha sido revisado. Así que no sabemos científicamente cuales son los alimentos galactógenos. En todas las culturas, hay alimentos considerados galactogénicos.

Si sientes que no estás produciendo suficiente leche, toma nota de estos ocho alimentos que podrían ayudarte a producir más leche con un sabor particular: â‡’ Más información en: Â¿Cómo puedo aumentar la producción de leche?

1. Avena

La avena, consumida con leche o yogur para el desayuno, ayuda a iniciar la producción de leche. Te da energía para toda la mañana, aunque la lactancia sea a veces agotadora. Además de los carbohidratos y la fibra de buena cantidad, la avena también contiene hierro, elemento esencial para el trabajo de las glándulas mamarias. También ayuda a regular el colesterol en el cuerpo y por lo tanto la presión arterial.

2. Ajo

Aunque es criticado por aquellos que no aprecian su fuerte olor, el ajo es una planta con virtudes lactágenas. Ayuda a aumentar la producción de leche materna al ser consumida en preparaciones culinarias comunes: sopas, verduras...

3. Zanahorias y remolacha

Estas verduras son conocidas por su contenido en betacaroteno, azúcar y potasio. Los nutrientes de las zanahorias y las remolachas estimulan el crecimiento infantil. Apoyan la dieta de la madre durante la lactancia, ya que su efecto supresor del apetito se fortalece sin causar que la madre gane peso extra.

4. Hinojo

Para completar la dieta de la madre mientras amamanta, piensa en las semillas de hinojo. Las semillas de hinojo son verdaderos productos galactógenos que favorecen la digestión y previenen los cólicos.

5. Frutas secas

Las pasas, los higos, los dátiles, todos los frutos secos contienen antioxidantes en grandes cantidades y estimulan la producción de leche materna.

6. Jengibre

El jengibre, rallado o cortado en pequeños trozos, encaja perfectamente en muchas recetas. Ya durante el embarazo, era uno de los alimentos recomendados para combatir las náuseas. Para integrarlo en la dieta de la madre mientras se amamanta, se puede tomar como una infusión.

7. Comino

Las semillas de comino son una de las especias que se utilizan en la vida cotidiana y contribuyen al suministro de leche gracias a su alto contenido en hierro. También mejoran la digestión, regulan el tránsito, alivian la acidez y combaten las flatulencias.

8. Canela

La canela aporta ventajas en la dieta de la madre lactante, no sólo por el aumento de la producción, sino también por el sabor especial que da.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!