El sistema digestivo durante el embarazo

El sistema digestivo es básicamente un tubo largo, que va desde la boca hasta el ano, y que se estrecha y ensancha en determinados puntos, con algunos órganos adicionales, el hígado, el páncreas y la vesícula biliar, que procesan, almacenan y/o suministran sustancias al organismo. Desde la boca, los alimentos pasan por el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso (también llamado colon), cuyo final, el recto, conduce al ano.

Durante el embarazo se producen algunos fenómenos que provocan cambios en el funcionamiento del aparato digestivo. En primer lugar, tus necesidades calóricas aumentan, ya que debes alimentar al embrión/feto en crecimiento, por lo que ingieres cantidades de comida moderadamente mayores que cuando no estás embarazada. Además, al crecer el útero dentro de la cavidad abdominopélvica, aumenta la presión sobre los órganos digestivos a medida que avanza el embarazo. Además, el embarazo conlleva cambios hormonales drásticos y el sistema digestivo se ve notablemente afectado.

Las hormonas afectan a tu sistema digestivo durante todo el embarazo y, en consecuencia, sus efectos comienzan antes que los del útero en crecimiento. En general, los cambios hormonales ralentizan el movimiento de los alimentos a través del tracto gastrointestinal, el segmento del largo tubo del sistema digestivo que comienza con el estómago y termina con el recto, la parte final del colon. Esta ralentización proporciona un tiempo extra para la absorción de nutrientes desde el intestino delgado, pero puede provocar o agravar el estreñimiento, que se agrava aún más cuando el útero ejerce presión sobre varias partes del intestino. Relacionado con el aumento del estreñimiento, el síndrome del intestino irritable (SII) también puede surgir o empeorar durante el embarazo. Las anomalías que provocan el SII también incluyen la intolerancia a ciertos tipos de carbohidratos, a menudo debido a una deficiencia de las enzimas necesarias para descomponer la sustancia concreta. Las anomalías también incluyen la ansiedad y otros trastornos del comportamiento similares que hacen que el nerviosismo sea un factor desencadenante de un ataque de SII. En todos los casos, el SII se caracteriza por dolor abdominal y hábitos intestinales alterados o imprevisibles, como diarrea y estreñimiento.

La tendencia de los alimentos a permanecer más tiempo en el estómago antes de vaciarse en el intestino delgado, y a permanecer más tiempo en el intestino delgado, también provoca náuseas y vómitos, que también se ven afectados directamente por las hormonas. Las náuseas y los vómitos son muy frecuentes en el embarazo y suelen remitir durante la última mitad del mismo. Sin embargo, un pequeño número de mujeres embarazadas sufre una afección más grave denominada hiperémesis gravídica (HG), que presenta náuseas y vómitos graves, así como pérdida de peso y alteración de los electrolitos, a menudo con deshidratación. No es lo mismo que las náuseas y vómitos normales del embarazo y está relacionada con problemas en el hígado. Las mujeres que padecen HG pueden desarrollar deficiencias de nutrientes como la vitamina B1 (tiamina). En algunos casos, la HG puede provocar una grave anomalía cerebral denominada encefalopatía de Wernicke, que se caracteriza por el cansancio y la confusión, la disminución de los reflejos y los problemas de movimiento, incluido el de los ojos. Si se reconoce a tiempo se trata fácilmente con tiamina. La HG también puede provocar deficiencias de vitaminas liposolubles, como la vitamina K, que es importante para la coagulación de la sangre, por lo que su deficiencia puede provocar hemorragias durante el embarazo y hemorragias graves durante el parto. Los vómitos pueden provocar un tipo particular de alteración ácido-base denominada alcalosis metabólica, que a su vez provoca o agrava una alteración electrolítica particular denominada hipopotasemia, baja en potasio. Esto puede provocar daños musculares, problemas renales y problemas con el ritmo del corazón. Además, los vómitos excesivos pueden dañar el esófago, hasta el punto de provocar una hemorragia y la entrada de aire en los tejidos de y detrás del pecho.

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe 

Otras complicaciones del embarazo relacionadas con el hígado son el HELLP, que significa Hemólisis (descomposición de los glóbulos rojos), Enzimas hepáticas elevadas (las concentraciones en la sangre de las enzimas del hígado son demasiado elevadas) y Recuento plaquetario bajo (el número de células de coagulación -plaquetas- en la sangre es demasiado bajo). El HELLP pone en peligro la vida y en algunos casos puede producirse como una complicación más de otra afección del embarazo llamada preeclampsia, pero la relación entre el HELLP y la preeclampsia es controvertida. Muchos casos de HELLP se desarrollan en mujeres que no padecen preeclampsia, y la preeclampsia y el HELLP suelen afectar a futuras madres de distintos grupos de edad, por lo que muchos investigadores consideran que el HELLP y la preeclampsia son afecciones distintas.

Otra afección hepática del embarazo es el llamado hígado graso del embarazo, que suele aparecer durante el tercer trimestre, normalmente entre las semanas 28 y 40 de gestación, y especialmente entre las semanas 35 y 36. También puede aparecer en la madre poco después de dar a luz. Se observan altos niveles de grasa acumulada en el hígado de la madre. Normalmente, la grasa comprende alrededor del 5 por ciento del contenido del hígado, pero en esta afección el hígado está formado por un 13-19 por ciento de grasa, y esto puede deberse a problemas en la reordenación y descomposición de las moléculas llamadas ácidos grasos procedentes del feto.

La vesícula biliar también se ve afectada notablemente en el embarazo. Al igual que el estado hormonal ralentiza el movimiento de sustancias a través del tracto gastrointestinal, la vesícula biliar también se ralentiza. Así, en lugar de salir de la vesícula, la bilis que produce el hígado y se almacena en la vesícula, tiende a permanecer en la vesícula y a salir muy lentamente. Esto favorece el crecimiento de los cálculos biliares, la colelitiasis. Durante el embarazo, pero sobre todo después, los cálculos pueden causar problemas al obstruir los distintos conductos por los que se mueve la bilis. Dependiendo de la ubicación de la obstrucción, esto puede causar inflamación de la vesícula biliar (colecistitis) o inflamación del sistema de conductos biliares colangitis. Dado que cada embarazo da más oportunidades a los cálculos biliares de desarrollarse y crecer, un número elevado de embarazos conlleva un riesgo elevado de enfermedad de cálculos biliares, que en muchos casos puede llegar a un punto que requiera cirugía. Otros factores de riesgo son tener más de cuarenta años, tener sobrepeso u obesidad y tener una enfermedad de cálculos biliares en la familia.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.