Hernia de hiato en el embarazo

Muchas mujeres sufren indigestión durante el embarazo, especialmente en el último trimestre. Pueden experimentar ardor de estómago o tener un sabor ácido en la boca y la garganta, y eructar más a menudo. No es agradable, pero para la mayoría de las mujeres no es grave.

En algunos embarazos, la indigestión puede estar causada por una hernia de hiato. Una hernia de hiato también se llama hernia diafragmática. Para la gran mayoría de las mujeres, una hernia de hiato durante el embarazo no es grave. Sin embargo, en casos raros puede causar una indigestión grave y continuada y otros problemas.

El abdomen está separado del tórax por una fina pared muscular llamada diafragma. El esófago, o conducto de la comida, sube desde el estómago hasta la garganta y la boca y pasa por un pequeño hueco en el diafragma llamado hiato esofágico. Justo donde el esófago atraviesa el diafragma se encuentra el esfínter esofágico inferior, un anillo muscular en el esófago que ayuda a evitar que el contenido del estómago suba al esófago.

Normalmente, el estómago siempre queda por debajo de ese pequeño hueco del diafragma. En una hernia de hiato, la parte superior del estómago empuja hacia el pecho a través del hueco. Hay básicamente dos tipos de hernia de hiato, y ambos están causados por una debilidad en el diafragma. Una es la llamada hernia de hiato deslizante, en la que el esófago y la parte superior del estómago se deslizan hacia la cavidad torácica. La otra es una hernia paraesofágica, en la que parte del estómago se ha introducido en la cavidad torácica formando una bolsa separada junto al esófago.

Las hernias de hiato son relativamente comunes y son más frecuentes en las personas mayores. Pueden ser causadas por cualquier actividad que fuerce los órganos abdominales hacia arriba. Esto incluye actividades como el levantamiento de pesas, el esfuerzo para vaciar los intestinos, o toser o vomitar con frecuencia con mucha fuerza. Algunas personas pueden tener una debilidad congénita del diafragma o una brecha mayor, pero esto es raro.

La mayoría de las hernias de hiato son de poca importancia y presentan pocos o ningún síntoma. Una hernia de hiato grande, con una mayor parte del estómago empujando hacia la cavidad torácica, puede causar problemas digestivos más graves e incluso empezar a presionar los pulmones.

Una hernia de hiato puede ser una de las causas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), en la que el ácido del estómago sigue subiendo hacia el esófago. La ERGE es un factor de riesgo de cáncer de esófago.

El embarazo también es una de las principales causas de hernias de hiato, ya que el útero en expansión empuja los demás órganos abdominales hacia arriba.

La mayoría de las hernias de hiato son muy leves y no causan síntomas. Cuando los síntomas aparecen, suelen poder controlarse con cambios en el estilo de vida, como no acostarse demasiado pronto después de cenar, sentarse erguida mientras se come, no acostarse con el estómago lleno o hacer varias comidas pequeñas al día en lugar de una o dos grandes. Algunos alimentos, cualquier cosa muy picante o grasienta o las bebidas carbonatadas, pueden empeorar la indigestión provocada por una hernia de hiato. Si la indigestión empeora por la noche, duerme con la parte superior del cuerpo elevada utilizando dos o tres almohadas bajo la cabeza y los hombros.

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe 

La indigestión leve provocada por una hernia de hiato durante el embarazo puede tratarse con antiácidos de venta libre que contengan carbonato cálcico. Si la indigestión sigue causándote molestias habla con tu médico o matrona.

Otros síntomas más graves de las hernias de hiato son la dificultad para tragar y la sensación de que lo que has tragado tiene problemas para llegar hasta el estómago, o la falta de aire justo después de comer. También puedes experimentar regurgitación del contenido del estómago hacia el esófago o la boca. El reflujo de ácido estomacal hacia el esófago puede provocar una indigestión ácida grave y dolor torácico o abdominal.

La complicación más grave, aunque muy rara, de una hernia de hiato puede producirse si la porción de esófago o estómago se tuerce. Esta torsión puede cortar el suministro de sangre a las secciones del esófago o del estómago afectadas. Esto es una emergencia. Si experimentas un dolor torácico y abdominal intenso y repentino y dificultad para tragar, Consulta inmediatamente con el médico.

Si la indigestión y otros problemas debidos a una hernia de hiato no pueden aliviarse, hay procedimientos quirúrgicos que pueden realizarse para corregirla. Un tipo de cirugía se realiza por laparoscopia a través de una pequeña incisión. Otro tipo es una cirugía abierta que se realiza a través de una incisión más grande en el abdomen.

Si es necesario operar una hernia de hiato, se suele programar para después del parto.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.