¿Puede una mujer embarazada comer Zanahorias? Embarazo

¿Es seguro comer zanahorias durante el embarazo?

En general, las zanahorias son seguras y saludables durante el embarazo.

La seguridad alimentaria sigue siendo importante. Antes de consumirlas, asegúrate de pelar y lavar bien las zanahorias. O, si prefieres no pelarlas, asegúrate de que no queda suciedad en la piel. Como las zanahorias crecen en la tierra, existe un pequeño riesgo de toxoplasmosis, una bacteria que se encuentra en la tierra. Los casos de toxoplasmosis son raros, pero aún así hay que actuar con precaución. La bacteria Toxoplasma gondii provoca complicaciones como el aborto y hace que la madre y el bebé enfermen.

Las zanahorias preparadas (precortadas) deben evitarse durante el embarazo. Las zanahorias precocinadas suelen venir cortadas en dados con salsas. Aunque estos aperitivos son cómodos, también se contaminan con facilidad, ya que las bacterias pueden propagarse fácilmente desde un cuchillo o una pieza de verdura a todo el paquete. Debido a los múltiples casos de salmonela relacionados con la fruta o verdura precortada, es mejor preparar las zanahorias en casa.

¿Puedo comer zanahorias crudas durante el embarazo?

En general, comer zanahorias crudas es seguro durante el embarazo. Si vas a comer zanahorias crudas, deben estar muy limpias.

Retira la suciedad que pueda haber quedado atrapada en alguna hendidura. Asegúrate de que las zanahorias se han enjuagado en agua corriente durante al menos 30 segundos y pela cualquier trozo magullado o dañado.

Los beneficios de comer zanahorias durante el embarazo

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista de nacimiento bebe 

Las zanahorias son una gran fuente de vitaminas y minerales, con beneficios para ti y para tu bebé en crecimiento.

Las zanahorias son una fuente importante de vitamina A. Consumir poca y demasiada vitamina A puede provocar malformaciones congénitas. Las zanahorias baby contienen una cantidad mucho más moderada de vitamina A.

Se necesitan cantidades adecuadas de esta vitamina para contribuir al desarrollo de los huesos, los dientes y el cabello, así como para mantener y desarrollar el tejido epitelial, el funcionamiento de los órganos reproductores, el fortalecimiento del sistema inmunitario y la protección de la piel.

Las zanahorias también son una buena fuente de vitamina K. Consumir muy poca vitamina K se ha asociado a hemorragias, especialmente en los recién nacidos. La vitamina K también es importante para el desarrollo de las proteínas en el hígado y los huesos del bebé.

Las zanahorias contienen algo de vitamina C y potasio. La vitamina C es importante para reducir el riesgo de preeclampsia y el retraso del crecimiento intrauterino. También se ha observado que ayuda a reducir el riesgo de anemia materna.

Por su parte, el potasio es bueno durante el embarazo para ayudar a proteger la pérdida de masa ósea. También se ha relacionado con un menor riesgo de problemas cardiovasculares. El potasio también es útil para mantener la función nerviosa y muscular normal.

Como las zanahorias están compuestas en gran parte por agua, también son una forma fácil de conseguir una hidratación extra durante el embarazo.

¿Comer demasiadas zanahorias puede aportar demasiada vitamina A?

Técnicamente, la vitamina A de las zanahorias no es exactamente vitamina A. Hay dos tipos de vitamina A: la vitamina A preformada, que se encuentra en los productos animales, y los carotenoides provitamina A, que se encuentran en las fuentes vegetales. Un carotenoide es el beta-caroteno, que el cuerpo convierte en vitamina A.

La vitamina A es una vitamina liposoluble, lo que significa que el exceso se almacena en el hígado, pero una cantidad excesiva puede resultar tóxica, lo que se conoce como hipervitaminosis A. Mientras que la hipervitaminosis A puede ocurrir cuando se trata de vitamina A preformada, no se ha observado con el betacaroteno.

Es bueno tener en cuenta que el límite superior tolerable para la vitamina A es de 3000 mcg al día. Un microgramo equivale a 12 microgramos de betacaroteno.

En resumen, no debes preocuparte por obtener demasiada vitamina A de las zanahorias, y puedes disfrutar de ellas con seguridad.

¿Puedo beber zumo de zanahoria durante el embarazo? ¿Es seguro?

Siempre que el zumo haya sido pasteurizado y se haya elaborado practicando una buena higiene, debería ser seguro. El zumo sin pasteurizar puede contener bacterias perjudiciales tanto para ti como para tu bebé.

Aunque el zumo de zanahoria suele ser seguro, los zumos no siempre son la opción más saludable. Los zumos eliminan la mayor parte de la fibra y a menudo pueden contener azúcares añadidos. Es mejor confiar en las zanahorias enteras, pero tomar un vaso de zumo de zanahoria un par de veces a la semana no debería ser perjudicial.

También puedes preparar tu misma zumo de zanahoria fresco en un procesador, siempre que laves bien las zanahorias y lo consumas de inmediato.

El zumo de zanahoria puro no parece tener un alto contenido en azúcar, pero las calorías pueden acumularse fácilmente en los zumos comerciales y al combinar otras frutas y verduras. La zanahoria y la remolacha es un sabor habitual -que no presenta riesgos- y es una forma cómoda de añadir vitaminas y minerales a la dieta.

⇒ Alimentos que se deben evitar cuando se está Embarazada

⇒ Â¿Cómo y qué comer durante el embarazo?

⇒ 13 Recetas de postres para el embarazo

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños