¿Puedo tomar Leche de magnesia en el embarazo? ¿Qué es y para qué sirve?

Todo lo que debes saber sobre la leche de magnesia durante el embarazo para el estreñimiento

Cuando se trata del embarazo, hay muchos medicamentos de venta libre que están prohibidos. Pero, la buena noticia es que para la mayoría de las mujeres embarazadas, la leche de magnesia no es uno de ellos. Aunque siempre debes consultar a tu médico antes de tomar cualquier cosa -incluso los medicamentos de venta libre-, la mayoría de las investigaciones indican que el uso a corto plazo de la leche de magnesia no suele ser perjudicial para ti ni para tu bebé en crecimiento. La clave, por supuesto, es el uso a corto plazo.

De hecho, un estudio reveló que los laxantes como la leche de magnesia se absorben mal y su uso no se ha asociado a efectos adversos. Sin embargo, los investigadores indicaron que las futuras mamás podrían experimentar hinchazón y flatulencia al tomar el medicamento. Además, advierten que su uso prolongado podría provocar desequilibrios electrolíticos.

Por lo tanto, antes de salir corriendo a comprar un frasco para tratar el estreñimiento, asegúrate de hablar primero con tu médico. Aunque este medicamento de venta libre suele ser seguro para su uso ocasional durante el embarazo, puede haber circunstancias especiales en las que no se recomiende su uso. Mientras tanto, aquí tienes un resumen de todo lo que necesitas saber sobre la leche de magnesia.

¿Qué es la leche de magnesia?

La leche de magnesia, o hidróxido de magnesio, es un laxante salino que suele utilizarse para tratar el estreñimiento. Este tipo de laxante también se conoce como "sal" y está pensado para ser de acción rápida. Por lo general, se puede esperar una evacuación intestinal entre 30 minutos y seis horas después de tomar el medicamento.

La leche de magnesia actúa atrayendo agua al intestino desde los tejidos cercanos. A su vez, esta agua ablanda y humedece las heces y ayuda a que los intestinos se movilicen.

En general, la leche de magnesia es segura durante el embarazo. Pero ten en cuenta que, al igual que cualquier otro medicamento, existen algunos riesgos. Por ejemplo, es posible que este laxante interactúe con algunos de tus otros medicamentos y suplementos. La leche de magnesia también es conocida por causar problemas a las personas con dietas bajas en magnesio o a las que padecen enfermedades renales.

Además, si tienes episodios recurrentes de estreñimiento, debes hablar con tu médico. La leche de magnesia no se recomienda como tratamiento a largo plazo para prevenir el estreñimiento en mujeres embarazadas.

Cómo tratar el estreñimiento

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe 

Si estás luchando contra el estreñimiento, no está sola. El estreñimiento es habitual en las mujeres embarazadas. De hecho, hasta el 38% de las mujeres embarazadas tienen dificultades para defecar.

Gran parte de este fenómeno puede atribuirse a los cambios en los niveles de progesterona y a la mayor absorción de agua por parte de los intestinos, que hace que las heces se sequen. Si a esto le añadimos el hecho de que las mujeres embarazadas toman niveles más altos de vitaminas y a menudo no se mueven tanto, se puede entender por qué las mujeres embarazadas son propensas al estreñimiento.

Pero no tienes por qué sufrir en silencio. Después de obtener la aprobación de tu médico, utiliza la leche de magnesia exactamente como se indica. Ten en cuenta que si usas demasiada, puede causar dolor abdominal, vómitos y diarrea. Además, asegúrate de beber mucha agua mientras tomas el medicamento y habla con tu médico sobre el riesgo de desequilibrios electrolíticos.

También deberías probar métodos más naturales para tratar el estreñimiento, como cambiar tu dieta y moverte más. He aquí algunos consejos adicionales:

  • Aumenta tu consumo de fibra. Añade fibra a tu dieta, como cereales integrales, frutas, verduras y legumbres. Estos alimentos ayudan a mantener el movimiento de tu sistema.
  • Beba más agua. Aumentar la cantidad de agua que bebes te ayudará a mover los alimentos por el tracto digestivo y a ablandar las heces. Un buen objetivo es beber 10 vasos de agua al día ("2,5 litros").
  • Muévete más. Los ejercicios aeróbicos en el agua, las caminatas y el yoga aumentarán la actividad muscular en los intestinos, ayudándote a mover los desechos a través del sistema más rápidamente.

Ten en cuenta también que tomar un laxante como la leche de magnesia con demasiada frecuencia puede hacer que los alimentos que ingieras pasen por el organismo más rápido de lo habitual, lo que puede reducir la cantidad de nutrientes que absorbe el cuerpo.

Esto, a su vez, puede provocar problemas nutricionales para ti y para tu bebé si se utiliza la leche de magnesia en exceso. Asimismo, utilizar una cantidad superior a la recomendada puede reducir los niveles de sales necesarios en la sangre. Por tanto, asegúrate de limitar el uso de la leche de magnesia.

Cuándo consultar al médico

La mayoría de los médicos creen que la leche de magnesia es segura durante el embarazo, aunque hay pocas pruebas de que este laxante pueda dañar al bebé en desarrollo. Sólo tienes que asegurarte de que tu médico te da luz verde antes de tomarla. También debes seguir las instrucciones del médico en cuanto a la dosis y el tiempo que puedes usar el medicamento. Si te excedes, puedes tener problemas para ti y para tu bebé.

Si, después de tomar el medicamento, tienes heces blandas y acuosas que no desaparecen o si tienes sangre en las heces, asegúrate de ponerte en contacto con tu médico inmediatamente. También debe hablar con el médico inmediatamente si sigue sin poder defecar y han pasado seis horas o más desde que tomaste la leche de magnesia. Es posible que tengas un trastorno subyacente que necesite tratamiento. Por tanto, no tardes en pedir ayuda.

⇒ Alimentos que se deben evitar cuando se está Embarazada

⇒ Â¿Cómo y qué comer durante el embarazo?

⇒ 13 Recetas de postres para el embarazo

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños