Lactancia dolorosa: Por qué ocurre y cómo afrontarlo

Muchas madres que deciden amamantar a su recién nacido pronto descubren que es más difícil de lo que esperaban, e incluso experimentan dolor al amamantar.

El dolor al amamantar puede ser consecuencia de una infección o una inflamación, por lo que es importante identificar la causa del dolor al amamantar para tratarla con éxito y poder seguir amamantando.

Si has decidido dar el pecho, probablemente lo hayas hecho por todos los increíbles beneficios que la leche materna puede aportar a tu bebé.

Desgraciadamente, muchas madres dejan de dar el pecho porque el dolor es simplemente insoportable y les hace temer las sesiones de lactancia.

Por otro lado, es normal que haya cierto dolor al amamantar en los primeros días después del parto, y las mamás deben saber cómo se siente el dolor normal para saber qué esperar y cuándo hablar con un médico o un asesor de lactancia.

En cualquier caso, creo que, en circunstancias normales, todas las mam√°s deber√≠an poder disfrutar de la lactancia, y por eso hemos recopilado informaci√≥n √ļtil sobre las causas del dolor al amamantar y qu√© hacer al respecto, para que puedas tomar la mejor decisi√≥n posible para tu cuerpo.

Dolor de lactancia: ¬ŅCu√°ndo es normal?

Cuando hablamos de dolor, hablamos de una experiencia realmente subjetiva.

Probablemente hayas oído hablar de algo llamado "umbral del dolor" o "tolerancia al dolor", que se refiere a las diferentes formas en que experimentamos el dolor.

Por ello, algunas mujeres con una menor tolerancia al dolor encontrarán dolorosa una determinada sensación, mientras que las mujeres con una alta tolerancia al dolor sólo la describirán como una molestia.

Por eso, muchas madres tienen respuestas diferentes a la pregunta: "¬ŅEs dolorosa la lactancia?".

Algunas hablan de la lactancia como algo simplemente incómodo de vez en cuando, mientras que otras dirán que fue muy doloroso, lo que hace que muchas madres primerizas se sientan confundidas sobre lo que deben esperar una vez que empiecen a amamantar.

Pero dejando a un lado la subjetividad, hay formas de distinguir entre una lactancia dolorosa que es bastante normal y no es motivo de preocupación, y el dolor que tiene una causa subyacente que debes tratar con tu médico o asesor de lactancia.

El tipo de dolor de pezón que es completamente normal también se denomina dolor transitorio, lo que significa que suele durar un breve periodo de tiempo durante las primeras semanas de lactancia.

En la mayoría de los casos, sentir dolor en los pezones durante la lactancia es perfectamente normal.

Entonces, ¬ŅCu√°ndo se puede esperar sentir un dolor transitorio?

Por lo general, justo después de empezar a dar el pecho, es posible que empieces a sentir un dolor que se va acumulando y que alcanza su nivel más alto unos tres días después de haber empezado a dar el pecho.

Despu√©s, el nivel de dolor que sientes deber√≠a disminuir. La mayor√≠a de las veces, no sentir√°s ning√ļn dolor en unas dos semanas. Dicho esto, tambi√©n hay que tener en cuenta otros criterios.

Por ejemplo, la areola y el pezón no deben tener grietas ni ampollas, y tampoco debe haber sangrado.

En lo que respecta a las tomas, los pezones deben tener el mismo aspecto antes y después de la toma.

Si parece que se han aplanado, se ven pellizcados o arrugados, puede ser motivo de preocupación.

Cuando tu bebé se agarra a tu pezón, es perfectamente normal que sientas alguna molestia o incluso dolor (aquí entra en juego tu tolerancia al dolor).

Pero este tipo de dolor debería desaparecer rápidamente, normalmente en 30 segundos, y no deberías sentirlo durante toda la toma.

Sin embargo, si el dolor contin√ļa incluso despu√©s de haber terminado la sesi√≥n de lactancia y lo sigues sintiendo cuando no est√°s amamantando, entonces este tipo de dolor no entra en la categor√≠a de dolor transitorio y deber√≠as hablar con tu asesora de lactancia.

Dado que algunas mujeres tienen pezones m√°s sensibles que otras, la lactancia ser√° diferente para cada una de ellas.

La clave es prestar atenci√≥n a tu cuerpo y escuchar las se√Īales que te da.

¬ŅCu√°ndo debe consultar a un profesional?

Una de las primeras se√Īales de que el dolor de pecho que experimentas no es t√≠pico o forma parte de un dolor transitorio es cuando el dolor se vuelve muy intenso y severo.

Además, el dolor no desaparece ni siquiera durante las sesiones de lactancia, por lo que tienes que soportarlo constantemente mientras el bebé se alimenta.

A veces, el dolor puede ser constante y lo sientes incluso entre las sesiones de lactancia; esto es una gran se√Īal de alarma de que algo va mal.

Además, si has notado que el dolor sigue ahí incluso después de las primeras semanas, es otro indicio y deberías hablar con un asesor de lactancia certificado.

Los da√Īos en los pezones tambi√©n son un s√≠ntoma adicional de un problema subyacente, as√≠ que aseg√ļrate de informar de cualquier ampolla o grieta que puedas tener.

Por supuesto, esto también incluye que el propio pezón se aplane o adquiera una forma similar a la de una barra de labios.

Sin embargo, a veces, cuando todo parece estupendo por fuera, es posible que no acudamos al médico tan rápido como deberíamos.

Pero aunque tus pechos tengan el mismo aspecto de siempre, debes pedir ayuda y no convencerte de que debes aguantar el dolor sin m√°s.

Las asesoras de lactancia no estarían ahí si la lactancia no fuera complicada de vez en cuando, así que no deberías tener reparos en pedir ayuda.

¬ŅCu√°les son las causas del dolor al amamantar?

Por supuesto, si experimentas un dolor de lactancia que no es el típico, querrás saber qué puede estar causándolo.

Hay muchas causas subyacentes diferentes de dolor en el pezón para las madres lactantes, como la infección o la congestión, así que vamos a echar un vistazo a algunas de las posibles causas.

Un mal agarre

Un problema de agarre es una causa muy com√ļn de dolor en los pezones.

Un mal agarre significa básicamente que el bebé tiene problemas para succionar correctamente el pezón, lo que provoca dolor.

Normalmente, la boca del bebé envuelve el pezón mientras su lengua succiona la leche.

Pero si el bebé no consigue introducir el pezón lo suficiente en su boca, las sesiones de lactancia pueden resultar dolorosas.

Una de las consecuencias de un agarre deficiente o poco profundo es la congestión mamaria, que se produce cuando los pechos se llenan de tanta leche que se vuelven tensos y duros.

Además, el pezón se vuelve plano, por lo que el bebé no puede agarrarse bien.

Para evitar la congesti√≥n mamaria, puedes darte un masaje en los pechos y aplicar una compresa (aseg√ļrate de que est√© fr√≠a) antes de las tomas.

Otra opción es hablar con tu asesora de lactancia sobre el ablandamiento por presión inversa, que es una técnica en la que tu pezón se ablanda lo suficiente para que el bebé se agarre.

Sin embargo, si no tienes congesti√≥n mamaria, tal vez lo √ļnico que tengas que hacer es ajustar tu posici√≥n de amamantamiento para que el agarre sea m√°s c√≥modo para tu peque√Īo.

Pero a algunos bebés les cuesta volver a succionar después de acostumbrarse a los biberones, por lo que ésta es otra posible razón por la que tu bebé tiene problemas para prenderse.

Frenillo lingual - Lengua anclada

Si has notado que te duelen los pezones, sobre todo las puntas, y experimentas una sensación de pellizco, es posible que tu bebé tenga la lengua anclada.

Dado que los bebés que tienen la frenillo lingual comen con más frecuencia pero durante menos tiempo, las mamás podrían tener un exceso de leche o su suministro de leche podría ser muy bajo porque el bebé no puede drenar adecuadamente la leche.

Los pezones también podrían adquirir una forma de lápiz labial o aplanarse.

Se trata de una condición en la que un trozo de tejido llamado frenillo lingual conecta la punta de la lengua con el fondo de la boca, lo que dificulta el movimiento de la lengua del bebé.

Como resultado, la lactancia materna se vuelve difícil tanto para el bebé como para la madre.

Por suerte, existe un procedimiento muy sencillo, llamado frenotomía, que puede solucionar este problema.

Consiste en que el médico corte el frenillo para que el bebé pueda mover la lengua con más facilidad.

Aunque pueda parecer muy doloroso, el procedimiento en s√≠ no causa ning√ļn dolor o muy poco, y los m√©dicos ni siquiera necesitan utilizar anestesia (si el beb√© tiene menos de 6 meses).

La mayoría de las madres notarán que su bebé amamanta mejor de inmediato, aunque algunos bebés tardan un tiempo en acostumbrarse a mamar correctamente.

Otra afección similar a la anquiloglosia es el labio leporino, que se produce cuando el tejido entre las encías y el labio superior es muy rígido.

El labio leporino también puede causar problemas de lactancia, como un mal agarre o una congestión.

Candidiasis o infección por hongos

Una infección por hongos, también conocida como candidiasis, también puede causar dolor durante la lactancia. Es posible que tengas una infección por hongos si te duelen los pezones incluso cuando el bebé no se alimenta. Esto puede ir seguido de un dolor agudo en el pezón, o de una sensación de ardor y punzadas. Por lo general, la infección afecta a ambos pezones.

También hay síntomas en la piel a los que hay que prestar atención, como una erupción roja en los pezones, con una piel lisa que también puede ser brillante.

Uno de los signos reveladores de que est√°s sufriendo una infecci√≥n por hongos es si has tenido un periodo de lactancia c√≥moda sin ning√ļn dolor, seguido de un malestar repentino.

Acuérdate de revisar también la boca de tu bebé para detectar cualquier signo de infección, que se manifiesta en forma de manchas blancas en las encías o en el interior de las mejillas.

Para obtener un diagnóstico completo, visita a tu médico. La mayoría de las veces, la infección por hongos se trata con medicamentos recetados o de venta libre.

Mastitis

Cuando el tejido mamario se inflama, a veces como consecuencia de una infección mamaria, se habla de mastitis.

¬ŅC√≥mo puedes saber si tienes mastitis? Por lo general, puedes sentirte cansada y tener fiebre u otros s√≠ntomas parecidos a los de la gripe.

Adem√°s, ver√°s manchas rojas en la piel del pecho y un bulto que se siente doloroso y duro al tacto dentro del pecho.

Aunque tengas mastitis, esto no significa que debas dejar de alimentar a tu bebé con ese pecho (no te preocupes, la leche es segura).

Intenta descansar mucho y aseg√ļrate de drenar completamente el pecho que est√° infectado, incluso si tu beb√© no lo drena por completo. Puedes utilizar un sacaleches para facilitar esta tarea.

Si los síntomas empeoran, por ejemplo, si el pecho se hincha más, debes ponerte en contacto con tu médico para que te ofrezca un tratamiento más específico.

Conducto l√°cteo obstruido

Un conducto lácteo obstruido es un nombre bastante autoexplicativo: está causado por una obstrucción en los conductos que permiten que la leche fluya.

El mayor síntoma es la sensibilidad o el dolor en una parte del pecho, pero la buena noticia es que hay muchas formas de tratar los conductos lácteos obstruidos en casa.

Puedes probar a masajear el pecho afectado durante las sesiones de lactancia, centr√°ndote en el bulto. Otra opci√≥n es sumergir los pechos en agua caliente mientras los masajeas, o cubrirlos con un pa√Īo caliente. Adem√°s, intenta llevar ropa c√≥moda y evitar el uso de sujetadores si puedes.

Si el conducto obstruido no desaparece, puede provocar mastitis, así que haz lo posible por probar diferentes remedios caseros.

Dermatitis de contacto

Cuando las mam√°s empiezan a dar el pecho, suelen probar diferentes cremas, como la lanolina, o almohadillas para el pecho para ayudar a calmar los pezones.

Sin embargo, si tienes una piel sensible, o si un ingrediente de una crema para pezones en particular no se adapta a tu piel, esto podría provocar una dermatitis de contacto.

La dermatitis de contacto es una incómoda erupción que aparece en la zona de la piel que ha estado expuesta a una determinada sustancia.

No sólo hace que los pezones piquen mucho, sino que la dermatitis de contacto puede causar también dolor por quemaduras, por lo que las mamás quieren aliviarse lo antes posible.

El tratamiento m√°s com√ļn para la dermatitis de contacto es aplicar un tratamiento t√≥pico, pero esto es algo que determinar√° tu m√©dico, ya que cualquier pomada que te pongas en el pez√≥n podr√≠a entrar en contacto con tu beb√©.

Ampolla de leche

Una ampolla de leche, tiene el aspecto de una mancha blanca en la areola o el pezón. Puede ser bastante dolorosa y causar problemas durante la lactancia, por lo que es importante tratarla lo antes posible.

Puede deberse a que la leche se ha vuelto espesa y bloquea el flujo de leche cerca del pezón. En otros casos, el conducto lácteo puede quedar cubierto por la piel, lo que bloquea la abertura. Como la leche no puede salir, se forma una dolorosa ampolla.

Aunque no todas las ampollas de leche son necesariamente muy dolorosas y a veces incluso desaparecen por sí solas, hay varias formas de deshacerse de ellas.

Por ejemplo, puedes aplicar una compresa caliente sobre la ampolla antes de amamantar a tu bebé, ya que esto puede ayudar a reabrir la ampolla.

Otra opción es cubrirla con un disco de algodón cubierto de aceite de oliva, que puede hacer que la piel se ablande y así poder intentar eliminar la ampolla.

Tambi√©n te puede interesar leer: 

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!