Amamantar como método anticonceptivo, MELA, funciona

¿Es la lactancia materna una forma de anticoncepción?

Nuestras abuelas todavía consideraban la lactancia materna como un método anticonceptivo establecido; más tarde, esto quedó relegado a la categoría de mito. La verdad probablemente se encuentra en algún lugar entre estos extremos. La lactancia materna proporciona cierta protección contra el embarazo, aunque no es tan fiable como los métodos anticonceptivos modernos.

Durante la lactancia, la menstruación suele esperar hasta el destete, porque la prolactina, una hormona que interviene en la producción de leche y que se libera durante la lactancia, inhibe la ovulación. Según estudios recientes, el 5% de las mujeres que dan el pecho ovulan a las seis semanas, el 25% a las doce semanas y el 65% a las 24 semanas.

Por lo tanto, un nuevo embarazo poco después del parto es muy raro en las mujeres que dan el pecho, aunque no se excluye del todo. Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en condiciones óptimas hay un embarazo por cada 200 madres lactantes. En estos casos, durante las primeras semanas después del parto, la lactancia es un método anticonceptivo casi tan eficaz como los métodos convencionales (preservativo, diafragma o DIU). Pero se tienen que dar las siguientes condiciones:

  • La lactancia materna es exclusiva, el niño no recibe ningún sustituto de la leche, agua o infusiones.
  • Los intervalos entre las tomas no superan las cuatro horas, seis horas por la noche.
  • El bebé satisface su necesidad de mamar sólo en el pecho, no tiene chupete para calmarse.
  • Todavía no ha habido un periodo.
  • El niño no tiene más de 6 meses.

En condiciones menos ideales (alimentación complementaria, niño de más de 6 meses), cabe esperar dos embarazos por cada 100 madres lactantes.

Pero a menudo es difícil saber si el sangrado se debe a la menstruación normal o a los loquios. La protección también depende de la frecuencia y la duración de la alimentación del bebé y de si éste ya recibe alimentos complementarios. Cuidado: si ya has tenido la regla, significa que tu ciclo ha vuelto a empezar y que puedes volver a quedarte embarazada, incluso si estás dando el pecho. Y si no estás amamantando, también puedes volver a quedarte embarazada en cualquier momento, aunque no hayas tenido todavía la regla. De hecho, en las primeras semanas y meses después del parto, el ciclo menstrual suele comenzar con la ovulación y no con la menstruación. Por lo tanto, no se excluye la fecundación.

Para la anticoncepción durante la lactancia, los métodos de barrera no hormonales, como el diafragma o el preservativo, o los medios químicos (pomada, gel, espuma u óvulos espermicidas) son la primera opción. Si utilizabas un diafragma antes de tu embarazo, es probable que necesites uno nuevo porque tu vagina ha cambiado tras el embarazo y el parto, incluso si te han practicado una cesárea.

Los anticonceptivos hormonales adecuados son la minipíldora o los preparados de progestágeno puro, como la inyección trimestral y el DIU hormonal. Sin embargo, debe esperar 6 semanas antes de utilizarlos. Los DIU normales, que suelen contener cobre, tampoco se implantan hasta 6-8 semanas después del parto.

♦ Completa la información en: Â¿Qué anticonceptivos usar durante la lactancia?

⇒ Quedar embarazada tras el parto ¿Es posible?

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!