¿Cuándo aparecen los primeros síntomas del embarazo?

Tu cuerpo ha cambiado y te gustaría saber si el embarazo es la razón. No saber si estás embarazada o no puede llevar a errores, como cuando te recetan medicamentos. Para estar segura, infórmate sobre los primeros síntomas del embarazo y los signos más comunes.

Si quieres tener un bebé, pero tu ciclo menstrual no te permite calcular correctamente la fecha de la concepción, te encontrarás con preguntas sobre los primeros síntomas del embarazo. No todas las mujeres son iguales cuando se trata de la maternidad. Aunque muchos síntomas son comunes, los signos encontrados en una mujer no son necesariamente los mismos que los encontrados en otra. Mientras que los primeros síntomas del embarazo son visibles en cuanto se produce la implantación en algunas madres, pueden no ser detectables en el primer mes en otras. Además, hay signos que no son específicos del embarazo, como el edema. Por lo tanto, es importante conocer tu cuerpo.

En la mayoría de los casos, los primeros síntomas del embarazo se producen a los 12 días de la concepción. En términos sencillos, se trata de dos semanas después de la relación. Aunque es poco frecuente, hay casos en los que la aparición de los primeros síntomas del embarazo coincide con la implantación del óvulo fecundado. En una madre que sigue dando el pecho y a la que no le ha vuelto la menstruación, es muy posible que se quede embarazada, sobre todo si no se utilizan métodos anticonceptivos adecuados.

¿Cuándo se notan los primeros síntomas del embarazo?

Algunas mujeres dicen haber notado los primeros síntomas de su embarazo durante la primera semana después de la concepción. Esto es relativamente raro. Una gran proporción de mujeres nota cambios similares a los del embarazo entre la segunda y la tercera semana después de la fecundación.

Algunas mujeres no notan ningún cambio en su estado hasta el final del primer mes de embarazo. Una vez más, las normas no se aplican a todo el mundo, ya que cada mujer reacciona a su manera ante la presencia de un embrión y luego de un feto en su vientre. La ausencia de los primeros síntomas comunes del embarazo no significa que no estés embarazada.

Sólo un signo es realmente característico del embarazo: el cese de la menstruación. E incluso así, es una señal que debe tenerse en cuenta sólo si tienes ciclos regulares. De lo contrario, no estarás completamente segura de si estás embarazada hasta que te hagas una prueba de embarazo. Ten en cuenta que sólo esta prueba puede confirmar con seguridad que estás esperando un bebé.

¿Cuáles son los primeros síntomas del embarazo?

Apenas 10 días después de la fecundación, puede producirse una pequeña hemorragia vaginal. Sin embargo, no es un signo muy específico y común. Se trata de una secreción de líquido de color rosa o marrón que cesa espontáneamente en 2 o 3 días. Puede parecer una menstruación. Esta hemorragia se denomina sangrado de implantación, lo que significa que el óvulo ha ocupado su lugar en la cavidad del útero. Es ya uno de los primeros síntomas del embarazo.

Los síntomas más comunes en las primeras semanas de embarazo son el aumento del tamaño de los pechos y su sensibilidad. El tamaño y el color de la areola pueden cambiar y volverse más grandes y oscuros. Algunas mujeres también notan un aumento de la temperatura corporal en reposo, y una gran somnolencia.

La fatiga crónica también puede ser uno de los primeros síntomas del embarazo. Puede ir acompañada de mareos, náuseas matutinas y una mayor sensibilidad a los olores. Estos signos suelen aparecer hacia el final del primer mes de embarazo.

Origen de los primeros síntomas del embarazo

Los primeros síntomas del embarazo están provocados por los cambios hormonales de la mujer. Sus efectos pueden ser intensos o moderados, por lo que difieren de una mujer a otra. Cuando el óvulo se implanta en el útero, las concentraciones sanguíneas de estrógenos y progesterona, así como la hormona prolactina, favorecen el desarrollo de la glándula mamaria. Esto explica los pechos tensos.

Como el aumento de la secreción de estrógenos relaja la musculatura lisa, la uretra se afloja. Esta es la razón por la que la futura madre tiene que orinar a menudo. El calor corporal se debe al mantenimiento de la temperatura tras la ovulación. La progesterona también tiene un efecto somnífero. Ralentiza el tránsito intestinal y provoca náuseas y estreñimiento.

El cambio de color de la areola se debe a la secreción de la hormona HCG por la futura placenta una semana después de la implantación del embrión. Esta misma hormona es en parte responsable de las náuseas matutinas de la madre. Provoca un rechazo a los malos olores y a las sustancias nocivas (como el alcohol o el café) para animar a la madre a no consumirlas.

Cuando los síntomas del embarazo se confunden con otra cosa

La ausencia de la menstruación también puede significar algo más que un embarazo. Por tanto, no puede considerarse de forma aislada. Las alteraciones hormonales debidas a un quiste ovárico, por ejemplo, pueden interrumpir el ciclo menstrual o provocar tensión en las mamas.

Otros signos también pueden sugerir los primeros síntomas del embarazo. La fatiga y la somnolencia pueden deberse a otras enfermedades, especialmente a trastornos de las glándulas suprarrenales. Las náuseas pueden ser causadas por cualquier trastorno metabólico que implique una disfunción del hígado y del páncreas.

Antes de concluir que hay un embarazo ante los cambios corporales, es mejor tomar todos los signos en su conjunto y confirmarlos con una prueba de embarazo o una ecografía.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños