quedar embarazada invierno, embarazada, verano, vacaciones embarazo

El embarazo dura nueve meses, lo que significa que a menudo puede abarcar tanto el verano como el invierno, pero ¿hay alguna estación que sea preferible para la mayor parte del crecimiento del bebé? Algunas mujeres piensan que lo ideal es evitar estar en la fase inicial del embarazo durante las Navidades. No hay nada peor que tener ante ti un delicioso despliegue de comida navideña y que el olor y la apariencia te den ganas de vomitar por todas partes.

Por otra parte, otras mujer piensan que el calor es horrible en combinación con el desarrollo de un bebé. Presión sanguínea, problemas de circulación, exceso de calor y sudores, etc. En el lado positivo, puedes ir con ropa ligera, andar en chanclas, darte baños en el mar, etc. Así pues, todo son ventajas y desventajas.

¿Cuándo es la mejor época del año para estar embarazada?

A las alegrías del embarazo se suman factores externos: el clima. Si vives en un lugar con cuatro estaciones distintas, sabes que cada una de ellas tiene sus ventajas y sus inconvenientes, incluso cuando no estás gestando a un ser humano. Pero cuando estás embarazada, esas ventajas e inconvenientes pueden intensificarse aún más. Así que, ¿Qué puedes esperar (estacionalmente hablando) cuando estás embarazada?

Primavera

Los pros: Desde el punto de vista de la temperatura, la primavera es una de las mejores épocas para estar embarazada. El tiempo por fin empieza a ser cálido, pero todavía no hace un calor sofocante. Ya no hay hielo ni nieve, así que es más fácil hacer algo de ejercicio al aire libre. Si estás en los primeros meses de embarazo y sientes náuseas, nadie te gritará por abrir las ventanas para que entre aire fresco.

Los contras: Las alergias que comienzan con la primavera.

Otoño

Los pros: Al igual que la primavera, el tiempo en otoño es mucho más tolerable. ¿Pero lo mejor? Las vacaciones de otoño tienen ventajas adicionales cuando estás embarazada. Las barrigas de las embarazadas dan lugar a espectaculares disfraces de Halloween y la excusa de "comer por dos" se hizo prácticamente para el Día de Acción de Gracias; además, todos tus pantalones son elásticos.

Los contras: Si sueles ser la anfitriona de las fiestas mencionadas, vas a estar 10 veces más agotada. Y hablando del tiempo, el otoño puede ser una época inconstante. Calor veraniego un día y aire helado al siguiente significa que tienes que tener una variedad de ropa de maternidad para cubrir cualquier condición, y eso puede ser costoso. Si tienes la desgracia de padecer diabetes gestacional, todos los dulces de Halloween o de todos los santos prohibidos. Y si el bebé nace a finales de otoño o en invierno, tendrás que abrigar a tu bebé con capas adicionales, así que añade unos 10 minutos más a tu rutina.

¿Prefieres pasar la mayor parte del embarazo en verano o en invierno?

Una cosa es la preferencia personal, pero ¿hay implicaciones reales para la salud de los embarazos en invierno frente a los embarazos en verano? ¿Cuáles son las diferencias entre un embarazo de verano y uno de invierno? Hay problemas que hay que superar en cualquier época del año, aquí están reunidos todos los consejos que necesitas.

Tos y resfriados VS Alergia estacional / fiebre del heno

Invierno:

En los meses de invierno, la tos y los resfriados son más frecuentes. Y, al tener un sistema inmunitario naturalmente más bajo, las mujeres embarazadas pueden verse más afectadas que la mayoría. Una dieta sana y lavarse las manos con regularidad pueden ayudar a mantener los gérmenes a raya. Si te resfrías, abrígate bien e intenta descansar lo máximo posible.

Las matronas te recomendarán la vacuna de la gripe para que estés más protegida durante el invierno, ya que las complicaciones de la gripe son más probables durante el embarazo. La vacuna suele estar disponible a partir de septiembre y te la ofrecerán sea cual sea la fase del embarazo en la que te encuentres.

Verano:

Si estás embarazada durante el verano, sigue siendo una buena idea tomar medidas sensatas para reducir las posibilidades de contraer un resfriado.

Aunque es menos probable que el embarazo en verano se vea afectado por la tos y los resfriados, sí que podrías sufrir resfriados debido a la fiebre del heno. Aunque no supone un riesgo para la salud de la madre o del bebé, es incómoda y se sabe que hace que quienes la padecen se sientan más cansados, algo que ya experimentan las embarazadas. Si la cantidad de polen es alta, puedes probar a usar gafas de sol envolventes o aplicar un bálsamo alrededor de la nariz para detener el molesto polen. Pide siempre consejo a un farmacéutico o al médico antes de tomar medicamentos sin receta durante el embarazo.

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe

Duración de los días. Falta de luz VS demasiado sol

Invierno:

Cuando hace frío, es habitual que no te apetezca salir a la calle, y aunque lo hicieras, es probable que esas nubes grises no dejen pasar muchos rayos de sol. Se recomienda un suplemento de vitamina D durante el embarazo, especialmente en otoño e invierno, cuando el sol no es lo suficientemente fuerte como para darnos un impulso natural. También puedes considerar incluir en tu dieta de invierno alimentos que contengan vitamina D de forma natural, como el pescado azul y los huevos.

Verano:

Es poco probable que la falta de luz sea un problema en verano pero no te olvides de usar protección solar si vas a salir al exterior cuando hace calor para evitar las quemaduras solares. Mantente hidratada bebiendo mucha agua para no sufrir un golpe de calor.

⇒ El Sol en el embarazo ¿Cómo protegerse?

Exceso de calor VS Trastorno afectivo estacional (TAE)

Invierno:

Cuando hace frío y está oscuro durante el día, puede ser difícil evitar la depresión invernal, también conocida como trastorno afectivo estacional (TAE). Pero salir a disfrutar del aire fresco hará que te sientas mejor, sea cual sea la estación. Abrígate bien y ponte botas o zapatos resistentes para evitar resbalones en el suelo mojado o helado y estate atenta a lo que te espera. Tu barriga creciente podría dificultar la visión de lo que hay bajo tus pies.

Verano:

Durante el verano, es mucho más fácil pasar tiempo al aire libre, pero las mujeres embarazadas suelen sentir más calor de lo habitual debido al trabajo extra que supone llevar su barriga y al aumento del metabolismo. Aunque no hay mucho que puedas hacer contra el calor, lleva ropa lo más holgada y fresca posible, e intenta salir a pasear por la mañana temprano o por la noche, cuando las temperaturas son más bajas.

Demasiado calor para comer VS no puede comer nada en Navidad...

Invierno:

En la época navideña, las mujeres embarazadas pueden sentir que se pierden las delicias festivas, como las tablas de quesos y el vino. Pero todavía hay muchas cosas sabrosas que se pueden comer. ¿Sabías que se pueden comer quesos blandos si se cocinan hasta que estén bien calientes? ¡Pasa el camembert por el horno! â‡’ Alimentos que se deben evitar cuando se está Embarazada

Para asegurarte de que tu dieta está repleta de alimentos nutritivos, aprovecha el frío del invierno para tomar guisos y sopas calientes llenos de verduras y carne rica en proteínas. No olvides que tu cuerpo también necesita líquidos durante el invierno. El té y el café descafeinado son buenas opciones si necesitas entrar en calor. 

Verano:

Todos conocemos las directrices para ignorar el mito de "comer por dos" durante el embarazo y centrarnos en comer cinco veces al día. Pero, ¿Qué tan fácil es eso cuando hace mucho frío o lo único que puedes hacer es comer un helado en un día caluroso?

Durante el verano, come ensaladas frescas y fruta de temporada. Además, hay muy pocos alimentos veraniegos que estén fuera del menú.

Mantenerse hidratada es importante, sobre todo cuando hace calor. Así que disfrutar de mucha agua fresca o añadir fruta al agua con gas durante el verano hará que te sientas bien. Limitar los zumos de fruta a 150 ml al día también te ayudará a controlar el consumo de azúcar.

Paseos de verano VS entrenamientos de invierno

De acuerdo, puede que el embarazo en verano tengan ventaja cuando se trata de mantenerse saludable al aire libre. Los paseos por el parque o los chapuzones en la piscina al aire libre o el mar son mucho más tentadores cuando brilla el sol. Cuando llueve y está nublado, no tanto.

Si hacer ejercicio al aire libre en invierno es un reto debido a las condiciones meteorológicas, puedes considerar la posibilidad de nadar en interiores. El agua favorece el desarrollo del embarazo y proporciona un ejercicio aeróbico de bajo impacto, o puedes probar otra actividad en interiores, como el yoga para embarazadas.

Sea cual sea la estación en la que estés embarazada, habrá pros y contras, así que intenta centrarte en los aspectos positivos. Y tanto si hace sol como si nieva, nunca necesitas una excusa para sentarte y poner los pies en alto.

⇒ Embarazo ¿Cómo disfrutar de la piscina y la playa sin riesgos?

⇒ Â¿Bañador de una o dos piezas durante el embarazo?

⇒ Â¿Dónde ir de vacaciones estando embarazada?

🔆 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños