La salud del intestino y el embarazo

¿Sabía que su tracto digestivo puede afectar a su salud física y mental?

Un microbioma intestinal sano desempeña una función importante en la fertilidad, el embarazo y la salud del bebé. Esta publicación te ayudará a comprender lo que hay que saber sobre la relación entre la salud, el embarazo y el microbioma intestinal. También te daremos consejos para mantener tu intestino sano durante el embarazo y el posparto.

¿Qué es el microbioma intestinal?

El microbioma intestinal es el conjunto de billones de bacterias, virus y hongos presentes en el tracto intestinal (intestino delgado y grueso). En conjunto, llamamos microbios a estas bacterias, virus y hongos. Resulta que el material genético microbiano ( el ADN), las hormonas, las sustancias químicas y los neurotransmisores que liberan pueden afectar a la salud.

¿Cómo llegan los microbios al intestino?

Todos los alimentos o bebidas que consumimos contienen una mezcla de bacterias, hongos y virus. El ácido gástrico y el proceso digestivo que se inicia en nuestro estómago eliminan los microbios dañinos. Los microbios inofensivos, e incluso buenos para ti, pasan entonces del estómago al intestino delgado y al intestino grueso, y se dedican a mantenerte saludable.

La salud de tu intestino es la salud de tu cuerpo

La salud intestinal es un elemento esencial para la salud física y mental en general. De hecho, es tan necesaria que los profesionales de la salud a veces se refieren al intestino como el segundo cerebro.

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista de nacimiento bebe 

Algunos microbios intestinales pueden producir pequeñas moléculas o ayudar a sintetizar vitaminas, enzimas y hormonas específicas que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. El microbioma intestinal interviene en la digestión, el metabolismo y la inflamación. El tracto intestinal es también el órgano más grande del sistema inmunitario, ya que en él vive alrededor del 80% de las células que producen el sistema inmunitario. La diabetes, la obesidad, la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y el síndrome del intestino irritable (SII) son afecciones médicas relacionadas con cambios en la salud intestinal. De este modo, la salud intestinal desempeña un papel fundamental en la salud general, ya que influye en el riesgo de padecer enfermedades crónicas, en nuestra capacidad para controlar el peso y en el funcionamiento de nuestro sistema inmunitario.

Se está investigando cómo el microbioma intestinal trabaja en conjunto con partes del cuerpo como el cerebro, el corazón, el hígado y los pulmones. Los científicos también están explorando una conexión entre la salud intestinal y la salud mental. Los médicos han observado que las personas con algunos problemas de salud mental o trastornos del estado de ánimo presentan alteraciones en la composición de su microbioma intestinal y su funcionamiento saludable.

¿Qué puede causar un cambio en la salud de su intestino?

La mezcla de microbios de tu intestino puede cambiar. A veces puede haber un crecimiento excesivo de sólo una o dos variedades. El desequilibrio entre los microbios sanos y los no sanos se conoce como disbiosis intestinal. La disbiosis intestinal no es saludable para ti ni para tu embarazo.

Algunas causas comunes de disbiosis intestinal son:

  1. Tomar antibióticos orales.
  2. Enfermarse (especialmente con una infección gastrointestinal).
  3. Cambiar la dieta.
  4. Embarazo.

¿Cómo afecta el embarazo a tu salud intestinal?

El embarazo también provoca un cambio en el equilibrio natural de las bacterias, los virus y los hongos que viven en el intestino. Los científicos atribuyen estos cambios tanto a las hormonas del embarazo como a un cambio en el metabolismo durante la gestación que provoca un aumento de los niveles de azúcar en sangre y de colesterol. En general, se produce una disminución del número total (o variedad) de los distintos tipos de bacterias intestinales, especialmente en el primer y tercer trimestre. Estos cambios no suelen afectar a la salud de las mujeres embarazadas y, de hecho, parecen ayudar a que los bebés crezcan más y se nutran mejor en el tercer trimestre.

Las embarazadas suelen presentar cambios en su tracto gastrointestinal y en sus patrones intestinales. Esto hace que sea difícil saber si los cambios intestinales que tienes durante el embarazo son realmente disbiosis intestinal.

Conexión entre salud intestinal y bebé

En la vagina vive otra mezcla única y saludable de microbios (bacterias, virus y hongos), llamada microbioma vaginal. Los investigadores han establecido conexiones entre la composición del microbioma vaginal y el éxito de la fecundación in vitro y el aborto espontáneo. También hay pruebas que apuntan a una conexión entre el microbioma vaginal y el riesgo de rotura prematura de membranas (romper aguas antes de las 37 semanas) y de parto prematuro.

Una vez que estás de parto, tu bebé está expuesto a esos microbios. Esos microbios forman la base del sistema inmunitario sano de tu bebé.

Sin embargo, incluso antes de que te pongas de parto, tu microbioma intestinal puede estar influyendo en el desarrollo del sistema nervioso y el sistema inmunitario de tu bebé en el útero. Los nuevos datos científicos indican que algunos de los neurotransmisores (mensajeros químicos), enzimas, moléculas y hormonas que producen los microbios intestinales pueden desempeñar un papel en el desarrollo del feto y en la salud de su embarazo. Los microbios intestinales también actúan como un importante desintoxicante, ya que potencian el tracto digestivo para filtrar cosas como los pesticidas u otras sustancias químicas nocivas. Por tanto, si tienes un microbioma intestinal sano, tu bebé puede beneficiarse de una menor exposición a estas sustancias químicas y compuestos potencialmente dañinos.

Consejos para mantener el microbioma intestinal sano durante el embarazo

Los billones de microbios de tu intestino necesitan una gran variedad de nutrientes para sobrevivir. Recuerda que todo lo que comes, alimenta a los organismos que viven en tu intestino. Aunque en el embarazo puede resultar difícil comer una variedad de alimentos diferentes, sobre todo si estás luchando contra las náuseas y los vómitos, intenta centrarte en llevar una dieta equilibrada, no sólo en uno o dos alimentos. Si la mayoría de los nutrientes proceden de alimentos de origen vegetal, tu intestino se mantendrá más sano durante el embarazo. Además de comer una variedad de alimentos, otras recomendaciones para un microbioma intestinal saludable durante el embarazo son:

  • Prueba los alimentos fermentados como el el kéfir, el chucrut y el yogur (que contienen probióticos naturales).
  • Come cereales integrales (arroz integral, quinoa, avena y trigo sarraceno).
  • Suplementa con algunos probióticos (después de consultarlo con tu médico).
  • Considera la posibilidad de probar alimentos prebióticos, es decir, alimentos que favorecen el crecimiento de las bacterias intestinales, como el ajo, la cebolla, los espárragos, los plátanos y el cacao.
  • Coma más frutas, verduras, legumbres (garbanzos, lentejas) y frijoles, especialmente frambuesas, manzanas, alcachofas, arándanos, almendras y pistachos, que han demostrado aumentar el número de bacterias intestinales útiles.
  • Limita las grasas saturadas y los alimentos procesados que pueden matar las bacterias buenas y crear toxinas en tu cuerpo.
  • Intenta consumir mucha fibra. La fibra no sólo ayuda a prevenir el estreñimiento, sino que también promueve el crecimiento de muchas bacterias intestinales beneficiosas.
  • Añade alimentos ricos en polifenoles, como el cacao y el chocolate negro, la piel de las uvas, el té verde, las almendras, las cebollas, los arándanos y el brócoli: se ha demostrado que los polifenoles aumentan los tipos saludables de bacterias intestinales y evitan el crecimiento excesivo de cepas perjudiciales.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños