enfermedad inflamatoria intestinal

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa se conocen colectivamente como enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Ambas condiciones afectan el intestino, pero de formas ligeramente diferentes. La enfermedad de Crohn causa inflamación del espesor total de la pared intestinal, en cualquier parte del tracto digestivo desde la boca hasta el ano. La colitis ulcerativa es la inflamación del revestimiento interno del intestino grueso (colon y recto).

Por lo general, comienzan en personas de entre 15 y 30 años, pero pueden comenzar a cualquier edad. La enfermedad de Crohn es cada vez más común en niños menores de nueve años.

Hay tratamientos disponibles para controlar los síntomas de la EII, y las personas con estas afecciones pueden llevar una vida normal la mayor parte del tiempo. Aunque la EII no es causada por alimentos o alergias particulares, muchas personas con EII ajustan su dieta para controlar los síntomas.

Enfermedad Inflamatoria Intestinal: Efectos de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa

Cada persona responde de manera diferente a la EII. La severidad de los síntomas variará de vez en cuando y de persona a persona. La EII no es una enfermedad progresiva (no necesariamente empeora con el tiempo). Más bien, los brotes pueden variar de leves a severos y de nuevo a leves. Algunas personas experimentarán períodos de alivio de los síntomas entre brotes.

No podemos predecir por cuánto tiempo una persona se mantendrá libre de síntomas o cuándo ocurrirá su próximo brote. Algunos brotes se asientan rápidamente con tratamiento. Otras veces, los síntomas de una persona pueden tardar meses en responder al tratamiento.

La EII interfiere con las funciones corporales normales de una persona.

Los signos y síntomas pueden incluir:

  • Dolor en el abdomen.
  • Pérdida de peso.
  • Diarrea (a veces con sangre y moco).
  • Cansancio.
  • Estreñimiento.
  • Desnutrición.
  • Náusea.
  • Crecimiento tardío o impedido en niños.

Causas de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa

Las causas de estas enfermedades son desconocidas. Algunos científicos creen que la causa podría ser un defecto en el sistema inmunológico del cuerpo. La infección por una bacteria o virus puede ser importante. Los investigadores no creen que el estrés o la dieta causen la EII.

Estas enfermedades no son contagiosas.

Diagnóstico de la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa

Los médicos usan una variedad de pruebas para diagnosticar la EII. Estos incluyen exámenes de sangre, examen fecal (movimiento intestinal), radiografías, colonoscopia y gastroscopia. En algunos casos, se pueden utilizar la tomografía computarizada (TC), la resonancia magnética (RMN) y la ecografía.

Tratamiento para la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa

El tipo de tratamiento para la EII depende de si tienes colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn. Los tratamientos pueden incluir:

  • Medicamentos para reducir las posibilidades de brotes.
  • Medicamento esteroide (cortisona)
  • Medicamentos para reducir la actividad del sistema inmunológico.
  • Cirugía correctiva por complicaciones.

Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa y dieta

Las alergias a la dieta y los alimentos no causan la EII, y las dietas especiales a largo plazo no son eficaces para tratar la EII. Sin embargo, ajustar la dieta puede ayudar a controlar algunos de los síntomas y puede ayudar a que los medicamentos para la EII funcionen mejor. Una persona con EII debe prestar mucha atención a su dieta, ya que puede tener desnutrición.

Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa y digestión de alimentos

La boca y estómago descomponen los alimentos por medios mecánicos y químicos. Cuando el alimento ha alcanzado una consistencia similar a la de una pulpa, se libera lentamente en la primera parte del intestino delgado (duodeno). La comida se masajea a lo largo del intestino delgado. Los órganos como el páncreas y la vesícula biliar producen enzimas digestivas para descomponer aún más los alimentos en sus componentes más simples.

El intestino delgado está recubierto por proyecciones microscópicas (muy pequeñas) similares a dedos (vellosidades) que se encuentran cerca de pequeños vasos sanguíneos (capilares). Los nutrientes pasan a la corriente sanguínea a través de estas vellosidades. El resto de la comida se empuja hacia el intestino grueso, que absorbe el exceso de agua. Luego, los desechos se almacenan temporalmente en el colon antes de que se eliminen del ano.

Las dos formas en que la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa perturban los procesos de digestión y absorción son:

  • Enfermedad de Crohn: un íleon inflamado perjudica (reduce) la absorción de la vitamina B12 y las sales biliares. La inflamación a lo largo del intestino delgado afecta la absorción de todos los nutrientes de los alimentos. La inflamación del intestino grueso altera la absorción de agua y causa diarrea.
  • Colitis ulcerativa: la digestión y la absorción generalmente no se ven afectadas. La inflamación del intestino grueso altera la absorción de agua y causa diarrea.

Otros factores que pueden afectar el estado nutricional incluyen:

  • Medicación: algunos medicamentos utilizados para tratar la EII pueden disminuir el apetito e interferir con la absorción de ciertos nutrientes, como el ácido fólico.
  • Inflamación: el cuerpo necesita mayores cantidades de nutrientes para hacer frente a la inflamación y la fiebre.
  • Cirugía: algunas personas con EII necesitan cirugía para extirpar partes de su intestino delgado. Esto disminuye la absorción de nutrientes.
  • Problemas causados ​​por una nutrición inadecuada.

A largo plazo, la absorción reducida de nutrientes de los alimentos puede causar una serie de problemas, entre ellos:

  • Anemia.
  • Pérdida de peso.
  • Deterioro del crecimiento y desarrollo (en niños).

enfermedad inflamatoria intestinal

EII y cambios en la dieta

Algunos cambios en la dieta que pueden ayudar a una persona con EII incluyen:

  • Dieta baja en fibra: cuando la EII está activa, la mayoría de las personas encuentran que una dieta blanda (no picante) y baja en fibra ayuda a aliviar la diarrea y los cólicos abdominales. Las personas con enfermedad de Crohn que tienen un intestino delgado estrechado pueden necesitar comer una dieta baja en fibra la mayor parte del tiempo.
  • Dieta baja en grasas: las personas con enfermedad de Crohn que experimentan esteatorrea (diarrea que contiene grasas dietéticas no digeridas) pueden beneficiarse de una dieta baja en grasas.
  • Dieta baja en lactosa: el azúcar en la leche se descompone por la enzima lactasa, que se encuentra comúnmente en el revestimiento del intestino delgado. Algunas personas con la enfermedad de Crohn carecen de esta enzima, por lo que deben evitar la leche y otros productos lácteos. La intolerancia a la lactosa se puede diagnosticar con una prueba simple: consulte a su médico.
  • Dieta líquida: una persona con enfermedad de Crohn grave puede necesitar una dieta líquida nutricionalmente equilibrada.
  • Un montón de agua: las personas con EII necesitan beber muchos líquidos para evitar la deshidratación.

Suplementos vitamínicos y minerales para la EII

Una persona con EII que come una dieta variada y saludable, por lo general no necesita tomar suplementos vitamínicos. Pero si tienen una deficiencia en la dieta, pueden necesitar pastillas o inyecciones ocasionales de vitamina B12. Por ejemplo, una persona con una dieta baja en fibra puede necesitar más vitamina C y ácido fólico porque no come suficientes frutas y verduras.

Una persona con enfermedad de Crohn que experimenta esteatorrea puede necesitar suplementos de calcio y magnesio. La mayoría de los niños con EII deben tomar suplementos para ayudarlos a crecer y desarrollarse normalmente.

Asesoramiento médico y cambios dietéticos para la EII

Siempre habla con tu médico, especialista en atención médica o dietista antes de realizar cambios en tu dieta. Esto es particularmente importante para los niños con EII. Las dietas restrictivas autoimpuestas de cualquier tipo a menudo conducen a deficiencias nutricionales.

Complicaciones de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa

Otras complicaciones del tracto digestivo incluyen fístulas y obstrucción intestinal. A veces, una persona con EII experimenta síntomas en otras áreas del cuerpo. Estos a menudo se conocen como "manifestaciones extra-intestinales".

Complicaciones causadas por deficiencias nutricionales

Algunas de las complicaciones de la desnutrición incluyen:

  • Deshidratación: la diarrea hace que su cuerpo pierda líquido, lo que puede causar deshidratación. La deshidratación severa puede dañar sus riñones.
  • Anemia: la reducción de hierro en la dieta combinada con la pérdida de sangre del intestino puede provocar anemia (la sangre no transporta suficiente oxígeno).
  • Pérdida de peso: la reducción del apetito y la mala absorción de los nutrientes de los alimentos pueden causar la pérdida de peso.
  • Crecimiento reducido (en niños): la nutrición inadecuada durante la infancia y la adolescencia puede afectar el crecimiento y el desarrollo físico de un niño.

Inflamación en otras zonas

Algunas personas con EII tienen inflamación dolorosa en otras áreas del cuerpo, que incluyen:

  • Articulaciones de los dedos, manos, pies, tobillos y rodillas.
  • Articulaciones de la columna vertebral, incluyendo vértebras y articulaciones sacroilíacas (ubicadas en la pelvis).
  • Ojos.
  • Piel.

Problemas de la piel

Dos problemas específicos de la piel que pueden ocurrir como resultado de la EII son:

  • Pioderma gangrenoso: úlceras pequeñas y hundidas en la piel.
  • Eritema nodoso: nódulos dolorosos, pequeños y enrojecidos en la piel (generalmente en las piernas).

Fistulas

Las fístulas son aberturas anormales en el cuerpo. Las personas con enfermedad de Crohn tienen más probabilidades de desarrollar fístulas que las personas con colitis ulcerosa. La superficie del intestino inflamado crónicamente puede volverse áspera y pegajosa, causando que se "pegue" a una estructura cercana, como un asa vecina de intestino o un órgano abdominal. Esto desencadena más inflamación y puede llevar a pequeños agujeros (fístulas) entre las estructuras. A veces, una fístula se bloquea, causando un absceso (infección e inflamación local).

Obstrucción intestinal

Algunas personas con enfermedad de Crohn pueden experimentar obstrucción intestinal. La comida ya no puede moverse a través del intestino de la persona, causando dolor abdominal intenso, hinchazón y, a veces, vómitos.

Megacolon toxico

El megacolon tóxico es una complicación rara. La distensión abdominal leve (hinchazón) es común e inofensiva, incluso en personas sin EII. Sin embargo, el intestino grueso irritado e inflamado (intestino grueso) de una persona con EII puede distenderse repentina y gravemente. Una sección de la pared intestinal puede hincharse hasta que se rompe (estalla). La ruptura del intestino derrama su contenido en la cavidad abdominal, causando una infección (peritonitis).

El megacolon tóxico es una emergencia que amenaza la vida. Busque atención médica de urgencia si experimenta síntomas, que incluyen:

  • Abdomen hinchado y duro.
  • Dolor abdominal severo.
  • Fiebre.
  • Diarrea sanguinolenta.
  • Ritmo cardíaco acelerado.

Tratamiento de las complicaciones de la EII

El tratamiento depende de la complicación particular, pero puede incluir:

  • Complicaciones causadas por deficiencias nutricionales: suplementos de vitaminas y minerales (por vía oral o por inyección), cambios en la dieta (como una dieta baja en fibra) o una dieta líquida en casos graves
  • Inflamación en otras áreas del cuerpo: generalmente se reduce cuando la inflamación intestinal se controla con medicamentos.
  • Fístulas: pequeñas aberturas que a menudo se curan solas, con tratamiento para aliviar la inflamación. Una persona puede necesitar cirugía para cerrar una fístula más grande. Los abscesos pueden necesitar antibióticos y drenaje quirúrgico.
  • Obstrucción intestinal: en algunos casos, el tratamiento médico para aliviar la inflamación eliminará la obstrucción. En casos severos, la persona necesitará cirugía.
  • Megacolon tóxico: la persona va al hospital y recibe líquidos y nutrientes por vía intravenosa (a través de un tubo y una aguja en el torrente sanguíneo) en lugar de por la boca, además de antibióticos y esteroides para reducir la inflamación. A veces, el médico extirpará el contenido del estómago de la persona con un tubo delgado (succión gástrica). Un intestino roto necesita reparación o extirpación quirúrgica. En casos graves, es posible que se deba extirpar quirúrgicamente todo el intestino grueso.

La vida cotidiana de las personas con EII

Las personas con EII llevan vidas útiles y productivas, aunque necesitan tomar medicamentos. Cuando no están experimentando un brote de su enfermedad, se sienten bastante bien y con frecuencia están libres de síntomas.

Aunque actualmente no existe una cura para la EII, la terapia médica ha mejorado la salud y la calidad de vida de la mayoría de las personas con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa. La investigación en curso hoy puede llevar a mejoras adicionales en el tratamiento médico y quirúrgico, e incluso a una cura.

 También te puede interesar:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!