Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

asma embarazo 

¿Cómo afecta el asma al embarazo? ¿Se pueden seguir tomando los medicamentos?

Si tienes asma, estar embarazada o amamantar no debería presentar ningún problema, siempre que continúes controlando el asma de manera efectiva. Es seguro continuar tomando tus medicamentos para el asma mientras estás embarazada.

Uso de medicamentos para el asma en el embarazo

Sin embargo, si tu asma está siendo controlado con medicamentos orales con esteroides, consulta a tu médico sobre la seguridad de este tratamiento durante el embarazo.

Se ha demostrado que la mayoría de los medicamentos para el asma son extremadamente seguros tanto para la madre como para el bebé en desarrollo, y garantizarán que los síntomas del asma no queden sin tratamiento durante el embarazo. Los síntomas no tratados pueden ser perjudiciales para el bebé.

No dejes de tomar tus medicinas para el asma preventivas o de alivio sin antes consultar con el médico antes de comenzar o dejar de tomar cualquier tipo de medicamento durante la gestación.

Algunas mujeres embarazadas con asma en realidad experimentan una mejoría en sus síntomas, posiblemente debido al aumento de los niveles de cortisona en el cuerpo durante el embarazo.

Efecto del asma en el embarazo

Muchas mujeres experimentan dificultad para respirar durante el embarazo debido a cambios hormonales, no asma. También experimentan dificultad para respirar durante el último trimestre de su embarazo debido al agrandamiento del útero que restringe el movimiento de su diafragma. Esto es normal en muchas mujeres gestantes, incluso en aquellas que no tienen asma.

No es probable que el embarazo provoque asma si no lo has tenido previamente, pero el efecto del embarazo en las mujeres que sí tienen asma es impredecible. Alrededor de un tercio de las mujeres embarazadas verán una mejoría, un tercio no verá cambios y un tercio experimentará un empeoramiento de sus síntomas.

La mejor manera de garantizar un embarazo saludable es mantener el asma bien controlado. Tan pronto como descubras que estás embarazada, deberías consultar a tu médico para que te las indicaciones correspondientes. Algunas mujeres con asma grave pueden desarrollar presión arterial alta o preeclampsia durante el embarazo. Existe un mayor riesgo de tener un bebé con bajo peso al nacer o un parto prematuro en embarazadas con asma no controlado.

Control del asma durante el embarazo

Si tienes asma, debes tener un plan de autocontrol, lo que significa que puedes ajustar tu tratamiento para satisfacer tus necesidades. Por ejemplo, si tienes tos o resfriado, tu asma puede empeorar, en cuyo caso puedes aumentar tu medicación (esteroides inhalados) o iniciarlos si no los toma con regularidad. Esto es completamente seguro durante el embarazo.

Si bien puedes continuar haciendo ejercicio y trabajar normalmente, hay algunos pasos que puede seguir para tratar de evitar que el asma empeore durante el embarazo:

  • Evita fumar (obtenga consejos para dejar de fumar durante el embarazo)
  • Evitar los factores desencadenantes alérgicos, como el pelo de las mascotas
  • Controla la fiebre del heno (rinitis alérgica) con antihistamínicos: habla con tu médico o farmacéutico sobre qué antihistamínicos son seguros para tomar durante el embarazo.
  • Evita los desencadenantes habituales de la rinitis alérgica o fiebre del heno.

Las señales de que el asma puede estar empeorando incluyen:

  • Tos que empeora por la noche, por la mañana temprano, o cuando haces ejercicio.
  • Sibilancias
  • Dificultad para respirar
  • Opresión en el pecho
  • También es más probable que sufras de reflujo ácido durante el embarazo. Esta afección ocurre cuando el ácido del estómago regresa al esófago (garganta) y tiende a empeorar el asma. Si tienes estos síntomas habla con el médico, quien te aconsejará sobre el mejor tratamiento.

Lactancia y asma

Aunque los medicamentos para el asma lleguen a la leche materna, las concentraciones son extremadamente pequeñas y no perjudican al bebé de ninguna manera. Consulta a tu médico o profesional de la salud si tienes dudas sobre la lactancia.

¿Mi hijo también tendrá asma?

La causa del asma sigue siendo desconocida, aunque existe un mayor riesgo de que un niño desarrolle asma si tiene un padre, hermano o hermana que tiene asma. Se recomienda proteger a los niños del humo del cigarrillo, durante el embarazo y después, para reducir el riesgo de que desarrolle asma. Los médicos también recomiendan la lactancia materna durante los primeros 6 meses como medio para reducir la probabilidad de que el bebé desarrolle asma y alergias.