¿Qué hacer para que me salga más leche? Reducción en la producción de leche ¿Cómo solucionarlo?

No hay nada más desmoralizante que cuando tienes una repentina caída en la producción de leche a pesar de tus esfuerzos por mantener a tu pequeño amamantado.

Si has notado que tu producción de leche está disminuyendo, ¡no te asustes! Esto es muy común y ocurre por diversas razones, que van desde no dormir lo suficiente hasta la vuelta de la menstruación.

Además, una dieta o unos hábitos poco saludables, como fumar o beber, pueden influir negativamente en tu producción, así como intentar amamantar según un horario y no cuando el bebé tiene hambre.

Lo más importante es no dejar que el descenso de la producción de leche te desanime.

La mayoría de las madres que dan el pecho descubren que su producción vuelve a la normalidad después de seguir unas cuantas estrategias sencillas.

Entre ellas se encuentran la extracción de leche, el consumo de deliciosas galletas de lactancia y el uso de compresas calientes para que la leche vuelva a fluir.

Sigue leyendo para conocer todos los detalles sobre las causas de una caída repentina de la producción de leche y cómo tratarla.

Causas de la caída repentina de la producción de leche

Las causas de la baja repentina de la producción de leche de una madre pueden variar, dependiendo de su estilo de vida, su salud general y su bienestar. Algunas madres incluso descubren que un pecho produce menos leche que el otro.

Si ves que has hecho todo lo posible para que tu producción de leche vuelva a ser normal, pero no funciona, habla con un especialista en lactancia para que te ayude.

Amamantar en un horario

Ni que decir tiene que la decisión de dar el pecho a demanda o según un horario depende de ti y de tu estilo de vida.

Sin embargo, amamantar al bebé siempre que tenga hambre, y no según un horario, o incluso amamantarlo cómodamente para que se duerma, es mucho mejor para tu producción de leche.

Además, cuando no sigues un horario, no tienes que preocuparte por la cantidad de leche que ha tomado tu pequeño: él te avisará cuando tenga hambre y esté listo para otra sesión de lactancia.

Sin embargo, cuando tengas un horario, será muy importante para ti que el bebé mame hasta que esté lleno para que puedas seguir tus horarios de alimentación.

Además, cuanto más a menudo mame el bebé, más leche producirás porque tu cuerpo recibe señales de que necesita más leche.

Y esperar demasiado tiempo entre las tomas no te ayudará a aumentar tu producción de leche, sino que tendrá el efecto contrario.

Estrés

El estrés, ya sea en tu vida personal o profesional, puede tener un efecto muy negativo en tu salud en general, incluyendo tu producción de leche.

Si a esto le añadimos la ansiedad de una baja producción de leche, la situación empeora.

Un signo revelador del estrés es sentir tensión en el cuerpo, incluso cuando estás en un entorno que se supone que es relajante. También es posible que tengas frecuentes dolores de cabeza o de hombros y cuello.

Independientemente de cuáles sean tus síntomas, necesitas encontrar una forma de liberar la tensión de tu cuerpo y relajarte, ya que, de lo contrario, podrías no volver a producir suficiente leche para tu pequeño.

Aliviar el estrés puede ser tan sencillo como recibir un masaje, participar en una clase de yoga o salir a correr, cualquier actividad física que te guste y que active tus músculos.

Por si no lo sabías, hacer ejercicio libera endorfinas, también conocidas como hormonas de la felicidad.

Por eso, activarse y hacer ejercicio es una forma segura de controlar el estrés en tu vida.

Agotamiento

La falta de sueño que conduce al agotamiento va de la mano del estrés (a veces parece que se alimentan mutuamente) y puede hacer que las nuevas madres experimenten una baja producción de leche materna.

Ahora bien, es perfectamente normal que te sientas cansada en las semanas posteriores a la llegada de tu bebé. Pero no te engañes pensando que debes sentirte agotada todos los días.

De hecho, el cansancio posparto y la falta de sueño pueden hacer que no produzcas suficiente leche materna y poner fin prematuramente a tu viaje de lactancia.

Una de las mejores formas de prevenir el agotamiento posparto es dormir o echar una siesta rápida cuando el bebé también duerme.

Obviamente, tu capacidad para hacerlo depende de si tienes más hijos y de si tu pareja también está de baja y puede ayudarte durante el día.

Es muy tentador aprovechar la hora de la siesta del bebé para ocuparse de las tareas domésticas, pero tu descanso debe ser una prioridad durante este tiempo.

No tengas miedo de pedir ayuda a un familiar o a un amigo: lo más probable es que estén encantados de echarte una mano.

Durante este periodo, es mejor posponer cualquier visita que no sea de carácter asistencial, ya que probablemente no te apetezca limpiar y preparar una buena cena para tus invitados.

Anticonceptivos hormonales

Según la Liga de la Leche, los anticonceptivos hormonales (especialmente los que contienen estrógenos) pueden tener un impacto negativo en la producción de leche materna.

Los anticonceptivos hormonales incluyen las píldoras anticonceptivas, pero también los DIU (dispositivos intrauterinos), los anillos vaginales y cualquier otro dispositivo que utilice hormonas para evitar el embarazo.

Por lo tanto, si has empezado recientemente a utilizar un nuevo método anticonceptivo que contiene hormonas y estás produciendo menos leche de lo habitual, ésta podría ser la razón de tu repentina disminución de la producción de leche.

Incluso las madres que llevan un tiempo amamantando y nunca han tenido problemas de disminución de la producción han descubierto que los anticonceptivos hormonales han afectado a la cantidad de leche que producen.

Por suerte, existen numerosos métodos anticonceptivos en los que puedes confiar y que no afectarán a tu producción. Consulta con tu médico para averiguar qué método anticonceptivo no interfiere en tu producción de leche.

La menstruación

No es raro que las madres que dan el pecho no tengan la regla durante varios meses después del parto, dependiendo de la frecuencia con la que den el pecho y de si están complementando con leche artificial.

Siempre que vuelva la regla, es de esperar que afecte a la producción de leche. De hecho, la segunda mitad del ciclo se ha relacionado con una menor producción de leche.

Como suele ocurrir, la razón radica en los cambios hormonales que experimenta el cuerpo de la mujer en las semanas y días previos a la regla.

Afortunadamente, puedes contrarrestar estas fluctuaciones tomando un suplemento de magnesio y calcio durante la segunda mitad del ciclo; un asesor de lactancia o el médico puede ayudarte a decidir la dosis y el momento exacto en que debes tomarlo.

El estirón del bebé

Durante el primer año de vida de tu bebé, experimentará una serie de brotes de crecimiento.

Durante estos brotes, querrá mamar más a menudo de lo habitual -algunos bebés incluso toman el pecho cada hora- y es posible que tu suministro de leche tenga problemas para mantenerlo.

Para las madres que dan el pecho, éste puede ser un periodo frustrante, porque pueden sentir que no pueden proporcionar lo que su bebé necesita.

Afortunadamente, los cambios en los hábitos de alimentación del bebé no son permanentes y, una vez superado el estirón, puedes esperar que tu pequeño se alimente con menos frecuencia.

Recuerda que un estirón no está necesariamente relacionado con cambios físicos, como el aumento de peso o el crecimiento.

Tu bebé también puede alimentarse más a menudo cuando está atravesando importantes saltos e hitos como aprender a gatear o a hablar.

Además, es de esperar que tu suministro disminuya cuando tu pequeño empiece a comer alimentos sólidos y duerma durante más tiempo por la noche.

Mejorar la alimentación

Una dieta más sana y un plan de alimentación para la lactancia no sólo serán beneficiosos para tu producción de leche, sino también para tu bienestar general, y pueden ayudarte a perder el peso ganado durante el embarazo.

Además, no sustituyas tu consumo de agua por refrescos llenos de azúcar; es muy importante que te hidrates sólo con agua.

Por otra parte, hay ciertos ingredientes que, según las mamás, tienen un efecto negativo en la producción de leche.

Entre ellos están la salvia y la menta (incluyendo cualquier cosa con sabor a mentol), así que intenta evitarlos si quieres tener una producción de leche saludable.

El orégano es otra hierba que entra en la lista de alimentos a evitar, así como el jazmín y el perejil.

Tomando descongestionantes

Los descongestionantes, o medicamentos que ayudan a aliviar la congestión, suelen ser lo primero a lo que recurrimos para tratar los síntomas del resfriado común.

Sin embargo, muchos de estos medicamentos contienen pseudoefedrina, una sustancia química que puede alterar el flujo y la producción de leche.

Por eso, antes de comprar un tratamiento de venta libre para el resfriado, asegúrate de que no contenga pseudoefedrina y de que sea seguro durante la lactancia.

Aunque muchas madres han tomado descongestionantes sin experimentar un descenso repentino de la producción de leche, debes ser consciente de este posible efecto secundario.

La buena noticia es que incluso si has tomado descongestionantes y has descubierto que tu producción ha disminuido, ¡no es el fin del mundo!

El descenso es sólo temporal y volverá a la normalidad.

Además, hay muchas otras formas de aliviar la congestión sin tomar descongestionantes, como usar aceites esenciales o beber té.

Y como regla general, informa siempre a tu médico de que estás amamantando antes de que te recete cualquier medicamento.

Fumar y beber alcohol

El tabaco interfiere en el suministro de leche materna.

Alteran el reflejo de bajada de la leche, que es el responsable de que los pechos liberen la leche y creen un buen suministro.

Si tienes problemas para dejar de fumar durante la lactancia, tu médico podrá darte los mejores consejos para hacerlo de forma segura y eficaz.

El alcohol tiene un efecto similar en la producción y el suministro de leche, por lo que deberías evitarlo si tienes problemas para producir suficiente leche materna.

Por no mencionar que el alcohol puede pasar a la leche materna, por lo que la madre debe seguir instrucciones muy específicas si desea beber mientras da el pecho sin poner en peligro al bebé.

Remedios para un descenso repentino de la producción de leche

Galactagogos

Los galactagogos son ingredientes que estimulan y mejoran la producción de leche de la madre. Aunque no hay pruebas científicas de que sean los responsables de estas mejoras en la producción de leche, no debemos ignorar a todas las mujeres que juran por ellos.

Entonces, ¿qué alimentos se consideran galactagogos? He aquí una breve lista de algunos de los más populares:

  • Hinojo;
  • Alholva;
  • Levadura de cerveza;
  • Avena;
  • Almendras;
  • Linaza.

Muchos de estos ingredientes se añaden a deliciosas golosinas como galletas de lactancia, brownies, batidos, e incluso vienen en forma de té de hierbas para la lactancia.

Es más, los galactagogos son increíblemente saludables -tanto si eres una madre lactante como si no-, así que definitivamente deberías comer una o dos deliciosas galletas de lactancia y ver si tienen algún efecto o no.

La forma más fácil de comprobar si tu producción de leche ha mejorado es comprobar tu producción de bombeo - antes y después de los galactagogos - ya que esto te dará las medidas más precisas.

Además de las galletas, el té y otros alimentos, también hay suplementos herbales que prometen mejorar tu producción de leche.

Sin embargo, te recomiendo que vuelvas a consultar con tu médico si debes tomar suplementos de cualquier tipo, ya que siempre existe la posibilidad de que experimentes efectos secundarios graves, especialmente si ya estás tomando medicamentos con receta.

Además, asegúrate de combinar los alimentos lactogénicos con otro método para aumentar la leche materna, como la extracción de leche, ya que es probable que esto produzca los mejores resultados.

Bombeo

Dado que muchas mujeres deciden seguir alimentando a su pequeño con leche materna incluso después de la baja por maternidad, tener un extractor de leche es prácticamente una necesidad en estos tiempos.

Incluso si no has planeado usar uno todavía, un extractor puede ayudarte a recuperar tu suministro.

Para la extracción de leche, reserva una hora del día durante la cual extraerás leche 3 veces durante 10 minutos (de cada lado), con un descanso de 10 minutos entre cada sesión.

La mayoría de las mujeres comprueban que estas sesiones de extracción de leche ponen en marcha la producción de leche, por lo que le recomiendo que pruebe la extracción mecánica.

Masaje

Una forma sencilla de conseguir que la leche suba es masajear los pechos antes de amamantar o extraer la leche.

En primer lugar, coloca una compresa caliente sobre los pechos. A continuación, masajea cada pecho a través de la compresa con los dedos desde arriba hacia abajo.

El masaje "empuja" suavemente la leche para que se acerque a los pezones, facilitando que el bebé (o el sacaleches) drene completamente los pechos, lo que a su vez estimula una mayor producción de leche.

Un día de lactancia

Este remedio puede no ser práctico para todas las mujeres debido al trabajo o a otros niños que necesitan atención, aunque merece la pena probarlo si no has tenido suerte con otros remedios.

El objetivo es pasar todo el día con el bebé (preferiblemente en tu habitación, donde no te molesten) permitiéndole mamar todo lo que quiera y cuando quiera.

Darle la oportunidad de mamar a menudo también aumentará los niveles de la hormona prolactina, responsable de la producción de su leche.

Asegúrate también de mantener el contacto piel con piel con tu pequeño, ya que esto también mejorará tu producción.

También puedes quitarle el chupete y animarle a mamar en lugar del chupete.

Aumentar las sesiones de lactancia

Si tu horario no te permite tener un día de lactancia, intenta aumentar el número de sesiones de lactancia.

Al fin y al cabo, la leche materna funciona con un estricto sistema de oferta y demanda, por lo que cuanto más amamante su hijo, mejor.

Una vez terminada una sesión de lactancia, puedes intentar ofrecerle leche materna de nuevo en media hora, por ejemplo. También es una buena idea probar las tomas nocturnas ya que es el momento del día en que los niveles de prolactina son más altos.

Si tu hijo no está dispuesto a mamar más de lo habitual, puedes probar a utilizar un sacaleches como alternativa.

Cuida de ti misma

Para responder adecuadamente a las necesidades de tu bebé, tienes que responder primero a las tuyas. Así que haz lo que necesites para relajarte, desconectar y descansar.

También es posible que haya una condición médica subyacente que te impida producir suficiente leche para tu pequeño.

Es importante que prestes atención a las señales que te envía tu cuerpo para saber si hay algo más detrás de tu baja producción de leche.

También te puede interesar leer: 

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!